EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La inflación de la eurozona baja, pero los europeos siguen sintiendo la presión de los precios

En colaboración con The European Commission
La inflación de la eurozona baja, pero los europeos siguen sintiendo la presión de los precios
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Fanny Gauret
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Tras dos años de inflación elevada, las presiones sobre los precios al consumo parecen seguir por fin una tendencia a la baja en Europa. Pero, ¿están notando las empresas y los consumidores el descenso de los costes de los insumos y de los precios al consumo? Nos vamos a Bélgica para averiguarlo.

Los europeos se han visto abrumados por el impacto de la inflación en los últimos 12 meses. Las previsiones de otoño de la Comisión Europea, publicadas en noviembre, indican que aunque las nubes parecen despejarse y la inflación ha caído por debajo del 3%, el crecimiento se muestra obstinadamente bajo.

En este episodio de Economía Real, nos preguntamos si las empresas y los consumidores están viendo realmente una caída de los precios, y miramos hacia delante para ver cómo evolucionará el crecimiento económico de Europa en los próximos meses.

Los precios de los alimentos suben pese a la caída de la inflación

En Bélgica, la inflación anual es de las más bajas de la eurozona. El precio de la energía, el transporte y ciertas materias primas se ha estabilizado en los últimos meses. Sin embargo, muchos clientes y empresas no perciben un descenso de los precios de los alimentos.

"En frutas y verduras, sobre todo en productos fuertes como plátanos, champiñones o tomates, ha habido un aumento de más o menos el 30%", explicó Yacin Malkoc, gerente de una tienda de comestibles belga.

"Antes, la fruta y la verdura eran accesibles a todos los bolsillos, pero hoy hay un descenso significativo de la clientela debido al aumento de los precios".

En Europa, el precio de los alimentos siguió aumentando en 2023. Por ejemplo, en dos años se ha producido una subida del 37% en los huevos, del 53% en las patatas y del 75% en el aceite de oliva.

Yacin Malkoc, Grocery store Manager
Yacin Malkoc, Grocery store ManagerEuronews

Sin embargo, en los últimos meses, estos precios han aumentado con menos rapidez. Así pues, ahora que las medidas antiinflacionistas de los países europeos llegan a su fin, ¿sentirán las empresas y los hogares la diferencia en sus carteras?

"Según nuestras estimaciones, el aumento de los salarios alcanzará a la inflación. Y por supuesto, esto contribuirá al poder adquisitivo, aumentará el consumo y el aumento del consumo es la premisa para reiniciar el crecimiento. Así que hay un poco de optimismo moderado de cara a 2024", declaró a Economía Real el Comisario europeo Paolo Gentiloni.

En cuanto a la inflación, el Comisario Paolo Gentiloni afirma que los precios de la energía desempeñarán un papel importante.

"Por el momento, seguirá bajando a menor velocidad", dijo. "Creo que hay muchas posibilidades [de que] vuelva a crecer, lo cual es absolutamente necesario para nuestra economía".

Paolo Gentiloni, European Commissioner for Economy
Paolo Gentiloni, European Commissioner for EconomyEuronews

¿Por qué las empresas europeas están tan preocupadas por la energía?

El coste y el suministro de energía siguen preocupando mucho a las grandes empresas industriales. Etex, multinacional con sede en Bélgica, necesita una cantidad importante de energía para fabricar sus productos de construcción.

Bernard Delvaux, Director General de la empresa, afirma que la inflación de los costes energéticos ha impulsado la búsqueda de alternativas más eficientes.

"Todo lo relacionado con la reducción del consumo [de energía] es obviamente esencial", afirma. "Tenemos planes en nuestras 160 fábricas para reducir el consumo intrínseco, con inversiones en tecnologías más eficientes".

Bernard Delvaux, CEO, Etex
Bernard Delvaux, CEO, EtexEuronews

En la eurozona, la inflación anual ha caído bruscamente en el caso de la energía, del 41,5% a finales de 2022 al -11,2% a finales de 2023.

Sin embargo, Etex ha visto aumentar sus costes y caer la demanda de construcción, debido al aumento de los tipos de interés.

"La energía cuesta dos o tres veces más que hace dos años, [lo que es] mucho más cara que en Estados Unidos, mucho más cara que en China, [y] mucho más cara que en el Magreb. Entonces, ¿por qué no producir en estos países? Además, los salarios son obviamente más altos debido a la inflación. Lo que vemos es que la producción en Europa es cada vez más cara", añadió Bernard Delvaux.

Entonces, si el coste de la energía disminuye, ¿podemos esperar precios más competitivos en un futuro próximo? Adel El Gammal, profesor de geopolítica de la energía, dijo a Real Economy que esto depende de una combinación de muchos factores, "todos ellos muy inciertos".

"En Europa seguimos abasteciéndonos a través de gasoductos y mediante gas natural licuado procedente de Rusia. Por tanto, una ruptura total podría poner en tensión los mercados. Y luego, por supuesto, la crisis en Oriente Medio. Es fácil imaginar que una extensión del conflicto -por ejemplo, una mayor integración de Irán o Arabia Saudí- podría, obviamente, perturbar por completo la situación", explicó Adel El Gammal.

Adel El Gammal, Profesor de Geopolítica de la Energía
Adel El Gammal, Profesor de Geopolítica de la EnergíaEuronews

"Es un acto de equilibrio": La perspectiva de estanflación en Europa

Mientras tanto, Adel señala también que, según el FMI, casi la mitad de la inflación de los dos últimos años se ha debido al aumento de los márgenes de beneficio de las grandes empresas, que se han aprovechado de la subida de precios.

Aunque la inflación ha disminuido, la situación sigue siendo delicada.

"Es un reto, sin embargo, volver a un objetivo de inflación del 2%. Es un ejercicio de equilibrismo intentar mantener la inflación en tasas aceptables sin entrar en recesión. Vemos claramente el espectro bastante serio de una posible estanflación, lo que significa un bajo crecimiento económico o un declive económico con un alto nivel de inflación. Desgraciadamente, es un riesgo al que nos enfrentaremos en los próximos trimestres".

De vuelta a la Comisión Europea, preguntamos a Paolo Gentiloni si la ralentización del crecimiento económico continuará el próximo año.

"Tuvimos un crecimiento cercano a cero a finales de año. El año que viene estimamos un leve repunte del crecimiento, que se basa sobre todo en la reactivación del consumo privado, pero también en unas condiciones algo mejores para el comercio internacional. Si esto resulta cierto, podremos evitar la recesión y tener lo que llamamos un aterrizaje suave a pesar del endurecimiento de la política monetaria. Esto en sí mismo sería estupendo".

Si Europa consigue mitigar el impacto de la crisis de precios en los próximos meses, los consumidores tendrán que ser pacientes y esperar que los actuales conflictos geopolíticos se resuelvan más pronto que tarde.

Compartir esta noticia

Noticias relacionadas

La eurozona esquivó por la mínima la recesión en 2023 ante las sombrías perspectivas

El euro digital: ¿los ciudadanos de la eurozona se beneficiarían realmente con esta moneda?

La apuesta de la Unión Europea por la 'economía social' en favor de los ciudadanos