La composición musical más larga de la historia cambia de acordes por primera vez en dos años

Un cambio de acorde previo en 2020 en el órgano especialmente diseñado que está tocando una versión de 639 años de la composición de John Cage.
Un cambio de acorde previo en 2020 en el órgano especialmente diseñado que está tocando una versión de 639 años de la composición de John Cage. Derechos de autor Markus Schreiber/AP Photo
Por Anca Ulea
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La pieza, titulada "As Slow As Possible" (Tan lento como sea posible) del fallecido compositor estadounidense John Cage, no terminará hasta el año 2640. El próximo cambio de acordes será dentro de 2 años.

PUBLICIDAD

Cuando algo ocurre en contadas ocasiones, solemos decir "una vez en la vida". Pero también podríamos decir "una vez en un cambio de acordes en el Organ2/ASLSP de John Cage". Claro, es prolijo. Tal vez por eso nunca caló. Pero una cosa es segura: la composición musical, que empezó a sonar en una antigua iglesia de Alemania, se toca tan despacio que cualquier cambio menor de acordes, que tiene lugar, bueno, una vez en una luna azul, se convierte en noticia internacional.

Eso es lo que ocurrió ayer, lunes 5 de febrero, cuando empezó a sonar una nueva nota en la pieza: el primer cambio que se produce en dos años. Este es el aspecto que tenía la última vez que se produjo un cambio importante, después de 7 años con las mismas notas. Multitudes abarrotaron la pequeña iglesia para presenciar el cambio de acordes, algunos comprando entradas con años de antelación.

La oleada de atención no es más que un parpadeo en el radar de una obra que ya lleva sonando 21 años y que se prevé que continúe sonando otros 616.

Escrita originalmente para piano en 1985, Cage adaptó la pieza en un arreglo para órgano antes de morir en 1992. El compositor experimental estadounidense nunca especificó cuánto tiempo debía tocarse la pieza, dejando una única nota críptica: "ASLSP", que significa "tan lenta y suavemente como sea posible".

La mayoría de sus interpretaciones han durado entre 20 y 70 minutos, pero en 2001 la John Cage Organ Foundation de Halberstadt (Alemania) decidió ir más allá, acordando que 639 años era un tiempo razonable para honrar los deseos de Cage. La cifra es históricamente significativa para la pequeña ciudad alemana: representa el número de años transcurridos desde la construcción del primer órgano gótico de 12 tonos del mundo en Halberstadt (1361) hasta el nuevo milenio.

Consideraciones técnicas

¿Cómo puede tocarse una pieza durante más de medio milenio? Sería imposible esperar que un músico mantuviera pulsadas las teclas durante tanto tiempo, así que el equipo de Halberstadt decidió utilizar pequeños sacos de arena para mantener el sonido.

Pequeñas bolsas de arena se colocan en las teclas para mantener la misma nota hasta que sea el momento para el siguiente acorde que se toca.
Pequeñas bolsas de arena se colocan en las teclas para mantener la misma nota hasta que sea el momento para el siguiente acorde que se toca.Eckehard Schulz/AP

El instrumento hace el resto: los órganos pueden mantener el sonido indefinidamente. Este órgano en concreto está equipado con los tubos justos para tocar las teclas necesarias para la composición. Una máquina de viento electrónica mantiene el flujo de aire. En cuanto a la interpretación de la pieza, la primera parte fue fácil: la composición empieza con una breve pausa que, ajustada a la duración del nuevo maratón, supuso 17 meses de silencio. Hasta la fecha, sólo se han tocado un puñado de notas en la pieza de 8 páginas.

El órgano de madera especialmente diseñado tiene tantos tubos como sea necesario para tocar las escasas notas de la composición.
El órgano de madera especialmente diseñado tiene tantos tubos como sea necesario para tocar las escasas notas de la composición.Markus Schreiber/AP Photo

Continuación de un provocativo legado musical

Si alguien podría apreciar el proyecto experimental del órgano de 639 años, probablemente sería John Cage. El compositor estadounidense era conocido por ampliar los límites de su arte más allá de lo que el público se sentía cómodo. Su pieza más famosa se llama "4'33", y pide a los intérpretes que permanezcan sentados en silencio ante su instrumento durante 4 minutos y 33 segundos.

La pieza sigue confundiendo y enfureciendo al público que no está familiarizado con ella. Algunas personas incluso abandonan las salas de conciertos enfadadas cuando se dan cuenta de que han pagado para ver a un músico que no toca. Para Cage, sin embargo, encarnaba su visión zen del mundo, obligando al público a estar más presente y a comprometerse realmente con los sonidos que le rodeaban. La pieza es diferente cada vez, dependiendo del lugar, el público y el entorno.

El compositor estadounidense John Cage a los 70 años en París después de recibir el más alto premio de cultura francesa, Comandante de Artes y Letras en 1982.
El compositor estadounidense John Cage a los 70 años en París después de recibir el más alto premio de cultura francesa, Comandante de Artes y Letras en 1982.Suzy Patterson/AP Photo

Más que nada, quizá incluso la música, Cage amaba los sonidos. "Me encantan los sonidos tal y como son", dijo antes de morir. "Y no necesito que sean nada más de lo que son. No quiero que sean psicológicos. No quiero que un sonido finja que es un cubo, o que es presidente, o que está enamorado de otro sonido. Sólo quiero que sea un sonido".

Al estirar la composición de Cage hasta los límites de la comprensión humana, el John Cage Organ Project descompone de hecho la música en sonido puro, creando notas que se convierten en una característica de su entorno. En todo caso, se trata de un tributo apropiado a un compositor que no tuvo miedo de romper nuestra comprensión de lo que puede ser la música. El próximo cambio de acordes tendrá lugar el 5 de agosto de 2026, según el sitio web del proyecto. Así que no olviden marcar sus calendarios.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Arqueólogos descubren en el centro de Londres una extraordinaria cama romana de 2.000 años de antigüedad

Una disputa de licencia podría hacer desaparecer a tus artistas favoritos en TikTok

Olvídate de Coachella: los festivales europeos de música de 2024 que no te puedes perder