Politica de la UE. Más bombo que platillo: El plan de pensiones de Bruselas no funciona

La UE quiere fomentar el ahorro para la jubilación
La UE quiere fomentar el ahorro para la jubilación Derechos de autor Tirelire Avenue/Pixabay
Derechos de autor Tirelire Avenue/Pixabay
Por Jack Schickler
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Dos años después de la entrada en vigor de la nueva ley, el tan anunciado producto de pensiones paneuropeo sólo cuenta con un proveedor en cuatro Estados miembros.

PUBLICIDAD

Cinco años después de que la UE ultimara su nuevo producto paneuropeo de pensiones, el PEPP, su aceptación es decepcionante. Sólo hay un proveedor: Finax. Juraj Hrbatý, consejero delegado de Finax, afirma que su PEPP cuenta con unos 11 millones de euros en activos gestionados y que actualmente sólo está disponible para ahorradores de cuatro Estados miembros.

"Después de un año funcionando en serio, teníamos unos 5.000 clientes", explica Hrbatý a 'Euronews'. "Es menos de lo que esperábamos". El bloque comunitario mueve un billón de euros, por lo que la cifra es mínima.

En el momento de su lanzamiento, PEPP se anunció a bombo y platillo. Justo antes de las últimas elecciones europeas de 2019, el exvicepresidente de la Comisión, Jyrki Katainen, dijo que el PEPP "daría a todos los ciudadanos la oportunidad de ahorrar para su jubilación", abriendo un "mercado panEruopeo".

Legisladores como Brian Hayes (Irlanda/Partido Popular Europeo) señalaron la necesidad de contar con una gama diversa de proveedores, como gestores de activos y aseguradoras.

Una encuesta posterior, realizada en febrero de 2022 por la autoridad europea de pensiones Eiopa, justo un mes antes de la entrada en vigor del reglamento, sugería que 21 entidades, principalmente aseguradoras y gestoras de activos, estaban considerando la posibilidad de contar con un plan de jubilación aprobado por la UE.

Pero esas aspiraciones aún no parecen haberse materializado. Tal vez los posibles proveedores se sintieran disuadidos por la larga lista de requisitos legales de la UE: ofrecer asesoramiento a los ahorradores y garantizar rendimientos, todo ello manteniendo las comisiones por debajo del 1% del capital.

Hasta cierto punto, puede que se trate de los inevitables problemas iniciales que surgen con la entrada en vigor de una nueva ley. Un plan de pensiones dura décadas y el mercado puede tardar en adaptarse.

Pero llega en un momento en que Bruselas quiere atraer a los pequeños inversores a los mercados de capitales. Los ministros ya hablan de un producto de ahorro a escala europea que podría ser el hermano pequeño del PEPP, que esperamos que tenga más éxito.

Un camino lleno de baches

La experiencia de Finax demuestra lo accidentado que puede resultar que las aspiraciones políticas choquen con la realidad burocrática. Hrbatý dice que se "enamoró" del concepto de PEPP, con un enfoque de equidad y un alcance paneuropeo que encajan bien con el grupo de jóvenes trabajadores que planean forjarse una carrera transfronteriza.

Pero conseguir una licencia del regulador nacional ya es "bastante complicado"; no duda en explicar los numerosos obstáculos -financieros, logísticos, lingüísticos- a los que se ha enfrentado para llevarlo a otros países.

En Polonia, donde se encuentra la mitad de los clientes PEPP de Finax, la ley correspondiente no entró en vigor hasta septiembre; en Bélgica no existe en absoluto. No hay incentivos fiscales para utilizar el producto en Alemania, Suecia o Austria, mientras que en Eslovaquia, su país de origen, vale unos 34 euros, afirma.

Los organismos reguladores no siempre disponen de los modelos estadísticos necesarios para verificar el cumplimiento de la normativa de la UE, y en algunos casos ni siquiera se ponen de acuerdo sobre su significado. 

Divergencias en la UE

Incluso los arquitectos de la ley admiten que sus resultados son decepcionantes. "El resultado final es imperfecto... por supuesto, esperábamos algo más" que un único proveedor de PEPP, señaló Jorik van Zanden, que como miembro del personal de Sophie in 't Veld (Países Bajos/Renew Europe) tuvo una participación clave en la redacción de la ley.

Van Zanden, estudiante de doctorado de la Universidad de Utrecht, indicó que la incursión de la UE en la legislación sobre pensiones era "ya un paso en la dirección correcta", y que tenía conocimiento de otros proveedores que aún se plantean lanzar PEPP en países con un mercado más desarrollado.

Pero se entiende por qué el plan de unificar las pensiones de la UE es una lucha cuesta arriba. Los Estados miembros difieren enormemente en cuanto a estructuras del sector, expectativas de los consumidores y ventajas fiscales. El ahorro privado para la jubilación oscila entre el 1% del PIB en algunos países y más del 200% en otros.

En los mercados más avanzados, como los Países Bajos, hay menos demanda de alternativas comunitarias, mientras que otros esperan depender de las prestaciones estatales.

Mientras tanto, pocos gobiernos están interesados en reformar las estructuras fiscales para cumplir los caprichos de Bruselas. "Que yo sepa, no hay ningún país que haya cambiado su propio tratamiento fiscal para aplicarlo a los productos PEPP", afirmó a 'Euronews' Nicolas Jeanmart, responsable de seguros del grupo de presión Insurance Europe. "No esperaría en un futuro próximo que una compañía de seguros ofreciera ningún PEPP", añadió el experto, señalando las limitaciones normativas que descartan cualquier modelo de negocio viable. 

"Hay una serie de cuestiones que habría que superar para que la situación cambiara radicalmente". Algunas esperanzas de redención podrían venir de una revisión legislativa que la comisión debe emprender en breve, cinco años después de la entrada en vigor de la ley.

PUBLICIDAD

¿Un mercado roto?

Pero para otros, es el sector el que necesita un arreglo, no una legislación."El problema no está en el PEPP", explica a 'Euronews' Sébastien Commain, responsable de investigación y política de Better Finance, citando los incentivos financieros que pueden recibir los asesores intermediarios que recomiendan productos menos adecuados: "El PEPP es un producto competitivo en un mercado injusto".

Y Commain, cuyo grupo de presión representa a los usuarios de servicios financieros, ve buenas perspectivas en los nuevos operadores del mercado, como Finax. El plan de pensiones de la UE es "un muy buen envoltorio para el tipo de inversión que se puede hacer con un asesor robótico o neobroker", al ser sencillo, barato y transparente, dijo.

"Imagino que este tipo de oferta se desarrollará en los próximos años", a medida que los supermercados de fondos online se amplíen para abarcar el ahorro para la jubilación, zanjó.

Suscríbase aquí para mantenerse informado de las últimas novedades políticas de la UE con nuestro boletín semanal "The Policy Briefing". Su visión semanal de la normativa europea, cuestiones políticas, acontecimientos clave y tendencias de los datos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los suizos votan a favor de aumentar su pensión y rechazan subir la edad de jubilación

España subvenciona las vacaciones de sus pensionistas y quiere que se sumen otros países de la UE

¿Qué país tiene el mejor sistema de pensiones del mundo y qué tiene que ver la IA?