Los oscuros orígenes del Día Internacional de los Trabajadores

Miles de manifestantes del Primero de Mayo se reúnen para su celebración anual, en Detroit.
Miles de manifestantes del Primero de Mayo se reúnen para su celebración anual, en Detroit.   -  Derechos de autor  AP/AP1932
Por Euronews

Tras un sangriento motín en Chicago en 1886, ocho anarquistas fueron detenidos y acusados de un atentado; todos fueron condenados, cuatro ejecutados y un quinto se suicidó. Los otros tres fueron indultados más tarde, por el gobernador de Illinois, que calificó el juicio de "parodia de la justicia".

El Primero de Mayo es festivo en gran parte de Europa, pero su origen se remonta al otro lado del Atlántico.

En los Estados Unidos, a finales del siglo XIX, la modernidad que trajo la máquina de vapor hizo que los países más desarrollados pasaran de un modelo productivo agrícola a una economía industrial. Primera consecuencia: éxodo rural masivo, desarrollo exponencial de las ciudades y millones de campesinos que pasan a engrosar las filas de las grises, húmedas e insalubres fábricas del mundo.

A finales del siglo XIX y principios del XX, las condiciones de estos trabajadores no eran precarias, eran similares sino peores a las de la esclavitud. No había límite horario, las jornadas eran de entre 12 y 16 horas al día, no había día de descanso ni vacaciones, el ambiente laboral era asfixiante y el salario apenas daba para comprar un mendrugo de pan.

Es en ese momento cuando empieza a nacer la conciencia obrera, promovida por el socialismo, y la lucha de clases, implementada por el anarquismo y reprimida por la patronal y el Estado liberal.

En 1884, en una convención celebrada en Chicago, los sindicatos estadounidenses, frustrados por las prácticas explotadoras de los empresarios, declararon que, a partir del 1 de mayo de 1886, un día de trabajo estaría constituido por ocho horas. Advirtieron que, si no se cumplía su exigencia, los trabajadores de todo los Estados Unidos irían a la huelga.

Dos años más tarde, eso es exactamente lo que ocurrió.

El 1 de mayo, hasta 300.000 trabajadores abandonaron sus puestos de trabajo, a los que siguieron miles más en los días siguientes. En Chicago, epicentro del movimiento obrero estadounidense, los trabajadores y sus familias salieron a la calle.

Los ocho anarquistas mártires del Primero de Mayo

Durante una protesta en Haymarket Square el 4 de mayo de ese año, se lanzó una bomba contra las líneas policiales y los agentes respondieron disparando contra la multitud. Incluso todos estos años después, el número de muertos en ambos bandos es discutido, con hasta siete civiles y al menos siete oficiales muertos, y aproximadamente 200 heridos.

En los meses siguientes, ocho anarquistas, del periódico llamado Arbeiter Zeitung, fueron detenidos y acusados del atentado; todos fueron condenados, cuatro ejecutados y un quinto se suicidó. Los otros tres fueron encarcelados, pero más tarde indultados por el gobernador de Illinois, que calificó el juicio de "parodia de la justicia".

Podéis sentenciarme, pero al menos que se sepa que en Illinois ocho hombres fueron sentenciados a muerte por creer en un bienestar futuro, por no perder la fe en el último triunfo de la Libertad y la Justicia. (…) ¡Si la muerte es la pena por declarar la verdad, pues pagaré con orgullo y desafío el alto precio! ¡Llamen al verdugo!” August Spies, anarcosindicalista asesinado.

Pero fueran cuales fueran las circunstancias de los disturbios, ya nada se podía detener; el Primero de Mayo se convirtió no sólo en la lucha por unas mejores condiciones de trabajo, sino también en la conmemoración de la muerte de los ‘mártires de Haymarket’.

Dados sus orígenes, el 1 de mayo no es festivo en los Estados Unidos, donde el "Día del Trabajo" se celebra oficialmente el primer lunes de septiembre. Sin embargo, los grupos sindicales estadounidenses siguen celebrando el 1 de mayo con protestas y manifestaciones públicas.

De hecho, en un esfuerzo por restar importancia al día -y para atacar a la izquierda política durante el apogeo de la Guerra Fría- en 1958 se clasificó el 1 de mayo como "Loyalty Day": Día de la Lealtad".

Fuentes adicionales • Angélica Parra Hernández (Traducción y texto en español)

Noticias relacionadas