EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Julian Assange llega a Australia en libertad tras declararse culpable de filtrar secretos militares

Assange abraza a su mujer al llegar a Australia.
Assange abraza a su mujer al llegar a Australia. Derechos de autor Captura de pantalla de 'RTVE'.
Derechos de autor Captura de pantalla de 'RTVE'.
Por Euronews con AP
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El fundador de Wikileaks vuela a su casa en Australia después de una audiencia celebrada en las Islas Marianas del Norte, un territorio estadounidense.

PUBLICIDAD

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, se declaró culpable de obtener y publicar secretos militares estadounidenses el miércoles, en un acuerdo con los fiscales del Departamento de Justicia. Este acuerdo asegura su libertad ypone fin a una larga saga legal que ha planteado preguntas divisivas sobre la libertad de prensa y la seguridad nacional.

El caso penal de intriga internacional, que se ha desarrollado durante años en los principales escenarios mundiales en Washington y Londres, llegó a un sorprendente final en un escenario inusual. Assange, de 52 años, presentó su declaración en un tribunal de distrito de Estados Unidos en Saipán, la capital de las Islas Marianas del Norte.

La mancomunidad estadounidense en el Pacífico está relativamente cerca de la Australia natal de Assange y se acomodó a su deseo de evitar ingresar al territorio continental de Estados Unidos.

El acuerdo requería que el iconoclasta editor de Internet admitiera su culpabilidad en un solo cargo de delito grave, pero también le permitía regresar a Australia sin pasar tiempo en una prisión estadounidense.

La jueza lo sentenció a los cinco años que ya había pasado tras las rejas en el Reino Unido, luchando contra la extradición a Estados Unidos por una acusación de la Ley de Espionaje que podría haber conllevado una larga sentencia de prisión en caso de una condena.

Acuerdo tras siete años de asilo y cinco de cárcel en Londres

Antes de eso, estuvo refugiado durante siete años en la embajada ecuatoriana en Londres. Sonrió levemente cuando la jueza federal de distrito Ramona Manglona le impuso la sentencia, declarándolo un "hombre libre".

La conclusión permite a ambas partes reclamar un cierto grado de satisfacción. El Departamento de Justicia, que se enfrentaba a un acusado que ya había cumplido una condena sustancial en la cárcel, podía resolver, sin juicio, un caso que planteaba cuestiones legales espinosas y que podría no haber llegado nunca a un jurado dado el lento ritmo del proceso de extradición.

Assange, por su parte, mostró una satisfacción a regañadientes con la resolución, diciendo en la corte que aunque creía que la Ley de Espionaje contradecía la Primera Enmienda, aceptaba las consecuencias de solicitar información clasificada de fuentes para su publicación.

Después de la audiencia, Jennifer Robinson, una de las abogadas de Assange, dijo a los periodistas que el caso "sienta un precedente peligroso que debería ser una preocupación para los periodistas de todo el mundo".

"Es un gran alivio para Julian Assange, para su familia, para sus amigos, para sus partidarios y para nosotros, para todos los que creen en la libertad de expresión en todo el mundo, que ahora pueda regresar a su hogar en Australia y reunirse con su familia", dijo.

Cómo fue la audiencia y la aceptación del acuerdo

Assange llegó a la corte con un traje oscuro y una corbata suelta alrededor del cuello después de volar desde Gran Bretaña en un avión chárter acompañado por miembros de su equipo legal y funcionarios australianos, incluido el principal diplomático australiano en el Reino Unido.

Dentro del tribunal, respondió preguntas básicas de Manglona, designado por el expresidente Barack Obama, y pareció escuchar atentamente mientras se discutían los términos del acuerdo.

Parecía optimista y relajado durante la audiencia, a veces haciendo bromas con la jueza. Mientras firmaba su acuerdo de culpabilidad, bromeó sobre la diferencia horaria de 9 horas entre el Reino Unido y Saipán.

En otro momento, cuando la jueza le preguntó si estaba satisfecho con las condiciones de la declaración de culpabilidad, Assange respondió: "Podría depender del resultado", lo que provocó algunas risas en la sala del tribunal. "Hasta ahora, todo bien", respondió la jueza.

Este acuerdo no agrada a todos en Estados Unidos

El acuerdo de culpabilidad, revelado el lunes por la noche en una carta escasamente detallada del Departamento de Justicia, representa el último capítulo, y presumiblemente el definitivo, de una batalla judicial que involucra al excéntrico experto informático australiano.

Assange ha sido celebrado por sus partidarios como un defensor de la transparencia, pero también ha sido criticado por los vigilantes de la seguridad nacional, quienes insisten en que su conducta puso vidas en riesgo y se desvió mucho más allá de los límites de los deberes periodísticos tradicionales.

Después de la audiencia matutina en la corte, Assange salió de Saipán en avión alrededor del mediodía con destino a Australia, donde sus familiares esperaban reunirse con él.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Voz en off)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Assange pacta su libertad: ¿En qué consiste el acuerdo con EE.UU.?

Biden considera cerrar el proceso legal contra Julian Assange

¿Por qué el fundador de 'WikiLeaks' y hacker Julian Assange se enfrenta a una posible extradición a Estados Unidos?