Eclipse total del arte: Cómo la desaparición del sol ha cautivado durante mucho tiempo la imaginación creativa

La desaparición del sol siempre ha cautivado la imaginación humana
La desaparición del sol siempre ha cautivado la imaginación humana Derechos de autor Credit: Wikimedia Commons/Sotheby's/Canva
Derechos de autor Credit: Wikimedia Commons/Sotheby's/Canva
Por Christian Moore
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El próximo eclipse total de sol del 8 de abril, que durante unos minutos parecerá a muchos que se ha apagado el sol, ya está proyectando una amplia sombra.

PUBLICIDAD

Se espera que una cuarta parte de los ciudadanos estadounidenses se desplacen a los distintos lugares donde el eclipse podrá verse en su máximo esplendor, por no hablar de las legiones de observadores del cielo que tienen previsto viajar desde el extranjero.

Pero, ¿por qué este acontecimiento, que volverá a repetirse en 2044, está recibiendo tanta atención, con cobertura en directo ya confirmada a través de populares plataformas de noticias y streaming para quienes no puedan hacer el viaje?

Además de tener lugar en una parte del mundo conocida por su capacidad para promocionar casi cualquier acontecimiento con tal de ganar dinero, un breve repaso a la historia de los eclipses en el arte y la literatura podría darnos alguna pista de por qué este acontecimiento en particular está cautivando la imaginación del público.

Representaciones artísticas a través de los tiempos

La elevación de la cruz por Peter Paul Rubens.
La elevación de la cruz por Peter Paul Rubens.Credit: Wikimedia Commons

Desde el antiguo Egipto, los eclipses casi siempre se han considerado malos augurios. Para esta civilización primitiva, si el sol desaparecía repentinamente del cielo, es que los dioses tenían algún asunto maligno entre manos. El día y la noche, el sol y la luna, deben permanecer separados. De lo contrario, se avecinan problemas.

No en vano, pintores renacentistas comoRubens incluyeron eclipses en las representaciones de la crucifixión de Cristo, símbolo de la esperanza borrada por la oscuridad.

El pintor expresionista austriaco Egon Schiele hizo referencia a este tropo en su cuadro de 1907 "Crucifixión con sol oscurecido", donde la única luz de la escena emana de un fantasmal segundo sol: la aureola de Cristo.

Crucifixión con sol oscurecido por Egon Schiele.
Crucifixión con sol oscurecido por Egon Schiele.Credit: Sotheby's Images

A principios de la Edad Moderna, la idea de que los eclipses anunciaban malas noticias empezó a tomar cuerpo como un presagio más político que religioso. Los ciclos del día y la noche, de la luz y la oscuridad, se asociaron a los ciclos de la política.

En la tragedia de Shakespearede 1605 "El Rey Lear", Gloucester observa: Estos eclipses tardíos de sol y luna no nos auguran nada bueno". Medio siglo después, John Milton escribió en "El paraíso perdido" que el sol:

En sombrío eclipse desastroso crepúsculo arroja

En la mitad de las naciones y con miedo al cambio

Deja perplejos a los monarcas
John Milton

No es difícil deducir de ello por qué, en un año en el que casi la mitad de la población mundial acudirá a las urnas, muchas de ellas amenazando con elegir a alarmantes candidatos del "cambio", este próximo eclipse podría estar hablando más que nunca a nuestro inquieto mundo.

Tampoco es difícil imaginar que en esta ocasión se repitan escenas como las descritas por el diarista John Evelyn, en 1652, de un eclipse solar que "alarmó tanto a toda la nación que casi nadie quiso trabajar ni salir de sus casas; tan ridículamente abusaron de ellos los bribones e ignorantes observadores de las estrellas".

Pero, a pesar de que en este momento existe un gran potencial catastrofista, no tiene por qué ser así. En los últimos cien años, los artistas han representado los eclipses de formas muy diversas, no todas ellas de un modo lúgubre. Emily Dickinson, por ejemplo, tiene un precioso poema sin título cuya primera estrofa dice:

Sonaba como si las calles estuvieran corriendo

Y luego - las calles se detuvieron -

Eclipse - era todo lo que podíamos ver en la Ventana

Y Awe - era todo lo que podíamos sentir
Emily Dickinson
Sam Worthington en Avatar: El camino del agua (2022).
Sam Worthington en Avatar: El camino del agua (2022).Credit: 20th Century Studios/Lightstorm Entertainment

Más recientemente, los eclipses han ocupado un lugar destacado en la cultura popular, desde Stephen King a Stephenie Meyer, pasando por Avatar: el último maestro del aire o Avatar: la forma del agua.

Y quizá las estadísticas confirmen que, en su mayor parte, estos fenómenos perturbadores siguen considerándose malos augurios. Pero en el mejor arte siempre hay una luz que sale de detrás de la oscuridad.

Virginia Woolf, que vivió un eclipse solar en 1927, describe en su diario la inmersión inicial en la oscuridad: "De repente, la luz se apagó. Habíamos caído. Se había extinguido. La tierra estaba muerta".

Pero entonces, justo cuando el terror del momento se apodera de los observadores del cielo reunidos, vuelve el color: "Al principio con un milagroso brillo y etéreo, después casi normal, pero con una gran sensación de alivio. Fue como una recuperación". Porque lo que es importante recordar con todos estos eclipses, reales o ficticios, es que la oscuridad que traen consigo es fugaz: pasará.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Lo que hay que saber sobre el eclipse total de sol que cruzará Norteamérica en abril

El "anillo de fuego" hipnotiza a miles de personas en América

Impresionante eclipse solar híbrido, visible desde Oceanía y el Sudeste Asiático