This content is not available in your region

La metódica preparación de Rolando Villazón ante el desafío de interpretar un personaje de Wagner

La metódica preparación de Rolando Villazón ante el desafío de interpretar un personaje de Wagner
Derechos de autor  euronews
Por Andrea Buring  & Euronews

De la mano de la periodista Andrea Büring, el espacio Música comparte con Rolando Villazón, el célebre tenor franco-mexicano, la experiencia de afrontar un notable desafío: prepararse para interpretar el papel de 'Loge' en el emblemático ciclo operístico de Wagner: ‘El anillo del Nibelungo’.

"Me encantan los personajes que tienen recorrido y cuentan con diferentes máscaras, que tienen diferentes caras, que adoptan diferentes posturas", declara Rolando Villazón.

Un nuevo papel, un nuevo reto, profundizar en el personaje y aprender una nueva función. Un proceso que requiere dedicación y trabajo duro, pero que, también, es muy divertido.

"Empiezas a experimentar, realmente, lo que es dar vida a tu personaje. ¡Sí!", añade el astro de la ópera.

El tenor franco-mexicano, Rolando Villazón, está exultante. Por primera vez, va a interpretar a Wagner en un escenario.

"Deja de pensar, deja de cuestionar, deja de analizar. ¡Dejad que el fuego arda!", exclama.

En busca de nuevos horizontes, meses de preparación esperan al polifacético cantante antes de su debut con Wagner en la famosa ópera ‘El oro del Rin’.

"Cuando te metes en la piel y el alma de un nuevo personaje existen diferentes etapas. Al principio, es lo desconocido. Entonces no lo tienes en la voz. No lo tienes en tu sistema. Lo estás descubriendo todo", explica Rolando Villazón.

Conocido, sobre todo, por su repertorio italiano y francés, el tenor está a punto de sumergirse en el mito germánico, interpretando a Loge, el intrigante ‘dios del fuego’.

"Cuando vi por primera vez a Loge, me enamoré de ese papel. Me dije: ¡Ojalá algún día pudiera cantar, y se me diera la oportunidad de interpretar este papel, porque nunca ha sido el papel obvio para mí por el lenguaje, por el tipo de tenor! Y, realmente… realmente quería hacerlo. Así que estoy muy emocionado de encontrarme, ahora, en medio de esta aventura de fuego", señala el tenor franco-mexicano.

En la Ópera Estatal de Berlín, el director Dmitri Tcherniakov y los cantantes se reúnen para el primer ensayo, la primera prueba de escena y piano. Este es un paso fundamental.

El foso de la orquesta está vacío. Por ahora, un único piano sustituye a todos los músicos.

"No es importante tocar todas las notas que están escritas en la partitura, sino insinuar la mayoría de ellas. El hecho de tocar todas las notas no ayuda a los cantantes. Y, para mí, lo más importante es que pueda ayudar a los cantantes", declara Elias Corrinth, responsable de entrenar a los cantantes, y tocar el piano para la música y los ensayos de producción.

"En el momento en que empiezan los ensayos en el escenario, deberías estar, más o menos, empezando a sentirte lo suficientemente cómodo con tu personaje, con la dimensión física de tu personaje y la coreografía de la puesta en escena, para poder concentrarte en la música y dar vida a tu personaje. Así es como yo lo percibo", afirma Rolando Villazón.

‘El oro del Rin’ abre el emblemático ciclo operístico de Wagner ‘El anillo del Nibelungo’. En total, 15 horas de música que incluyen cuatro óperas en cuatro veladas consecutivas, un reto impresionante para cualquier teatro dedicado a la ópera.

"Richard Wagner señaló que este es el origen: comienza con ‘el oro del Rin’. Empieza con el mito de que ‘el oro del Rin’ se hundió en las aguas del río Rin. Ese es, realmente, el bloque de construcción, la base para entender todas las piezas, que luego conducen al ‘ocaso de los dioses’, a la caída de los dioses, y a un nuevo comienzo con el pueblo, con los ciudadanos", explica Ulrike Kretzschmar, subdirectora del Museo Histórico Alemán.

Una ópera sobre el poder y la traición: un enano que quiere seducir a las sirenas, un casco que puede hacer invisible a la gente, y por supuesto, un anillo que tiene el poder de gobernar el mundo. Entre las criaturas de la ópera, Loge teje una red de intriga...

"Al principio, lo que es muy importante en la obra es que Wotan dice: ¡Por fin, Loge! Los has hecho esperar. Eres malo, eres enrevesado. Pero, al mismo tiempo, eres amable, eres encantador. Al principio, tiene que ser todo", indica Stephan Rügamer a Rolando Villazón.

"Es un embaucador. Y... todos tenemos un embaucador dentro de nosotros mismos. Así que, es un personaje increíblemente complicado, y es un placer tratar de interpretarlo, por las muchas facetas que tiene Loge", señala Rolando Villazón.

Fue hace tres años, cuando comenzó la aventura de Villazón con Loge. Durante dos semanas, trabajó con un profesor de alemán. Pero... incluso para los alemanes las letras de Wagner pueden ser complicados trabalenguas.

"Todas esas palabras múltiples y repetitivas... siempre frases diferentes como ¡Weia!, ¡Waga!, ¡Woge, du Welle!, con aliteración, rimas de pentagramas... y así, sucesivamente. De hecho, al principio, es fácil de recordar, pero en cuanto llega la siguiente frase, que suena muy parecida... lo olvidas todo. Creo que cuando se trata de Wagner, los errores más frecuentes son, en realidad, errores de texto", advierte Stephan Rügamer, tenor que ha interpretado el personaje de Loge, en el escenario, en infinitas ocasiones.

"Ahora me voy a mi habitación, y durante las próximas tres horas volveré a recrear toda la puesta en escena en mi habitación. En ella tengo una silla, y vuelvo a representar todo. Existe una especie de memoria corporal. Para eso están los ensayos. Así que, lo ideal es que, una vez que llega el ensayo general, tengas claro lo que tienes que hacer en cada momento del ‘viaje’, en la ópera", declara Rolando Villazón.

En la producción de la Ópera Estatal de Berlín, el ciclo completo se desarrolla en los últimos 50 años. Por eso, la escenografía y el vestuario del ‘oro del Rin’ se inspiran en los años 70.

"Es una impronta. Y, ciertamente, dice mucho sobre el vestuario, los colores, las siluetas del traje, las pelucas, el maquillaje... Lo segundo, por supuesto, es que empezamos a pensar en la imagen específica, porque entre nuestros personajes, en escena, hay científicos, y también hay bandidos", afirma Elena Zaytseva, diseñadora de vestuario.

"El disfraz es parte del personaje. Así que, tener el traje es, realmente, aportar una ‘capa’ muy importante en la transformación, para que te conviertas en la persona que tienes que ser en el escenario. Por ejemplo, los zapatos, con los que caminas de una manera determinada. Sientes la textura del traje", señala el tenor franco-mexicano Rolando Villazón.

Para entender mejor a Wagner, Villazón visita el Museo Histórico Alemán, donde hay una exposición dedicada al compositor que sigue polarizando, como ningún otro.

"En realidad, por un lado, el universo de Wagner es retrógrado en cuanto a los mitos germánicos. Pero, por otro lado, es extremadamente moderno. ¿Cómo se maneja el poder? Como en el ‘Anillo’, donde el gobernante Wotan no quiere desprenderse de su poder, aunque esto pueda quebrarlo a él, y está decidido a mantenerlo hasta el final", explica Ulrike Kretzschmar, subdirectora del Museo Histórico Alemán.

"Ahora, vemos las figuras que fueron diseñadas por Franz von Seitz para Wagner. Mire cómo deberían ser realmente. ¡Mire más de cerca! Todavía puede decir a la Ópera Estatal: ¡No! ¡Eso tiene que ser así!", sugiere Ulrike Kretzschmar a Rolando Villazón.

"Sin embargo, creo que me veo un poco diferente...", responde jocoso el astro de la ópera.

"Estoy muy contento de haber tenido la oportunidad de venir aquí, y de que, actualmente, esta exposición esté aquí. Todas estas tradiciones, documentos históricos... Uno se preguntaría: ¿es completamente necesario construir un personaje? Yo diría que no. Y, sin embargo, toda esta información ayuda a la imaginación creativa", afirma Rolando Villazón.

"Para el estreno, solamente hay que meter en la ecuación el nerviosismo, y eso que se siente en el estómago: las mariposas, la emoción... Pero también eso de: ¡Sí, ahora es el momento! Algo que es bueno. Así que, tienes que usar eso, además, como un instrumento que, también, tiene un elemento que te hará un mejor intérprete en el escenario. Y, en este caso, de nuevo, el uso de la metáfora no podría venir mejor. Aquí, el fuego... necesitas convertirte en ese fuego y usar ese fuego para ser: ¡el fuego!", concluye el célebre tenor.