This content is not available in your region

Los científicos consideran que 'colgar' a los rinocerontes boca abajo es vital para su conservación

Un rinoceronte negro sedado es suspendido de un helicóptero en la provincia del Cabo Oriental, Sudáfrica.
Un rinoceronte negro sedado es suspendido de un helicóptero en la provincia del Cabo Oriental, Sudáfrica.   -   Derechos de autor  Warren Smart / WWF / Green Renaissance
Por  Maeve Campbell & Euronews

Suspender a los rinocerontes de sus patas es una acción crucial de la conservación de la especie, según un nuevo estudio.

El rinoceronte negro está en peligro de extinción, principalmente debido a la gran demanda de cuerno de rinoceronte. Los conservacionistas llevan años buscando formas de darles una mejor protección y, a menudo, se ven obligados a implantar medidas innovadoras.

A veces, hay que trasladar a los rinocerontes en helicóptero, desde zonas silvestres inaccesibles, para ponerlos a salvo. Pero, como el transporte de estas enormes criaturas puede ser una maniobra complicada, los rinocerontes deben ser dormidos previamente. Esto permite que sean transportados por aire, cogidos por sus patas, lo que ahorra tiempo y se considera una práctica menos agresiva para los animales, según WWF.

Aunque este método de transporte se utiliza desde hace diez años, se ha debatido si los fármacos anestésicos pueden ser peligrosos cuando los rinocerontes quedan colgados boca abajo, en lugar de tumbados de lado.

Un nuevo estudio ha concluido que los rinocerontes "se comportan ligeramente mejor cuando se les cuelga de las patas y son transportados por aire", en un paso positivo hacia la conservación de la especie. La investigación se ha publicado en la revista Journal of Wildlife Diseases, dirigida por la Universidad de Cornell, en Nueva York (EE.UU.).

WWF / Green Renaissance
Un rinoceronte negro sedado es trasladado por aire en Sudáfrica, como parte del Proyecto de Expansión del Área de Distribución del Rinoceronte Negro de WWF.WWF / Green Renaissance

Más seguro de lo que pensábamos

Un equipo de investigación viajó al Parque Nacional de Waterburg, en Namibia, donde examinó a 12 rinocerontes.

"Descubrimos que suspender a los rinocerontes por las patas es más seguro de lo que pensábamos", afirma el Dr. Robin Radcliffe, profesor titular de medicina de la vida salvaje y la conservación y primer autor del estudio.

Aunque este hallazgo pueda parecer cómico, es una "información vital" para los conservacionistas que trabajan para salvar a estas criaturas en vías de extinción.

"Para mantener a los rinocerontes a salvo de la caza furtiva y distribuir a los individuos por los hábitats para que sus reservas genéticas se mantengan intactas, los equipos de gestión, a menudo, deben trasladar a los rinocerontes a zonas remotas a las que no se puede acceder por carretera o con atomóviles", afirma el estudio.

A pesar de que los fármacos tranquilizantes son potentes opiáceos, con efectos secundarios que pueden "perjudicar la salud de los rinocerontes e incluso provocar su muerte", los investigadores comprobaron que los riesgos se reducían cuando se les elevaba tras atar sus patas.

"Colgar a los rinocerontes boca abajo, realmente les ayudaba a la hora de respirar (aunque en un grado pequeño) respecto a los rinocerontes tumbados de lado", añade Radcliffe.

Warren Smart / WWF / Green Renaissance
Un rinoceronte negro suspendido de un helicóptero.Warren Smart / WWF / Green Renaissance

Aunque se trata de una buena noticia para los conservacionistas que trabajan con rinocerontes negros en terrenos escarpados, aún es necesaria más información y queda mucho más trabajo por hacer.

Elisa Allen, directora de la organización benéfica de derechos de los animales, PETA, está de acuerdo.

"El estudio saca a la luz información importante sobre el transporte seguro de rinocerontes con fines de conservación", afirma.

"Pero, por supuesto, los resultados de esta investigación deben utilizarse junto con otros esfuerzos, que incluyen la protección del hábitat, leyes más estrictas para evitar la llamada caza deportiva para la obtención de trofeos y la caza furtiva, y la aplicación adecuada de estas leyes", añade Elisa Allen.