El renacimiento del arte en Azerbaiyán de la mano del Museo de Arte Moderno de Bakú

El renacimiento del arte en Azerbaiyán de la mano del Museo de Arte Moderno de Bakú
This content is not available in your region
Por Paul Hackett

El arte moderno en Azerbaiyán disfruta de una nueva ola.

Bajo el dominio soviético, antes de la independencia del país, los pintores cuyas creaciones se desviaban de lo que se percibía como ortodoxia artística a menudo eran reprimidos.

El reciente resurgimiento de esta escena de arte alternativo se debe en parte al Museo de Arte Moderno de Bakú, hogar de una gran cantidad de obras de artistas contemporáneos nacionales, incluido Rasim Babayev.

"Uno de los artistas azerbaiyanos del período soviético que no fue favorecido por el Gobierno soviético, fue Rasim Babayev. ¿Por qué? Esto queda claro cuando miras su trabajo. Retrató a las personas como no deberían haberse visto en la sociedad soviética, en la Unión Soviética. En particular, en una de las exposiciones, la organización le informó de que la exposición solo podía abrirse si retiraba varias de sus pinturas. El artista dijo: 'Lo haré por el amor de Dios. Si algunas obras pequeñas son una amenaza para un Estado tan poderoso como la Unión Soviética, entonces que se eliminen'", cuenta Dilara Vagabova, crítica de arte.

Artistas nacionales junto a Dalí, Picasso y Chagall

Inaugurado en la capital, en 2009, el Museo de Bakú alberga más de 800 obras de arte de vanguardia.

La colección incluye obras maestras de artistas azerbaiyanos de renombre, como Sattar Bahlulzade, Boyukaga Mirzazade, Elmira Shakhtakhtinskaya, Tahir Salakhov.

También se exhiben varias creaciones destacadas de artistas occidentales, sobre todo de Salvador Dalí, Pablo Picasso y Marc Chagall.

La colección se actualiza periódicamente con nuevas pinturas, esculturas y exposiciones.

"Entre las numerosas obras expuestas en nuestro museo, la obra de la artista vanguardista Aida Makhmudova llama mucho la atención entre los visitantes. Usa materiales poco comunes en su trabajo, como el carbón, la resina epoxi y la espuma de construcción. Esta técnica tiene un efecto tridimensional", explica Lala Guliyeva, experta en arte, Museo de Arte Moderno.

Con la firma de Jean Nouvel

Construido por el arquitecto francés Jean Nouvel, el diseño multidimensional inusual del Museo de Arte Moderno se inspiró en el artista azerbaiyano Altay Sadikh-zadeh.

Un lugar popular entre los amantes del arte y los turistas, hoy es una de las principales atracciones culturales de la capital.

Para Batunay Hagverdiyev, un conocido artista local, el museo y los alrededores de Bakú son fuentes constantes de inspiración:

"Paso mucho tiempo en la costa del Caspio, en una de las playas a las afueras de Bakú, observando los cambios del paisaje a lo largo de las estaciones. En verano, los residentes locales construirían muchas estructuras temporales para quienes quieren venir al mar a descansar. Después del verano, la naturaleza los reclama y represento en mi pintura el efecto de la presencia humana en la naturaleza sin mostrar humanos".

Ubicado en uno de los distritos más concurridos de Bakú, el museo se encuentra en el centro de la escena artística contemporánea de Azerbaiyán, que ha encontrado un vigor renovado en la última década.