La eurozona esquivó por la mínima la recesión en 2023 ante las sombrías perspectivas

Mesas vacías en una plaza desierta de Colonia, Alemania. 18 de marzo de 2021.
Mesas vacías en una plaza desierta de Colonia, Alemania. 18 de marzo de 2021. Derechos de autor Martin Meissner/AP.
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Las economías de Francia y Alemania siguen estancadas, mientras las de España e Italia superaron las expectativas.

PUBLICIDAD

La economía de la eurozona se estancó durante los últimos tres meses de 2023 al registrar una tasa de crecimiento del 0%, según datos del PIB publicados el martes. 

Los nuevos datos del PIB analizan la producción de bienes y servicios en los países que utilizan el euro, lo que significa que pueden usarse para medir la salud económica del bloque.

Los resultados de finales del año pasado superan ligeramente las previsiones de una caída del 0,1% prevista por los analistas para el cuarto trimestre de 2023.

A pesar de las pequeñas victorias observadas en España e Italia, las economías más grandes de la eurozona, como Alemania y Francia, retrocedieron.

Las altas tasas de interés, la baja demanda externa y las tensiones geopolíticas son algunos de los factores clave que obstaculizan el crecimiento de la eurozona, lo que ejercerá más presión sobre el Banco Central Europeo (BCE) para reducir los costos de endeudamiento.

Alemania, el 'hombre enfermo'

La mayor economía de Europa se contrajo un 0,3% en el último trimestre de 2023, después de dos trimestres consecutivos de crecimiento plano, lo que llevó la cifra de contracción anual al 0,3%.

La desaceleración está impulsada por la débil demanda extranjera de productos alemanes, combinada con el bajo gasto de los consumidores internos.

"En 2023, Alemania era el 'hombre enfermo' en el verdadero sentido de la palabra: su desempeño económico se vio significativamente más afectado por la ola de enfermedades que en otros países", dijeron los economistas Claus Michelsen y Simon Junker en un informe publicado la semana pasada.

"Lo que sigue siendo cierto es que la economía alemana se enfrenta a importantes problemas estructurales y grandes desafíos en la competencia internacional", agregaron.

Como es el caso de otras naciones de la eurozona, los altos costos de endeudamiento están presionando las finanzas alemanas, pero el país también está luchando con un alto número de ausencias laborales debido a problemas de salud y una serie de huelgas ferroviarias.

Además de esto, Alemania también se vio especialmente afectada por el aumento de los precios de la energía provocado por la invasión rusa de Ucrania. Esto se debe, en parte, a la antigua fuerte dependencia del país del suministro ruso, así como a la dependencia de la industria pesada.

Francia en estancamiento

Como ocurrió de julio a septiembre, el PIB de Francia se mantuvo sin cambios en los últimos tres meses de 2023. El crecimiento para todo el año fue de un decepcionante 0,9%, por debajo de la cifra del 6,4% de 2021 y de la tasa del 2,5% observada en 2022.

Es evidente que las presiones inflacionarias se están notando, pero hay algunos motivos para celebrar, según los analistas. “Podemos ver el vaso medio vacío o medio lleno”, dijo Jean-Luc Tavernier, director general de la agencia nacional de estadísticas de Francia, INSEE.

En declaraciones a France Inter el martes, comentó: "Después de una desaceleración bastante significativa en 2023, lo estamos superandosin entrar en recesión".

El consumo de bienes de los hogares franceses cayó un 0,1% en el último trimestre del año, aunque el consumo de servicios de los hogares aumentó un 0,3%. La confianza del consumidor está mostrando signos de mejora a pesar de situarse por debajo de su media de largo plazo. 

Pequeñas victorias en algunas partes de Europa

En busca de esperanza entre los datos pesimistas, los analistas señalan a Italia y España. El PIB de Italia aumentó un 0,2% en el cuarto trimestre a pesar de la débil demanda interna, un resultado que superó las expectativas del 0%.

Esta cifra supone un aumento del 0,5% respecto al mismo periodo del año pasado, gracias al impulso de los sectores industriales y de servicios. 

La economía española también superó las expectativas de un crecimiento trimestral del 0,2%, con un aumento del PIB del 0,6% en el cuarto trimestre.Esto se debe principalmente al aumento del consumo de los hogares, aunque los economistas siguen preocupados por un salto sorpresa de la inflación, que subió al 3,5% en enero, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La inflación de la eurozona baja, pero los europeos siguen sintiendo la presión de los precios

Revisión a la baja de las previsiones de crecimiento en la eurozona

Cae la tasa de inflación interanual de la eurozona a su nivel más bajo desde la guerra en Ucrania