Riesgo de inflación: los ataques al Mar Rojo disparan los costes del transporte marítimo

Los rebeldes Houthi lanzaron un ataque con drones contra el buque estadounidense Genco Picardy a principios de enero.
Los rebeldes Houthi lanzaron un ataque con drones contra el buque estadounidense Genco Picardy a principios de enero. Derechos de autor Indian Navy
Por Piero Cingari
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los ataques de los hutíes en el Mar Rojo han interrumpido rutas comerciales cruciales entre Europa, Oriente Medio y Asia, lo que ha hecho temer nuevas presiones inflacionistas.

PUBLICIDAD

Los cambios de ruta de las principales compañías navieras y las posibles interrupciones en el Canal de Suez plantean retos para Europa, y la inflación y las fluctuaciones de los precios de la energía se han convertido en preocupaciones importantes.

Los recientes acontecimientos en el Mar Rojo, con ataques del grupo hutí, con base en Irán, han perturbado el sector de la navegación marítima, fundamental para el comercio entre Europa, Oriente Medio y Asia, suscitando inquietud por el posible resurgimiento de las presiones inflacionistas.

El consiguiente temor ha llevado a las principales compañías navieras a modificar sus rutas para evitar el Mar Rojo y el Canal de Suez, optando en su lugar por el trayecto más largo alrededor del Cabo de Buena Esperanza. Esta decisión ha tenido importantes repercusiones, en particular un drástico aumento de los costes y el tiempo de transporte.

A principios de este mes, en respuesta a estos ataques, Estados Unidos y Reino Unido llevaron a cabo ataques aéreos contra más de 60 objetivos de los hutíes en Yemen. El presidente estadounidense, Joe Biden, declaró que los ataques persistirían "según fuera necesario" para salvaguardar el flujo del comercio internacional.

Sin embargo, el coste del transporte de mercancías desde el Sudeste Asiático a Europa se ha disparado hasta superar los 6000 dólares (5500 euros), casi el triple que el mes anterior, lo que supone un riesgo de interrupción de la cadena de suministro y de subida de los precios al consumo, especialmente cuando la inflación mundial ha dado muestras de remitir.

Los gastos de envío desde China/Asia Oriental al Mediterráneo se han disparado

Lo que las interrupciones del Mar Rojo significan para el comercio

El Canal de Suez, paso vital para el 18 % del comercio mundial, está actualmente en peligro. Es crucial para el tránsito de aproximadamente el 20 % del petróleo mundial y el 25 % del comercio mundial de GNL (gas natural licuado). En el comercio entre Europa y Asia, el 40 % suele pasar por el Mar Rojo, ya que la ruta alternativa por el Cuerno de África cuesta alrededor de un millón de dólares (920 000 euros) más en costes de combustible por un viaje de ida y vuelta.

La directora general de la Organización Mundial del Comercio, Ngozi Okonjo-Iweala, ha advertido de que los conflictos geopolíticos, incluidos los del Mar Rojo y el Canal de Suez, podrían perturbar sustancialmente la recuperación del comercio mundial en 2024.

El director financiero de DP World, Yuvraj Narayan, declaró la semana pasada en el Foro Económico Mundial de Davos: "El coste de las mercancías a Europa desde Asia será significativamente más alto. Los consumidores europeos se resentirán".

Ewa Manthey, estratega de materias primas de ING Group, señaló la vulnerabilidad del mercado europeo, especialmente en el sector del GNL. En 2023, Catar envió más de 20 000 millones de metros cúbicos de GNL a Europa, lo que supone alrededor del 16 % de las importaciones europeas de GNL: "Estos flujos pasarían todos por el Mar Rojo y el Canal de Suez", dijo.

Velina Tchakarova, estratega geopolítica, destacó que las exportaciones indias han duplicado con creces su valor debido a los ataques del Mar Rojo. Aproximadamente el 80 % de los casi 14 000 millones de dólares al mes (12 800 millones de euros) que India comercia con Europa suele pasar por esta ruta.

Simone Tagliapietra, Senior Fellow de Bruegel y profesor de la Universidad Católica de Milán, advirtió de una posible escalada regional que implicara a Irán, lo que podría provocar un shock en el suministro energético y complicar aún más los esfuerzos de control de la inflación de los bancos centrales.

El comercio con China y Europa podría sufrir importantes perturbaciones

El transporte marítimo constituye la espina dorsal de los corredores comerciales entre la Unión Europea y China, y representa el 90 % de su comercio. Las importaciones procedentes de China ascendieron a 626 000 millones de euros en 2022, mientras que las exportaciones se situaron en 230 000 millones, según datos de Eurostat.

Los Países Bajos fueron el mayor importador de bienes de China entre los Estados miembros, con importaciones por un total de 138 800 millones de euros. Le siguieron de cerca Alemania, con 130 000 millones de euros, e Italia, con 57 500 millones. La mayor proporción de China en sus importaciones extracomunitarias correspondió a Chequia, con un 47,7 %.

Por el lado de las exportaciones, los tres mayores exportadores a China fueron Alemania (106 850 millones de euros), Francia (23 700 millones de euros) y Países Bajos (18 700 millones de euros), y Alemania tuvo la mayor proporción de China en sus exportaciones extracomunitarias, con un 15,0 %.

Las principales importaciones de China fueron equipos de telecomunicaciones, máquinas automáticas de procesamiento de datos, maquinaria eléctrica y compuestos órgano-inorgánicos. Las categorías más importantes de productos exportados de la UE a China fueron maquinaria y vehículos (52 %), seguidos de otros productos manufacturados (19 %) y productos químicos (16 %).

Conclusiones

Los nuevos riesgos inflacionistas derivados de las perturbaciones del Mar Rojo podrían señalar un resurgimiento de los desafíos económicos para Europa.

Como indica un reciente estudio del FMI, los precios de importación fueron responsables del 40 % de las variaciones globales de la inflación de los consumidores europeos en los dos últimos años.

Por consiguiente, es probable que el aumento de los costes asociados a la importación de bienes de Asia se traslade a los consumidores finales, provocando inquietud por la inflación.

PUBLICIDAD

Es crucial seguir de cerca las fluctuaciones de los precios de los productos energéticos en las próximas semanas. Aunque los bienes energéticos constituyen aproximadamente el 10 % del gasto de la zona del euro, sus fluctuaciones de precios podrían ejercer un impacto significativo en la inflación general europea.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La Comisión Europea recorta la previsión de crecimiento de la UE y espera que la inflación siga cayendo

Italia estará al mando de la misión europea en el Mar Rojo: "A la defensiva, no al ataque"

China y Europa buscan nuevas rutas comerciales, así será el Corredor Medio