EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Conozca al artista español de las redes sociales que le dice a Europa que se ame a sí misma

Una de las pegatinas de Jorge Villegas en la Terraza del Pincio de Roma, que dice (trad.) "Un bonito lugar para decir 'te quiero'". Martes 8 de agosto de 2023.
Una de las pegatinas de Jorge Villegas en la Terraza del Pincio de Roma, que dice (trad.) "Un bonito lugar para decir 'te quiero'". Martes 8 de agosto de 2023. Derechos de autor Andrea Carlo Martinez
Derechos de autor Andrea Carlo Martinez
Por Andrea Carlo
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Euronews Cultura habla con Jordi Villegas, el artista callejero de 28 años que salpica las calles de Europa con mensajes acerca de monumentos históricos... y sobre cómo deben sentirse los transeúntes con ellos mismos.

PUBLICIDAD

"Algunas cosas es mejor no decirlas", como dice el viejo refrán.

Pero no para un hombre.

Te presentamos a Jordi Villegas, el joven artista callejero español que ha llenado las ciudades europeas de mensajes escritos en su lengua materna, diciendo al público las verdades tácitas sobre los lugares que visitan y cómo deberían sentirse en sus vidas.

En la terraza del Pinciano de Roma, lugar emblemático donde las parejas admiran el panorama onírico de la Ciudad Eterna, su pegatina informa a los transeúntes de que es un "bonito lugar para decir te quiero".

En un buzón de España, llegó a las mentes y los corazones de muchos separados de sus seres queridos: "No quiero escribirte: Quiero verte", deja leer el mensaje.

Esta máxima romántica ya ha calado en muchos internautas: Villegas ha acumulado decenas de miles de seguidores en las redes sociales.

¿Es el mensaje de Villegas una forma de humor irónico, una parodia juguetona de los tópicos y clichés románticos asociados a lugares turísticos trillados? ¿O está intentando devolver a las calles europeas un romanticismo juvenil y desenfadado? Euronews Culture se lo pregunta a él mismo.

El hombre detrás de las palabras: ¿Quién es Jorge Villegas?

Villegas, de 28 años, procede de la ciudad de Lleida, no muy lejos de Barcelona, donde empezó a publicar sus mensajes inspiradores hace seis años.

"Llevo años escribiendo, me encanta crear mensajes de quita y pon, y alegrarle el día a la gente", explica a Euronews Culture.

"Pero esta iniciativa, la de pegar carteles, la vi como algo diferente: es hacer arte para la gente. Empezó a raíz de un mensaje que quería escribir sobre el amor propio y la salud mental".

Jordi Villegas
Different stickers by Jordi Villegas.Jordi Villegas

La obra de Villegas combina a la perfección el arte callejero y los mensajes en las redes sociales, y se sitúa entre ambos. Sus pegatinas se cuelgan tanto en las paredes como en las aplicaciones y todas ellas aparece cuenta de Instagram. Las obras comparten un mismo estilo: una firma, una marca de agua y una astuta estrategia de marketing, todo en uno.

Algunos de sus mensajes son perogrulladas de autoayuda: "Prioriza tu salud mental", "Si lees esto, recuerda que te quiero", etcétera.

Otros, de un romanticismo nostálgico, casi cinematográfico, juegan con la iconografía de lugares y objetos concretos.

"Tengo el Coliseo delante de mí y sólo te miro a ti", se puede leer en una pegatina colocada frente al anfiteatro de Roma, de 1 943 años de antigüedad.

"Dile que la quieres", incita otro de sus carteles, garabateado en el teléfono de una cabina telefónica.

Algunas de sus obras llegan incluso al terreno del arte conceptual o de la performance. Un cartel, que decía "La vida se escurre como el agua, hay quien sólo busca el fuego", fue incendiado y el vídeo colgado en sus canales de Internet.

Sin embargo, la obra de Villegas está muy alejada de técnicas o maestrías artísticas específicas, y se basa únicamente en el mensaje que transmite.

De hecho, uno podría preguntarse qué estilo describe mejor la naturaleza de la obra de Villegas: "arte callejero", "poesía callejera" o simplemente una forma más pública de mensaje de autoayuda. Villegas, en cambio, rehúye estas categorías tan estrechas.

PUBLICIDAD

"Me considero una persona como las demás, libre en mis actos, en mis decisiones y con libertad para expresarme", explica a Euronews Culture, "y la mejor forma de expresarme es escribiendo, escribiendo para la sociedad, para la gente, para los que me encuentran por la calle. Sólo me gustaría que con el tiempo se me reconociera como el escritor de esas frases y carteles".

A pesar de todo, Villegas califica claramente su trabajo como "arte", y no tiene problemas en identificar su creación favorita hasta el momento.

"La que más me gustó fue una lámina que puse en un puente de mi ciudad el día de San Valentín que decía: 'No te olvides que dar siempre suma, amar(se) también sana'", afirma.

Una creciente presencia en las redes sociales

Si hasta ahora la obra de Villegas sólo podía encontrarse en su tierra, el joven creativo, animado por la buena acogida que ha tenido su trabajo, ha salido de España para llegar a otras capitales europeas, como París, Roma y Lisboa, donde ha colgado más de 60 pegatinas.

"Vi que la iniciativa contribuía a la sociedad, la gente tomaba mis frases como una forma de ayuda y decidí seguir con esto".

PUBLICIDAD

Y sus creaciones han empezado a calar entre el público.

Villegas ha acumulado más de 28 000 seguidores en Instagram y casi 25 000 en TikTok, y sus dos vídeos fijados han conseguido más de un millón de visitas cada uno.

Las respuestas de sus seguidores y otros entusiastas de su trabajo han sido, cuando menos, alentadoras. Sus vídeos están repletos de innumerables mensajes de apoyo.

"Mucha gente me ha escrito y me ha dicho que la frase [que vieron] estaba hecha para ellos, que esa frase es lo que necesitaban leer ese mismo día. Parece que en algunos casos están creando un proceso de curación, y eso me emociona".

¿Su respuesta favorita hasta ahora?

PUBLICIDAD

"La frase que más me ha gustado ha sido: 'Cada mañana, antes de ir a trabajar y de acompañar a mis hijos al colegio, pasamos por delante de [tu] cartel para leerlo'".

"Otros mensajes que me han gustado han sido: 'Voy a visitar España para ver tus frases', o 'Me encantaría que pusieras alguna frase en Chile'".

Jordi Villegas
Villegas's Rome stickersJordi Villegas

'Un lugar para decir te quiero': ¿Ingenio irónico o romanticismo impenitente?

Tomados al pie de la letra, los cromos de Villegas rebosan esperanza, optimismo y ganas de vivir. Sin ningún atisbo de cinismo, son una celebración desenfrenada del amor y de todo lo que puede ofrecer.

Pero, como ocurre con muchas obras de arte, uno se pregunta si debe leer más allá de las líneas para descubrir un mensaje subyacente.

El romanticismo descarado de sus pegatinas, especialmente cuando se yuxtaponen con sus reconocibles telones de fondo, también podría parecer que se burlan del simbolismo trillado del romance moderno.

PUBLICIDAD

Desde lo majestuoso -el Coliseo y la Fontana di Trevi- hasta lo más diminuto -un buzón y una cabina de teléfono-, Villegas coloca sus obras sobre objetos que se han convertido en tropos bien identificados de la iconografía romántica y el "porno nostálgico".

El buzón, por ejemplo, es la imagen central de la novela romántica "Every Breath", escrita nada menos que por el rey de las novelas lacrimógenas, Nicholas Sparks.

O la cabina telefónica: el telón de fondo de muchos vídeos musicales y películas.

De hecho, las redes sociales -la principal plataforma de Villegas- están saturadas de contenidos que juegan con estos clichés, a menudo con fines comerciales. El "bloguero de viajes" o "influencer", que publica fotos en lugares urbanos emblemáticos, es ahora un negocio potencialmente lucrativo.

Pero Villegas confirma que su trabajo carece de ironía o sátira intencionadas: más bien pretende suscitar emociones positivas.

PUBLICIDAD

"Cuando viajé a Roma, escribí muchas frases que realmente tenían que ver con el concepto de romanticismo", explica a Euronews Culture. "Pensé que el mejor sitio para ponerlo era en un lugar donde se pudiera ver toda Roma, o por ejemplo en la fuente de Trevi".

"No lo hice para romantizar el lugar", añadió, "sino porque creo que mucha gente, quizá parejas, van a lugares así, a contemplar esas vistas. Leer ese mensaje es como algo ideal para [esas] personas".

Roma: Donde la inspiración brota eterna

Las pegatinas de Villegas adornan ahora las calles de varias ciudades de Europa. Pero pocas ocupan un lugar tan querido en su corazón como la propia Ciudad Eterna.

"Es y será [para siempre] una ciudad especial, mágica, llena de historia y de arte", explica a Euronews Culture. "Y obviamente quería dejar mi pequeña huella de arte en esta ciudad, con diferentes mensajes de amor, salud mental y motivación".

"Fui a viajar por Italia de niño y siempre he querido volver, y ahora que surgía la oportunidad, quería hacer algo especial para toda la gente de Roma", añadió.

PUBLICIDAD

Y Roma no es ajena a la gente que deja su huella en las calles de la ciudad: desde los antiguos grafitis romanos, pasando por las "Pasquinadas" -poemas satíricos colocados cerca de la estatua del mismo nombre-, hasta los adolescentes de hoy en día que garabatean frases de amor en los muros de la ciudad.

Está claro que la capital italiana es una gran fuente de inspiración para este joven creativo. Pero en cuanto a cómo se sitúa entre la legión de otros aspirantes a artistas y poetas que comparten y dónde radican sus inspiraciones, cita pocas fuentes de inspiración.

"Sinceramente, cuando empecé a escribir, lo hice a raíz de alguna palabra que escuché, algún sentimiento que visualicé en conversaciones con amigos, y quise expresarlo utilizando la palabra escrita", declaró. "La gente siempre te estimula, pero no hay mejor inspiración que uno mismo cuando eres el creador de tu arte".

En las autodescripciones no aparecen temas políticos, lo que puede parecer una contradicción, dado que pocos son tan intrínsecamente políticos como el arte callejero.

Banksy, el artista callejero por excelencia e ídolo de Villegas, ha ridiculizado y representado en sus plantillas un amplio abanico de cuestiones sociales. El arte callejero no sólo toma y transcribe a menudo el pulso de la sociedad, sino que sigue siendo una forma de arte político en su propia esencia, sobre todo si se tiene en cuenta que muchas formas de arte callejero, el graffiti en particular, rozan la ilegalidad.

PUBLICIDAD

No para Villegas.

"En las aproximadamente 60 creaciones que he hecho, no hay ni una sola que hable de política", afirma, "_no es lo mío. No creo que sea un tema en el que me tenga que meter. Pero sí creo que mi objetivo está en el camino de crear un mensaje socia_l".

Puede que este artista de 28 años no esté aquí para hacer una declaración revolucionaria. Pero en medio de una horda de artistas que sienten la obligación -incluso el deber- de criticar, condenar e impregnar su obra de profundidad política, el rechazo de Villegas a tales cánones parece una declaración en toda regla.

"Espero convertirme en un artista para el bien de la sociedad, ya sea con fines motivacionales, de amor propio, curativos, de salud mental", subraya, "al fin y al cabo, mis frases [pueden] ayudar cuando la persona que las lee empatiza y ve que la frase está hecha para ella".

Al abrazar la gratitud radical y un optimismo romántico desvergonzado, ha creado una distintiva : una marca que podría calentar el corazón de una Europa agotada por años de pandemia y vicisitudes económicas.

PUBLICIDAD

"Quiero dar espacio, dar luz, a los temas que nos hacen bien", concluyó. "Mi trabajo es escribirlos para hacerlos visibles en las calles de este maravilloso mundo".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

No more lies | El artista turco que cubre muros de verdades

'Spanglish': ¿Qué son las lenguas híbridas?

El Gobierno español cataloga más de 5.000 objetos robados durante el franquismo