EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

Populismo europeo: ¿Existe una estrategia económica común?

Protestas antiderechistas en Alemania
Protestas antiderechistas en Alemania Derechos de autor Ebrahim Noroozi/Copyright 2024 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Ebrahim Noroozi/Copyright 2024 The AP. All rights reserved
Por Aleksandar Djokic
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los movimientos populistas de derecha han ganado un impulso significativo en toda Europa en los últimos años, remodelando los paisajes políticos y desafiando las normas establecidas. Estos regímenes ejercen una influencia considerable en las políticas y estrategias económicas.

PUBLICIDAD

Para entender cómo el populismo de derecha, a menudo caracterizado por una retórica nacionalista, políticas antiinmigración y tendencias proteccionistas, es importante entender sus raíces políticas.

En el discurso político actual, el término populista indica inmediatamente una inclinación antisistema y si por sistema presumimos que son las democracias parlamentarias liberales de Europa, entonces la narrativa populista debe, por definición, criticar el orden actual.

El populismo siempre enfrenta al 'pueblo' con algunas 'élites' nebulosas
Branislav Slantchev
Profesor de la Universidad de California en San Diego

Como resumió Branislav Slantchev, profesor de la Universidad de California en San Diego, para 'Euronews': "El populismo siempre enfrenta al 'pueblo' con algunas 'élites' nebulosas y, por lo tanto, puede utilizar todo tipo de ideas económicas según la definición del agravio o del enemigo. Esto significa que no hay una especie de Internacional populista coordinada con una estrategia económica vinculada".

Los movimientos populistas prosperan cuando se oponen a las políticas liberales

Sin embargo, en el contexto de la Europa occidental del siglo XXI, tener un enemigo común en términos de una economía de libre mercado, los subsidios sociales, los sistemas de inmigración destinados a atraer mano de obra extranjera y la democracia liberal apunta a movimientos populistas separados, pero similares, que se oponen al status quo. 

Como añadió Slantchev: "En principio, el populismo se opone implacablemente a las políticas liberales y, por lo tanto, el patrón de crecimiento económico va a reflejar eso".

Estudiantes y profesores en Hungría piden mejores condiciones de vida.
Estudiantes y profesores en Hungría piden mejores condiciones de vida.Szilard Koszticsak/MTI

En la Europa poscomunista, donde los regímenes populistas ya han echado raíces en algunos lugares, como Hungría o Serbia, el enemigo común es diferente del de las democracias establecidas y las economías desarrolladas de la parte occidental del continente. 

Đorđe Trikoš, consultor de comunicación estratégica y cofundador del centro de estudios Libek, explica para 'Euronews' que "las economías possocialistas no reformadas aumentan las probabilidades de que surja el populismo en sus respectivos países y es menos probable que el populismo en sí mismo sobreviva con la liberalización económica".

Por lo tanto, una explicación general del éxito de los movimientos populistas en la Europa poscomunista pueden ser las reformas económicas liberales incompletas, que fueron subvertidas durante las administraciones liberales o socialdemócratas que precedieron a sus competidores populistas.

Hungría y Serbia comparten características

Si analizamos más de cerca algunos de los regímenes populistas de larga data de la Europa poscomunista, vemos algunos puntos en común. Tanto la Hungría de Orban como la Serbia de Vučić comparten economías abiertas, orientadas en gran medida a atraer inversiones extranjeras directas, al tiempo que construyen un orden sociopolítico clientelista para apoyar su permanencia en el poder.

Se trata de un crecimiento económico basado en mano de obra barata, energía barata, una degradación de los derechos laborales y un pequeño número de grandes proyectos
András Tóth-Czifra
Becario del Programa Eurasia del Instituto de Investigación de Política Exterior

András Tóth-Czifra, becario del Programa Eurasia del Instituto de Investigación de Política Exterior, ofrece a 'Euronews' una explicación detallada sobre el sistema económico de Hungría bajo un régimen populista: 

"Las políticas del gobierno, si bien indudablemente generaron crecimiento económico en los últimos 14 años si nos fijamos en las cifras del PIB, han reducido las perspectivas económicas de Hungría a largo plazo. Se trata de un crecimiento económico basado en mano de obra barata, energía barata, una degradación de los derechos laborales y un pequeño número de grandes proyectos de inversión orientados a la exportación, que a menudo reciben apoyo político, más que en las industrias intensivas en conocimiento y el consumo interno".

Si comparamos la declaración anterior con la de Trikoš sobre el actual modelo económico serbio, surge un patrón claro: "La economía serbia se basa en la búsqueda de rentas, en empleos subvencionados sin mucho desarrollo orgánico, y en proyectos de inversión ostentosos que muestran fortaleza pero no aportan ningún valor real a la sociedad".

Hungría y Serbia van en contra de la tendencia populista

Tanto Hungría como Serbia han disfrutado de un crecimiento económico constante, si no notable, bajo sus respectivos regímenes populistas y no han recurrido al supuesto modelo proteccionista. Dušan Pavlović, profesor de la Universidad de Belgrado, subraya este argumento para 'Euronews' en el caso de Serbia:

 "El país disfruta de un crecimiento constante, una inflación controlada y unas finanzas públicas equilibradas, con un déficit presupuestario de solo el 2,2% del PIB y una deuda pública inferior al 60% del PIB. Además, la relación de Serbia con el FMI, que probablemente se prolongue más allá de septiembre de 2024, subraya la estabilidad macroeconómica".

Sin aumento del nivel de vida

Sin duda, esto difiere de los movimientos populistas de Europa occidental, que normalmente prefieren las medidas proteccionistas, al menos hasta cierto punto. Por otro lado, los regímenes populistas de Hungría y Serbia no han logrado traducir el crecimiento económico en un aumento del nivel de vida de la mayoría de sus ciudadanos, ya que el crecimiento en sí mismo se basa en un modelo mixto de subsidios gubernamentales para los inversores extranjeros y la privación de derechos a la fuerza laboral local.

Uno de los factores que contribuyen a sofocar el crecimiento económico bajo un gobierno populista es la corrupción sistémica, que es un producto intencional de la construcción de un sistema de lealtad política mediante la provisión de ganancias económicas o posiciones de mercado favorables a los actores capitalistas dedicados al régimen.

Una clase capitalista de leales al poder

Tóth-Czifra pone esto en perspectiva con el ejemplo de Hungría: "Uno de los objetivos declarados del gobierno de Orbán era crear una clase capitalista nacional; este objetivo se logró, en cierto modo, enriqueciendo a los actores empresariales con conexionespolíticas a través de órdenes estatales y fondos de la UE, así como involucrándolos en los acuerdos de inversión extranjera facilitados por el Gobierno".

Trikoš evalúa que "la corrupción sistémica es la principal explicación de la fuerza del populismo en Serbia", mientras que Pavlović añade que: "El presidente serbio en funciones parece haber encontrado una fórmula clientelista para tolerar ciertos niveles de corrupción siempre que no obstruya el progreso económico".

PUBLICIDAD

Turquía se beneficia de un cambio de política

Si comparamos los datos de los resultados económicos de los regímenes populistas de Hungría y Serbia con los del caso de Turquía, se podrían sacar conclusiones sobre la cuestión de si un régimen populista debe ceñirse en todo momento a una estrategia económica coherente. 

Timothy Ash, miembro asociado del programa Rusia y Eurasia de Chatham House, subraya para Euronews el hecho de que el régimen populista de Erdogan ha realizado un cambio fundamental en su política de banco central, que antes era ideológica y con tipos de interés bajos: "El cambio de 180 grados desde las elecciones del pasado mes de mayo y ahora las mejores tendencias políticas en Turquía: un regreso a la ortodoxia".

Los regímenes populistas estimulan la corrupción

Esta es una afirmación importante, ya que demuestra cómo los regímenes populistas construyen modelos económicos y financieros basados en la necesidad si una crisis económica amenaza la estabilidad política, lo que en ciertos casos puede contradecir sus propias narrativas políticas. 

Dicho esto, los regímenes populistas de derecha muestran una tendencia a crear estructuras socioeconómicas corruptoras y clientelistas, con el fin de prolongar su permanencia en el poder indefinidamente, aunque no desmantelando tanto las reglas fundamentales del sistema democrático como las de la economía de libre mercado.

En conclusión, si bien los regímenes populistas se oponen ideológicamente a la democracia liberal, no están obligados a implementar estrategias económicas proteccionistas.

PUBLICIDAD

 Sin embargo, todos los regímenes populistas moldean su modelo económico y político de manera que estimulan una gran corrupción y, en última instancia, privan de sus derechos a las personas, a las que los populistas han llegado al poder para protegerlas de unas élites supuestamente perversas.

Además, las políticas populistas declaradas pueden afectar negativamente al crecimiento económico a largo plazo, ya que limitan la diversificación, la innovación y la libre empresa, especialmente en las áreas de las pequeñas y medianas empresas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Taylor Swift, S.A.: la cantante registra como marca hasta el nombre de sus tres gatos

Italia muestra su enfado a Fiat por el uso de la tricolor en coches fabricados en el extranjero

La FIFA abre su plataforma digital de coleccionables a clubes y federaciones