Presupuestos en voz alta: La tendencia de TikTok que podría salvar tus finanzas este año

Billetes falsos de 350 millones de libras cuelgan de un "Árbol Mágico del Dinero" frente a las Casas del Parlamento en Londres el martes 7 de enero de 2020.
Billetes falsos de 350 millones de libras cuelgan de un "Árbol Mágico del Dinero" frente a las Casas del Parlamento en Londres el martes 7 de enero de 2020. Derechos de autor Matt Dunham/Copyright 2020 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Matt Dunham/Copyright 2020 The AP. All rights reserved
Por Indrabati Lahiri
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La elaboración de presupuestos en voz alta podría ayudar a los ahorradores a cumplir sus objetivos financieros, al tiempo que aumenta la inclusión financiera y disminuye los tabúes en torno al dinero.

PUBLICIDAD

Ahorrar dinero nunca ha sido tan importante para la mayoría de la gente ya que la inflación sigue siendo incómodamente alta en toda Europa y el precio de los productos, incluso de primera necesidad aumenta rápidamente.

Esto ha llevado a muchos a tener que recortar lujos y gastos no esenciales, como beber y comer fuera, ir de compras, viajar y acudir a citas para el cuidado personal.

Sin embargo, la presión social para hacer estas cosas todavía puede estar presente en muchos casos, especialmente con las redes sociales que hacen que parezca que todo el mundo vive su mejor vida.

También puede resultar más incómodo, y vergonzoso, rechazar planes con amigos y familiares y otras actividades en las que no necesariamente se quiere gastar.

TikTok y la tendencia que te hará ahorrar dinero

La última moda de TikTok es el presupuesto en voz alta ("Loud budget"), que te promete recuperar el control de tus finanzas.

Creado por el cómico y escritor Lukas Battle, el presupuesto en voz alta arrasó en TikTok y otras redes sociales a principios de este año. Se trata de ser abierto y claro cuando se dice que se tiene dinero, pero que no se quiere gastar.

De este modo, no sólo se reducen los tabúes en torno a las finanzas, sino que también se fijan objetivos y límites firmes.

"Ser auténtico y tener límites sobre cómo gastamos nuestro dinero, junto con ser capaz de comunicar ese mensaje al mundo que nos rodea, nos llevará a ahorrar más dinero y a pagar más deudas", afirma Alaina Fingal, propietaria del sitio web de presupuestos The Organised Money, según informa CNET Money.

Sin embargo, no se trata de no salir ni de rechazar todas las invitaciones sociales. Se trata más bien de dar prioridad a las que realmente quieres aceptar, en lugar de a las que te sientes presionado a decir que sí.

"Hay mucha presión para gastar, sobre todo cuando ves tantos productos que te anuncian todo el tiempo, o estilos de vida que no son muy asequibles", declaró Battle a la CNBC.

"Enviemos un mensaje a las empresas sobre el nivel de inflación nacional. Adoptemos una postura. No es 'no tengo suficiente'. Es 'no quiero gastar'".

¿Por qué hacer presupuestos en voz alta?

La presupuestación en voz alta hace hincapié en compartir abiertamente y sin vacilaciones los objetivos financieros y las esperanzas con las personas de tu vida. En cierto modo, también permite liberarse de las expectativas sociales sobre las finanzas y el estilo de vida y dar prioridad a los propios objetivos y necesidades.

Así, cuando uno rechaza un compromiso social, puede dar la razón exacta de por qué decide ahorrar ese dinero y en qué preferiría gastarlo.

Puede tratarse de objetivos más pequeños, como ahorrar para una ocasión o un objeto especial, o más grandes, como una casa o unas vacaciones de lujo. También puede consistir en dar prioridad a otros pagos más importantes o urgentes, como hipotecas, préstamos estudiantiles y otros tipos de deudas.

De este modo, también se fomenta un sentimiento de comunidad e inclusión financiera, al compartir y reconocer que la mayoría de la gente tiene deudas, lucha contra el coste de la vida o prefiere ceñirse a un presupuesto por diversas razones. De este modo, también se reduce el aislamiento social y el miedo a perderse algo.

No sólo eso, sino que esta práctica de ser más abiertos con las finanzas como sociedad y comunidad también podría dar lugar a más objetivos compartidos, así como a consejos y planes para alcanzarlos. Las personas también podrían sentirse más apoyadas por sus amigos y familiares, y al mismo tiempo ser más responsables consigo mismas, por lo que es más probable que se ciñan a su presupuesto.

En TikTok, personas influyentes como Jenny Park (@mohaewithjennypark) y Shanna Miller (@shannatravels) son solo algunas de las que comparten sus consejos presupuestarios, que incluyen la maximización de los ahorros para la jubilación y los destinos de viaje duplicados, supuestamente destinos de menor presupuesto y menos masificados.

Consejos para practicar el "loud budgeting"

La presupuestación en voz alta puede ayudarle a gestionarlo todo, desde los pagos de los préstamos estudiantiles hasta el pago de los impuestos y las facturas de las tarjetas de crédito. Como tal, hay varias formas de practicarlo, como sugerir quedar con los amigos para tomar un café o una comida sin bebidas alcohólicas, para ahorrar dinero en bebida.

PUBLICIDAD

Mucha gente opta también por encuentros más asequibles que no impliquen restaurantes caros, como picnics o un paseo por el parque. Otra forma muy popular de seguir disfrutando de los viajes, pero sin gastar tanto en lugares turísticos, son los "dupes" de destinos turísticos.

Cuando se trata de familias, se puede practicar la elaboración de presupuestos en voz alta desde una etapa temprana, inculcando a los niños hábitos y valores financieros saludables desde que son pequeños. Los objetivos claros de ahorro, tanto individualmente como en familia, también pueden ayudar, al igual que documentar los gastos en un cuaderno o en una aplicación para controlar los gastos.

Llevarse el almuerzo al trabajo, comprar productos de marca blanca en el supermercado o planificar las salidas en torno a las happy hours pueden ser pequeñas formas de alcanzar los objetivos financieros.

Sin embargo, es importante no privarse demasiado de las ocasiones sociales, ya que esto puede provocar aislamiento y falta de motivación, e incluso podría hacerle abandonar el tren antes de tiempo.

También es importante evitar compartir en exceso detalles de sus finanzas personales, como cuánto gana o cuánto tiene ahorrado o cuánto te queda a fin de mes. Del mismo modo, intenta no compararte con los objetivos y progresos de otras personas.

PUBLICIDAD

¿Cómo pueden perjudicar las redes sociales a tus finanzas?

Según un estudio realizado por la empresa de finanzas personales SoFi, entre 1.000 personas, el 74% de los encuestados reveló haber comprado algo que vio en Instagram, TikTok o Facebook en 2022. Esto supone un salto desde el 40% de 2017.

Además, el 56 % de las personas admitió que más de la mitad de sus compras en línea fueron impulsivas, siendo los millennials el grupo más impulsivo a la hora de comprar en línea.

Por otro lado, el 12% de los encuestados de la Generación Z afirmaron que nunca compran algo impulsivamente online, mientras que el 10% de los boomers dijeron lo mismo.

Las redes sociales pueden ser de gran ayuda en la elaboración de presupuestos, sobre todo a través de varios retos, como el de "comer en casa", que permite reducir las caras facturas de los restaurantes.

También se comparten libremente otros retos y consejos para ahorrar, como el reto de las 52 semanas -en el que se ahorra un euro la primera semana y se va añadiendo otro euro cada semana durante el resto del año- o el cash stuffing -en el que se reserva dinero en efectivo en sobres para distintas categorías de gasto-.

PUBLICIDAD

Sin embargo, en muchos casos, las redes sociales pueden ser la razón por la que las finanzas de la gente se han estirado hasta el punto de ruptura en primer lugar, dando lugar a presupuestos más ajustados. A veces, poner límites a las finanzas mediante presupuestos en voz alta puede parecer la única opción que queda después de gastar más de la cuenta en Internet.

"Al abrir Instagram y ver habitualmente fotos de ese amigo que viaja a Europa cada mes, o cenas casi diarias en restaurantes céntricos de 100 dólares (91,81 euros) por persona, puede llegar a ser fácil sentir que hacer lo contrario, ahorrar más para unas únicas vacaciones anuales, no es realmente 'vivir'", declaró a CNBC Yuval Shuminer, director ejecutivo de la aplicación de presupuestos Piere.

Este sentimiento de inadecuación y miedo a perderse algo también se ha agravado con tendencias de estilo de vida como el lujo silencioso, o productos virales como las tazas Stanley. La influencia de las redes sociales también puede llegar a dictar el tipo de muebles, decoración del hogar, vacaciones o ropa que se debe tener.

Debido a que esta influencia afecta a tantos aspectos diferentes de nuestras vidas, puede ser mucho más difícil saber dónde trazar la línea.

Sin embargo, en última instancia, todo se reduce a hacer sacrificios hoy para un mañana mejor, algo que los millennials y la generación Z parecen estar aceptando hoy en día.

PUBLICIDAD

Esto también ha llevado a un cambio de paradigma en los contenidos de finanzas personales más populares en los últimos años, que son consejos para ahorrar dinero y hacer un presupuesto, en lugar de cómo ganar dinero rápido.

Descargo de responsabilidad: Esta información no constituye asesoramiento financiero, investigue siempre por su cuenta para asegurarse de que es adecuado para sus circunstancias específicas. Recuerde también que somos un sitio web periodístico y que nuestro objetivo es ofrecer las mejores guías, consejos y asesoramiento de expertos. Si se basa en la información de esta página, lo hace bajo su propia responsabilidad.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿En qué lugares de Europa ha aumentado más el precio de la vivienda desde 2015?

¿Tienen los europeos conocimientos financieros? No muchos: ¿En qué posición está España?

La Eurocámara da luz verde a las nuevas normas fiscales de la UE entre temores de una vuelta a la austeridad