EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El soldado que vendió su alma al diablo

El soldado que vendió su alma al diablo
Derechos de autor 
Por Escarlata SanchezGabriel Quiroz
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La Primera Guerra Mundial alejará a Stravinsky de su Rusia natal. Exiliado en Suiza, escribe una partitura pensada para pocos actores y con una pequeña orquesta. Surge así una nueva etapa con una música de desgarro y ruptura.

PUBLICIDAD

"La Historia de un soldado", obra de Igor Stravinsky, se presenta en Lyon con la puesta en escena de Alex Ollé, de La Fura dels Baus.

Inspirado en un cuento ruso, el libreto de Charles Ferdinand Ramuz cuenta como un soldado cambia su violín por un libro mágico que lee el futuro y le hará ganar mucho dinero. Y es así como le vende su alma al diablo.

La obra se presenta en el marco del **Centenario del fin de la Primera Guerra Mundial.
**

"Esta obra impone una reflexión sobre la guerra y sobre los acontecimientos que comporta sobre tantos jóvenes que van a estas guerras y que son arrancados de sus casas, de sus vidas y que muchas veces nunca pueden recuperar", explica Álex Ollé, director de la puesta en escena.

El actor francés, Sébastien Dutrieux, encarna simultáneamente al narrador, al soldado y al diablo. "Hay auténtica violencia, -asegura- y como actor, naturalmente le toma cariño incluso al más diabólico personaje que le toca interpretar...

"Así que... a este diablo también le quiero."

El drama interior del soldado se vuelve tragedia y aunque quisiera salir de la encrucijada, de antemano, está condenado a los infiernos.

Periodista • Escarlata Sanchez

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El Distrito Cultural transforma el espacio artístico de Abu Dabi

Gamesummit 2024: competiciones emocionantes, espectáculos y charlas esclarecedoras sobre videojuegos

«¡Todo sobre la Olympus de Violín Clásico es único!». Entrevista con Pavel Vernikov