El arte del retrato político: Las fotos de boxeo de Emmanuel Macron hacen alarde de su poder

Una foto oficial que muestra a Emmanuel Macron golpeando un saco de boxeo.
Una foto oficial que muestra a Emmanuel Macron golpeando un saco de boxeo. Derechos de autor Credit: Soazig de la Moissonnière / Présidence de la République
Derechos de autor Credit: Soazig de la Moissonnière / Présidence de la République
Por Theo Farrant
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Desde las pinturas históricas hasta las fotografías cuidadosamente escenificadas, la representación visual de las figuras políticas desempeña un papel crucial en la formación de la opinión pública.

PUBLICIDAD

Los dientes apretados. El ceño fruncido. Los bíceps abultados. Los europeos enarcaron las cejas cuando su fotógrafo oficial, Soazig de la Moissonnière, publicó en Instagram dos fotos en blanco y negro del presidente francés Emmanuel Macron dándole a un saco de boxeo.

En seguida, los usuarios de las redes sociales no pudieron evitar establecer comparaciones entre Macron y el legendario boxeador de ficción Rocky Balboa.

Otros no pudieron resistirse a burlarse del momento elegido para estas imágenes, que aparecieron cuando Macron instó a Europa a endurecer su respuesta a las acciones de Rusia en Ucrania. Algunos incluso especularon que Macron podría estar preparándose para un enfrentamiento con el presidente ruso Vladimir Putin, que no es ajeno a mostrar su propia destreza atlética en sesiones de fotos.

Pero esto no es nada nuevo. La política y el retrato llevan mucho tiempo entrelazados. Desde las majestuosas pinturas del pasado hasta las instantáneas más cándidas, echemos un breve vistazo a otros ejemplos de cómo los dirigentes han utilizado el retrato en su beneficio.

Napoleón el Grande

Napoleón cruzando los Alpes por Jacques-Louis David.
Napoleón cruzando los Alpes por Jacques-Louis David.Credit: Wikimedia Commons

De un francés a otro. El dramático retrato de Jacques-Louis David de Napoleón Bonaparte a horcajadas sobre un semental salvaje ha trascendido su condición de mera obra de arte para convertirse en un símbolo perdurable de la destreza militar de Napoleón durante las tumultuosas Guerras Napoleónicas.

El cuadro contribuyó a elevar al pequeño cabo a la categoría de héroe casi mítico a los ojos de muchos miembros de la sociedad francesa.

Aunque la obra de David es probablemente la representación más famosa de Napoleón, es sólo una de las muchas encargadas durante su reinado. En la época de Napoleón proliferaron los retratos, y el Estado francés encargó a pintores y escultores la realización de cientos de imágenes que representaban al líder en diversas poses y escenarios.

Monarcas majestuosos

Retrato de Enrique VIII por Hans Holbein el Joven (1537).
Retrato de Enrique VIII por Hans Holbein el Joven (1537).Credit: Wikimedia Commons

La familia real británica también empleó un enfoque similar a lo largo del tiempo. En la que quizá sea la representación más icónica de Enrique VIII, Hans Holbein el Joven, originario de Alemania, pintó este retrato del rey inglés en 1537, apenas un año después de ser nombrado su pintor oficial. 

Es la máxima muestra de la autoridad y grandeza del monarca. Su postura dominante, de pie y orgullosamente erguido, ricamente vestido y mirando directamente al espectador, emana un aire de dominio. Con las piernas separadas y los brazos a los lados, mantiene una postura que recuerda a la de un guerrero.

Originalmente formaba parte del Mural de Whitehall, que representaba a la dinastía Tudor en el palacio de Whitehall, Westminster, pero fue destruido por las llamas de un incendio en 1698.

Humanizar al político

Angela Merkel en la portada de la revista TIME (2015).
Angela Merkel en la portada de la revista TIME (2015).Credit: TIME

He aquí un ejemplo notable de retrato pintado contemporáneo: el artista Colin Davidson, de Irlanda del Norte, emprendió la tarea de retratar a la canciller alemana Angela Merkel para la revista Time en 2015.

Alejándose de la típica rigidez asociada a menudo con el retrato político, el enfoque de Davidson pretendía descubrir la profundidad de la humanidad que se esconde tras la imagen pública de Merkel.

"Lo que quería hacer era retratar eso, de modo que cuando la gente mirara su cara y sus ojos en el retrato se percibiera un sentimiento de empatía y compasión", dice Davidson.

El león rugiente

El león rugiente (Retrato de Winston Churchill) de Yousuf Karsh (1941).
El león rugiente (Retrato de Winston Churchill) de Yousuf Karsh (1941).Credit: Wikimedia Commons

Ahora entramos en el terreno de la fotografía. El retrato de Winston Churchill realizado por Yousuf Karsh durante la Segunda Guerra Mundial es un ejemplo perfecto de cómo una fotografía puede captar el estado de ánimo y la esencia de una figura influyente.

La sesión fotográfica duró apenas dos minutos, como recuerda Karsh: "No estaba de humor para retratos y dos minutos fue todo lo que me permitió".

En un acto de audacia, Karsh arrebató un puro de la boca de Churchill, lo que dio lugar a una fotografía en la que Churchill aparecía ferozmente hostil. Karsh reflexionó más tarde: "Cuando volví a mi cámara, parecía tan beligerante que podría haberme devorado".

La postura y la expresión de Churchill reflejan los sentimientos imperantes en tiempos de guerra en el Reino Unido, simbolizando la persistencia frente a un enemigo que todo lo puede.  El Museo de Arte Fisher de la USC elogió el retrato como un "retrato desafiante y ceñudo [que] se convirtió en un icono instantáneo de la postura británica contra el fascismo".

Putin en poni

Vladimir Putin con el pecho desnudo durante unas vacaciones en Siberia.
Vladimir Putin con el pecho desnudo durante unas vacaciones en Siberia.Credit: Alexei Druzhinin/Sputnik/AP

Por último, nos encontramos con esta elaborada sesión de fotos de 2009 en la que Putin, con el torso desnudo, monta a caballo por los parajes naturales de Siberia, representándolo como un rudo hombre de campo.

PUBLICIDAD

Aunque para muchos la imagen podría evocar divertidos paralelismos con un supervillano a lo James Bond, para los rusos resuena más profundamente con las figuras heroicas del folclore del país que montaban a caballo y protegían a la nación de amenazas externas.

"Intentan jugar con las tradiciones populares rusas", afirma Yevgenia Albats, redactora de la revista política New Times. "El mensaje es: Soy la dueña del universo ruso", dijo, "voy a nuestras raíces, a la naturaleza, a la tierra que no está ocupada por nadie. Soy el único guerrero de estas tierras". 

Muchos han establecido comparaciones entre las fotografías de boxeo de Macron y esta exhibición de machismo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Alemania, Francia y Polonia anuncian medidas para acelerar el suministro de armas a Ucrania

Macron asegura que "Todas las opciones son posibles" en la guerra de Ucrania

La hija de Brigitte Macron publica su primera novela y aborda las calumnias sobre su madre