The Last of Us "menos zombi": cómo los hongos podrían beneficiarse del cambio climático

Access to the comments Comentarios
Por Angela Symons
Los hongos podrían beneficiarse del calentamiento global.
Los hongos podrían beneficiarse del calentamiento global.   -  Derechos de autor  Canva

**El aumento de las temperaturas puede hacer que los hongos sean más peligrosos para nuestra salud, según revela un nuevo estudio.**Mientras que las bacterias y los virus son motores bien conocidos de infecciones y enfermedades, los hongos patógenos sólo han causado hasta ahora problemas menores a las personas sanas.

Esto suele deberse a que la temperatura del cuerpo humano suele ser demasiado elevada para que los hongos infecciosos sobrevivan. Pero esto podría estar a punto de cambiar, advierten investigadores de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte.

Esto puede hacer saltar las alarmas de los fans de la exitosa serie distópica de HBO "The Last of Us", en la que un hongo adaptado al calor se apodera de los humanos.

"Es exactamente el tipo de cosas de las que hablo, ¡menos la parte zombi!", dice Asiya Gusa, coautora del estudio.

¿Qué son los hongos patógenos?

Los hongos patógenos son los que causan enfermedades en los seres humanos y otros organismos.

Entre los aproximadamente 300 hongos patógenos para el ser humano, Candida, Aspergillus y Cryptococcus son algunos de los más conocidos.

Actualmente son más peligrosos para las personas inmunodeprimidas que carecen de defensas para evitar su propagación.

¿Cómo puede el aumento de las temperaturas hacer más peligrosos a los hongos?

Se prevé que el aumento de las temperaturas aumente las enfermedades fúngicas en humanos, pero también podría agravarlas. Al estudiar el impacto del estrés térmico en los hongos, los investigadores descubrieron que el aumento de las temperaturas provocaba rápidos cambios genéticos en el hongo patógeno humano Cryptococcus.

Se descubrió que las temperaturas más altas estimulaban los "genes saltadores" del hongo, acelerando el número de mutaciones y provocando adaptaciones.

"Es probable que estos elementos móviles contribuyan a la adaptación en el medio ambiente y durante una infección", afirma Gusa. "Esto podría ocurrir aún más rápido porque el estrés térmico acelera el número de mutaciones que se producen".

Según la investigación publicada en la revista científica PNAS, esto podría dar lugar a una mayor resistencia al calor, resistencia a los fármacos y potencial de causar enfermedades.

"Se trata de un estudio fascinante, que muestra cómo el aumento de la temperatura global puede afectar a la evolución fúngica en direcciones impredecibles... Una cosa más de la que preocuparse con el calentamiento global", afirma el Dr. Arturo Casadevall, catedrático de microbiología molecular e inmunología de la Universidad Johns Hopkins.