EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Los oasis verdes ocultos de Nápoles: Reutilizar espacios olvidados

Un poco de sombra en el Palazzo Venezia de Nápoles
Un poco de sombra en el Palazzo Venezia de Nápoles Derechos de autor Savin Mattozzi/Euronews
Derechos de autor Savin Mattozzi/Euronews
Por Savin Mattozzi
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

En una ciudad que sufre una carencia crónica de zonas verdes, algunos recurren a viejos espacios olvidados para dar a la gente un soplo de aire fresco.

PUBLICIDAD

El centro histórico de Nápoles es un laberinto de piedra, hormigón y roca volcánica. Las sinuosas calles de una de las ciudades más densamente pobladas de Europa pueden parecer parte de una interminable jungla urbana. Para colmo, la piedra negra y gris utilizada en la mayoría de las zonas peatonales de la ciudad absorbe el calor del verano y amplifica las temperaturas, ya de por sí disparadas.

Aparte de un puñado de parques públicos, no hay muchos lugares donde los habitantes del centro de la ciudad puedan ir a buscar un poco de sombra y respirar aire puro. A no ser que se sepa cómo.

La ciudad está salpicada de pequeños jardines escondidos en lugares arquitectónicamente imposibles dentro de edificios residenciales y estructuras abandonadas y renovadas. Algunos tienen sólo décadas de antigüedad, mientras que otros son centenarios.

En un abrasador día de verano, quedé con Simone Castaldi, arquitecto de 30 años y estudiante de doctorado en desarrollo del patrimonio de Nápoles. Me explica que, históricamente, los únicos que podían permitirse espacios verdes eran los ricos.

Mirando un mapa, señala que las únicas manchas de verde en el centro histórico de la ciudad son los pequeños patios privados de apartamentos o estructuras diplomáticas.

En uno de los cuales estábamos nosotros.

Aunque hay que subir unas escaleras para llegar al jardín del Palazzo Venezia, técnicamente está a ras de suelo. Dado que Nápoles se construyó sobre una pendiente, la estructura de la ciudad está aterrazada, lo que da la ilusión de estar en el primer piso cuando se está en la planta baja y viceversa. Un fenómeno que se repite en casi todos los espacios verdes de la ciudad, antaño privados.

Palazzo Venezia

Savin Mattozzi/Euronews
Simone Castaldi estudia en el jardín Palazzo VeneziaSavin Mattozzi/Euronews

Situado en el corazón del centro histórico de Nápoles, el Palazzo Venezia se construyó en el siglo XIV y fue la embajada de la República de Venecia durante casi 400 años. El jardín de la primera planta del edificio se ha reformado para convertirlo en un bar abierto al público.

Para llegar al jardín hay que atravesar una estrecha escalera en forma de cueva situada en el extremo opuesto del edificio y subir unas escaleras que dan a un pasillo. Después de girar a la derecha, el pasillo te lleva más allá del bar y a un jardín con altas palmeras y cactus. Nada más entrar en el vergel, la temperatura desciende varios grados y uno tiene la sensación de estar en bajo otro clima.

Simone cree que el lugar donde estamos es parte del suelo original de Nápoles. "No hay habitaciones debajo de nosotros", dice. "Bajo este jardín podrían estar los restos de la ladera original sobre la que se construyó la ciudad en el siglo I a.C.".

Aunque éste es el edén oculto más conocido del centro de la ciudad, no es ni mucho menos el único.

Hopestel

Savin Mattozzi/Euronews
La sombra cubre la parte de atr´ás de HopestelSavin Mattozzi/Euronews

Un paseo de media hora hacia el oeste del Palazzo Venezia le llevará al barrio de Avvocata, una zona residencial de clase trabajadora con sólo un puñado de tiendas y alguna que otra moto ruidosa.

Mucho menos obvio que el Palazzo Venezia, para entrar en este jardín hay que pulsar el timbre de la puerta y pedir la entrada al bar. Una vez abierta la puerta, se entra en un pequeño patio, se suben las escaleras hasta el primer piso y se atraviesa otra puerta de madera donde el suelo da pie a un enorme espacio verde. Naranjos y otras plantas rodean un patio central. En el extremo del vergel hay una zona de sombra con hamacas y mesas para relajarse y tomar algo o estudiar.

Antes de convertirse en bar/hostal, este espacio verde sirvió de comedor comunitario para el partido comunista. Antes, la zona se utilizaba como guardería.

Daniele Giancotti, uno de los propietarios de Hopestel: Secret Garden, dice que una de las cosas bonitas del espacio es lo inesperado que resulta en este barrio.

"Caminas por estas calles caóticas y pasas por delante de estos edificios y lo último que esperas encontrar es este jardín, este oasis en medio de todo esto".

La comunidad está empezando a recuperar poco a poco estas zonas verdes que antes eran exclusivas de la élite de la ciudad, al tiempo que crea un espacio donde la gente normal puede relajarse y disfrutar de la poca sombra que encuentra sin tener que pagar un suplemento.

Ex OPG - Je So' Pazzo

Savin Mattozzi/ Euronews
Ex OPG's first garden as you enter the complexSavin Mattozzi/ Euronews

Muchos grupos de ideología de izquierda de la ciudad han hecho exactamente lo mismo en la última década: encontrar estructuras abandonadas y renovarlas para ponerlas al servicio de la comunidad. Estos espacios se llaman centri sociali (centros sociales) y están repartidos por toda la parte urbana de Nápoles. Uno de los mayores centri sociali es Ex OPG, en el barrio de Materdei.

PUBLICIDAD

El edificio que ahora sirve a la comunidad era un antiguo convento franciscano convertido en hospital psiquiátrico y abandonado en 2008. En 2015, un grupo de estudiantes, trabajadores y activistas ocuparon el edificio abandonado para crear un espacio al servicio de la comunidad.

Situado justo encima de una intersección extremadamente transitada, cuanto más te acercas a la entrada del edificio, más se escucha el bocinazo de los coches y el zumbido de los ciclomotores se convierte en un sonido lejano.

Aunque los jardines de Ex OPG no son necesariamente la pieza central del complejo, cumplen la misma función que los demás espacios, donde personas de toda condición pueden escapar del caos de la ciudad y estar tranquilas un rato.

Floriana, de 18 años, es una activista que participa a menudo en Ex OPG y afirma que los espacios verdes de Nápoles pueden servir para algo en particular.

"Está demostrado que estos espacios no sólo calman a la gente, sino que también reducen la delincuencia", explica. "Existe la oportunidad de tener muchos más espacios verdes en la ciudad. Sólo hay que encontrarlos y arreglarlos".

PUBLICIDAD

Futuro de los espacios verdes en Nápoles

Múltiples estudios señalan que el mantenimiento de espacios verdes en entornos urbanos puede contribuir a reducir la delincuencia. Mientras que otros estudios demuestran que los espacios verdes pueden tener un impacto positivo en el confort general de las personas y en la reducción de la temperatura.

Lo difícil en una ciudad como Nápoles es encontrar zonas para crear esos espacios.

La solución podría estar delante de las narices de la ciudad. Nápoles tiene cientos de espacios abandonados, desde iglesias a antiguos hospitales, pasando por viejos edificios residenciales con patios cubiertos de maleza que llevan años abandonados.

Un grupo de investigadores dirigido por el profesor Pasquale Miano, de la Universidad de Nápoles Federico II, busca la forma de conectar todos los espacios verdes abandonados de la ciudad y hacerlos accesibles al público. La idea se desarrolló para el Proyecto Nacional de Investigación de 2016 "La ciudad cuidada y el cuidado de la ciudad".

Si el proyecto se llevara a cabo según lo previsto, podría transformar por completo la forma en que se utilizan los espacios verdes en la ciudad portuaria mediterránea.

PUBLICIDAD

Aunque Nápoles sigue luchando económicamente y la perspectiva de cualquier gran proyecto de desarrollo verde parece un sueño lejano, Simone cree que los efectos de un proyecto de este tipo tendrían un impacto inmediato en la calidad de vida de las personas en la ciudad.

"Si cuidamos de la ciudad, la ciudad cuidará de nosotros a cambio", zanja.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Las mejores cosas que hacer y ver en Europa esta semana

'Spanglish': ¿Qué son las lenguas híbridas?

El Gobierno español cataloga más de 5.000 objetos robados durante el franquismo