EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Cómo la expansión de los BRICS podría sacudir la economía mundial

Comercio mundial
Comercio mundial Derechos de autor Getty Images
Derechos de autor Getty Images
Por Doloresz Katanich
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Seis nuevos países están a punto de unirse a los BRICS para hacer potenciar su presencia en la escena económica mundial. Su influencia acarrearía repercusiones que Occidente no puede ignorar.

PUBLICIDAD

Una sorprendente mezcla de países está a punto de unirse a los BRICS, la agrupación económica formada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, una decisión tomada en la 15ª cumbre de los BRICS, celebrada en Sudáfrica. En enero de 2024, el bloque incluirá a Argentina, país en desarrollo; Egipto, segunda economía africana; Etiopía, una de las economías de más rápido crecimiento de la región; y los gigantes del petróleo Irán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. ¿Qué tienen en común? La única respuesta segura es que los seis solicitaron la adhesión.

De "acrónimo vago" a socio comercial ineludible

Los BRICS, que no tenían un propósito claro y muchas dificultades para cooperar entre ellos, ahora han empezado a reclutar socios. Y no han terminado. Incluyendo a los miembros recién reclutados, más de 40 países quieren unirse al bloque, según el presidente de la cumbre de 2023.

"Las sanciones impuestas a Rusia y China en los últimos 18 meses han actuado como catalizador", afirma Christopher Weafer, director general de la consultora empresarial Macro-Advisory Ltd.. "Moscú y Pekín están tratando de rebajar su excesiva dependencia de las economías occidentales, ya que ambos se han visto expuestos a lo que ocurre si son sancionados", prosigue

La fundación del BRICS en 2001 no causó demasiados quebraderos de cabeza a Occidente durante un tiempo: "La agrupación existe desde hace muchos años, pero en realidad no ha progresado hasta convertirse en algo efectivo o coordinado", aseguró Weafer.

"Siempre ha sido una idea, casi como un acrónimo vago, supongo que se podría describir", recalcó.

Desde entonces, la agrupación no ha tenido mucho impacto en el comercio mundial. Sin embargo, crearon un banco de desarrollo de propiedad conjunta: el Nuevo Banco de Desarrollo. La falta de un propósito y una coordinación visibles, pero las diferencias tangibles en intereses políticos y normas de producción, por no hablar de las divisas, les impidieron convertirse en un campeón de peso pesado en el escenario mundial de la economía.

Se podría argumentar que las naciones del G7 (las siete mayores economías avanzadas en términos de PIB, incluidos Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, EE.UU. y el Reino Unido) no tuvieron en cuenta algunas de las demandas e intereses del grupo. Sin embargo, en los últimos tiempos, la geopolítica ha empezado a influir cada vez más en los lazos económicos.

Creo que podríamos decir que está empezando a surgir.
Christopher Weafer
Director ejecutivo de Macro-Advisory Ltd. consultoría empresarial en la región de Eurasia

La continua expansión ofrece a los BRICS la oportunidad de tener una voz poderosa en cuestiones como la gestión del clima y el control de los sistemas financieros mundiales.

Los recién llegados pueden verlo como una forma de diversificar sus oportunidades de negocio (y depender menos de los países occidentales y sus normas) con la promesa de condiciones comerciales preferenciales entre los miembros y otros incentivos para aumentar el comercio y las inversiones transfronterizas.

Los actuales miembros del bloque representan alrededor del 42% de la población mundial y más de 27 billones de dólares de producto interior bruto acumulado. La agrupación ampliada representará el 46,5% de la población mundial y, utilizando los datos del PIB de 2022 del FMI, podemos calcular que supondrá 30,8 billones de dólares del PIB mundial de 100 billones de dólares.

Euronews
La expansión de Brics y su PIB previsto.Euronews

Por otra parte, el PIB basado en la paridad del poder adquisitivo, o PPA (porcentaje del PIB mundial basado en una cesta común de bienes que representa el poder adquisitivo real), muestra un equilibrio de fuerzas muy diferente. En total, el BRICS ampliado aumenta ahora su participación en el PIB mundial a más del 36% sobre la base de la PPA, superando a la del G7.

Euronews
El PIB acumulado de los países del G7Euronews

¿Qué sigue para los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Es cierto que la nueva agrupación es difícil de ignorar, ya que sus miembros concentran el 45% de la producción mundial de petróleo y poseen importantes sectores de mineral de hierro, carbón y bauxita, por no hablar del papel clave que desempeñan en la agricultura mundial.

Por lo tanto, las naciones desarrolladas, normalmente el G7, dependen en gran medida del comercio con ellos y también de la coordinación en cuestiones como el cambio climático y los problemas medioambientales. Por ello, "las economías más fuertes ya no pueden ignorar las necesidades del nuevo bloque", señala Weafer.

El experto cree que, aunque la tecnología, la inversión y el comercio van a ser temas importantes sobre la mesa, uno de los puntos angulares de la discusión entre las economías más fuertes y los países BRICS podría ser salvar las distancias sobre sus intereses en cuestiones medioambientales y establecer prioridades.

"Las naciones en desarrollo no consideran el medio ambiente tan prioritario como los países desarrollados", explica Weafer.

Aunque países como Arabia Saudí y los EAU siguen considerando prioritario el crecimiento sostenible, necesitan tiempo para adaptarse: "Su prioridad es el desarrollo económico y social, para crear una base económica más estable, como la que ya poseen el G7 y la UE", dice Weafer, "y el argumento es: 'dennos tiempo', pero no hay tiempo".

La solución de los problemas ambientales será probablemente el mayor desafío entre el G7 y el BRICS.
Christopher Weafer
Director ejecutivo de Macro-Advisory, consultoría empresarial en la región de Eurasia

"Creo que es importante llegar a un terreno común sobre cómo abordar las cuestiones medioambientales, porque ahora mismo hay un abismo enorme", añade Weafer, "y digo enorme porque cuando viajo por China y Oriente Medio veo que simplemente no lo ven. Piensan que es un problema exagerado por Europa y una forma de que el G7 reprima la evolución y el crecimiento potenciales del mundo en desarrollo. Incluso he visto un artículo escrito por alguien que decía que era una forma moderna de colonialismo".

¿Hasta qué punto es realista una moneda común para los BRICS?

Una de las cuestiones que vuelve a rondar entre los miembros de os BRICS figura en implementar una moneda común. "El reto es comparable a cortar el nudo gordiano", dice Weafer. La creación del euro llevó décadas y eso que se trataba de un bloque compuesto por países físicamente mucho menos diversos y distantes.

PUBLICIDAD

Aumentar el comercio bilateral y encontrar formas de liquidarlo en monedas bilaterales es mucho más probable. De momento, esto sólo funciona con Rusia y China, después de que los bancos centrales de estos países tardaran años en crear un sistema que lo permitiera. Recientemente, el presidente ruso Vladimir Putin declaró que el 80% del comercio entre Rusia y China se liquida en rublos rusos o yuanes chinos.

Por otro lado, tiene sus riesgos. Por ejemplo, Rusia vende mucho petróleo a India, pero los pagos, en rupias, quedan atrapados en los bancos indios a causa de los controles de capital y la no convertibilidad de la rupia.

Siendo realistas, en los próximos 10 años los miembros tienen el tiempo justo para intentar limar algunas de estas asperezas comerciales bilaterales.

¿Adónde llevará al bloque una mayor expansión?

A la ya peculiar selección de países podrían sumarse nuevos miembros, como Kazajistán y Tailandia, que al parecer ya han presentado su solicitud. Los criterios son confusos, indica Weafer: "Creo que el criterio de admisión es principalmente la voluntad de un país de unirse. La razón es que sólo buscan diversificación, fijándose en países con un tamaño razonable. Por ejemplo, Indonesia es sin duda un objetivo", añade.

También se podría invitar a unirse a grupos ya existentes, como la Unión Económica de Eurasia y la Organización de Cooperación de Shanghai.

PUBLICIDAD

El experto cree que acontecimientos geopolíticos como el actual conflicto en Ucrania y el posible conflicto con Taiwán van a seguir dominando la escena económica mundial.

Los próximos 12 meses revelarán más sobre los retos y potenciales que el BRICS va a aportar hasta la próxima cumbre.

Dado que el presidente ruso no pudo visitar la cumbre este año después de que la Corte Penal Internacional (CPI) dictara una orden de detención, Vladimir Putin anunció que se han hecho planes para celebrar la próxima cumbre de los BRICS en Kazán en octubre de 2024.

Para entonces, puede que incluso conozcamos el nombre del nuevo bloque, lo que parece todo un reto para el grupo, que hasta ahora ha añadido a su nombre la primera letra de cada nuevo miembro.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El dilema de la subida de tipos del BCE ante la caída de la actividad empresarial en la eurozona

Los familiares de las víctimas de accidentes de Boeing exigen cargos y una multimillonaria multa

El auge de la IA propulsa a Nvidia como la empresa más valiosa del mundo