This content is not available in your region

La ‘desintoxicación’ de la UE podría prohibir miles de sustancias químicas potencialmente peligrosas

Vista de la planta química de Evonik, en Wesseling, cerca de Colonia, Alemania.
Vista de la planta química de Evonik, en Wesseling, cerca de Colonia, Alemania.   -   Derechos de autor  AP Photo/Martin Meissner - Archivo
Por Rosie Frost & Euronews

Miles de sustancias químicas, potencialmente tóxicas o nocivas, que aún se utilizan en cosméticos, juguetes e incluso productos para bebés podrían prohibirse pronto en Europa en virtud de una nueva normativa comunitaria.

Los grupos del sector industrial afirman que hasta 12 000 sustancias químicas diferentes, presentes en el 74 % de los productos de consumo o profesionales, podrían entrar dentro de las restricciones contempladas por la UE. Será la "mayor prohibición de sustancias químicas tóxicas, jamás realizada", según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Tatiana Santos, responsable del Área de políticas de sustancias químicas de la AEMA, afirma que lo anunciado por la Comisión Europea "abre un nuevo capítulo" para hacer frente a la creciente amenaza de estas sustancias nocivas.

"La 'gran desintoxicación' promete mejorar la seguridad de casi todos los productos manufacturados y reducir, rápidamente, la intensidad química de nuestras escuelas, hogares y lugares de trabajo", afirma.

Publicada el lunes 25 de abril de 2022, la "hoja de ruta de las restricciones" utilizará las leyes existentes para prohibir las sustancias relacionadas con el cáncer, la infertilidad, la reducción de la eficacia de las vacunas y otros problemas de salud.

El plan se centra en categorías enteras de productos químicos, como los retardantes contra el fuego, los plásticos de PVC y los bisfenoles, que se utilizan para fabricar plásticos duros para artículos como, por ejemplo, botellas de agua.

También abarcará las denominadas ‘sustancias químicas eternas’, que son conocidas por el tiempo increíblemente largo que tardan en degradarse en el medioambiente.

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas revisará, periódicamente, esta lista de sustancias restringidas.

Pexels
Algunas de las sustancias, potencialmente dañinas, pueden encontrarse en productos para bebés, como los pañales.Pexels

La contaminación química ha cruzado un ‘límite planetario’

La contaminación química ya ha cruzado un ‘límite planetario’, según afirmaron los científicos a principios de este 2022. Rebasar este límite podría llevar a la ruptura de los ecosistemas y amenazar la futura supervivencia de la humanidad.

Un informe de la ONU del pasado mes de marzo también concluyó que la contaminación química podría estar causando más muertes que la COVID-19. Sus autores pedían una "acción inmediata y ambiciosa" para prohibir algunas de las sustancias tóxicas.

Por volumen, tres cuartas partes de los productos químicos producidos en Europa son peligrosos.

Se calcula que en la Unión Europea se utilizan unos 200 000 productos químicos, cuyas ventas mundiales se han duplicado con creces entre el año 2000 y 2017. Por volumen, tres cuartas partes de los producidos en Europa son peligrosos.

Esta amenaza tampoco ha pasado desapercibida, ya que el 84 % de los europeos están preocupados por el impacto de los productos químicos en la salud y el 90 % por sus efectos en el medio ambiente, según una encuesta oficial realizada por la Comisión Europea.

Dado que la industria desarrolla una nueva sustancia química, aproximadamente, cada 1,4 segundos, a la UE le resulta difícil seguir el ritmo regulando las sustancias químicas una por una. En los últimos 13 años se han prohibido unas 2 000 sustancias en el bloque comunitario, más que en cualquier otra región del mundo. Pero estas restricciones se aplican a muy pocos productos, como los cosméticos y los juguetes.

Con la nueva ‘hoja de ruta’, las restricciones legales se definirán por el miembro más dañino de la familia química. La Agencia Europea de Medio Ambiente afirma que esto debería ayudar a acabar con la práctica de la industria, de modificar ligeramente las fórmulas químicas para eludir las prohibiciones. Así, calcula que, entre 4 000 y 7 000 sustancias diferentes podrían quedar ‘fuera de la ley’ para 2030.