EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Cremona, cuna mundial de lutieres

Cremona, cuna mundial de lutieres
Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Euronews español con EFE, AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El sector fue golpeado severamente por el coronavirus, pero ya antes de la epidemia, tenía dificultades por la competencia de China y de Europa del Este.

PUBLICIDAD

La ciudad italiana de Cremona, patria de Stradivarius, se ha convertido en un laboratorio de lutieres de todo el mundo. Aquí se trabaja siguiendo la tradición de los grandes maestros intentando resistir a un mercado en crisis y a la competencia extranjera, especialmente la que ejerce China. Stefano Conia, de 74 años, uno de los decanos de los lutieres de Cremona, que continúa trabajando aunque se jubiló hace casi diez años: "Mantengo mis papeles en regla -dice- porque si no no podría legalmente seguir haciendo violines. Y si no pudiera hacerlos, mi vida estaría acabada. Vengo al taller todos los días."

En esta ciudad, de cerca de 70 000 habitantes, hay 160 talleres de lutería, pero la mayoría de los lutieres son extranjeros. Muchos llegaron a estudiar en la Escuela Internacional de Lutería, que nació en 1938, y se quedaron.

Los instrumentos maestros cuestan entre 25 000 y 15 000 euros, mientras que en el mercado chino por 200 euros o menos, se consigen violín, arco y estuche. Pero como señala Bénédicte Friedmann, lutier francesa residente en Cremona, no hay comparación posible: "La gran diferencia entre los violines producidos en China y en Cremona es que los chinos se fabrican a varias manos, y los violines artesanales hechos en Cremona están impregnados de la personalidad del lutier, y eso es muy importante".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los violines del Holocausto

"Los Veinticuatro Violines del Rey" reviven el Versailles de Luis XIV

«¡Todo sobre la Olympus de Violín Clásico es único!». Entrevista con Pavel Vernikov