EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La ganadería industrial está alimentando una "pandemia silenciosa"

Antibiotic use on factory farms is affecting human health.
Antibiotic use on factory farms is affecting human health. Derechos de autor AP Photo/John Locher, File
Derechos de autor AP Photo/John Locher, File
Por Nichola Daunton
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La resistencia a los antibióticos podría causar 10 millones de muertes al año en 2050. Esto es lo que se puede hacer al respecto.

PUBLICIDAD

Mientras el mundo se recupera del COVID-19 y la gripe aviar diezma las aves silvestres y de granja, nunca ha estado tan clara la relación entre la producción de alimentos y el riesgo de pandemia.

Desde las enfermedades zoonóticas (las que se transmiten entre animales y humanos, por contacto directo o indirecto) hasta la resistencia a los antimicrobianos (RAM), nuestros sistemas alimentarios industriales están creando un caldo de cultivo para virus y bacterias.

Aunque la invasión de hábitats salvajes está provocando algunos casos de propagación de virus directamente de los animales a las personas, muchos de los virus que preocupan actualmente, como la gripe aviar, se ven exacerbados por la ganadería industrial y las condiciones de hacinamiento en las que se mantiene a los animales.

Entonces, ¿de qué manera nuestro sistema alimentario actual aumenta la probabilidad de otra pandemia?, ¿qué se puede hacer para reducir el riesgo?

Resistencia a los antimicrobianos: La pandemia silenciosa

A menudo denominada "la pandemia silenciosa", según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la resistencia a los antimicrobianos se produce cuando bacterias, virus, hongos y parásitos evolucionan para resistir a los antibióticos utilizados para tratarlos. Esta resistencia hace que las enfermedades sean mucho más difíciles de tratar y aumenta el riesgo de que se propaguen.

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) puede producirse cuando los antibióticos se utilizan en exceso, ya que las bacterias que desarrollan resistencia pueden multiplicarse. La administración de antibióticos en dosis bajas también puede provocar RAM, ya que las bacterias tratadas no se destruyen y pueden desarrollar resistencia.

"Si algunas de las bacterias han desarrollado resistencia", explica Cóilín Nunan, asesor científico de la Alianza para Salvar Nuestros Antibióticos, "estas bacterias no se ven afectadas por el antibiótico y pueden seguir proliferando, propagándose de persona a persona, o de animal a animal, o de animal a persona".

¿Cómo se utilizan los antibióticos en la agricultura?

El primer antibiótico, la penicilina, fue descubierto por Alexander Fleming en 1928. En su discurso de entrega del premio Nobel en 1945, Fleming advirtió de los riesgos de administrar dosis bajas del fármaco. Pero sólo cuatro años más tarde, científicos estadounidenses descubrieron que administrar dosis bajas de antibióticos a los animales favorecía su crecimiento, y el uso de antibióticos se disparó.

Los antibióticos también se utilizaron a gran escala para prevenir enfermedades en animales sanos, a menudo como consecuencia de la falta de higiene y el hacinamiento, como explica Cóilín.

"Los sistemas alimentarios recurren muy a menudo al uso excesivo y rutinario de antibióticos, sobre todo cuando los animales se crían de forma muy intensiva, porque las enfermedades pueden propagarse con mucha más facilidad. Cuando los animales se mantienen en el interior en grandes cantidades, las enfermedades se propagan de forma muy similar a como se propagan en los seres humanos", explica el experto.

Aunque la UE prohibió en 2006 el uso de antibióticos para estimular el crecimiento, se calcula que el 66% de todos los antibióticos utilizados se siguen administrando a animales de granja, no a seres humanos. Aunque la mayor parte de la RAM sigue vinculada al uso humano, como subraya Cóilín.

"La mayor parte de la resistencia a los antibióticos en medicina humana se debe en realidad al uso humano de antibióticos. Sin embargo, hay pruebas claras de que el uso de antibióticos en las granjas también está contribuyendo, no sólo a la resistencia a los antibióticos en los animales de granja, sino también a las infecciones en humanos."

¿Cómo afecta a la salud humana el uso de antibióticos en las granjas industriales?

"Cuando se alimenta a los animales con antibióticos, algunas de las bacterias pueden desarrollar resistencia, por lo que pueden acabar con bacterias resistentes en sus intestinos", explica Cóilín.

"Y luego, en el momento del sacrificio, algunas de las bacterias acabarán contaminando la canal y cuando se manipule esa carne, o si se come cuando está poco hecha, cualquier bacteria que siga viva puede propagarse a los humanos y, en última instancia, causar infecciones resistentes".

Aunque se trata de una forma de transmisión bastante directa, las bacterias también pueden entrar en el sistema alimentario de formas menos directas. Los animales de granja excretan antibióticos a través de la orina, que acaba en los purines y el estiércol. Este estiércol se esparce por las tierras agrícolas para ayudar a fertilizar los cultivos, "por lo que podemos acabar con bacterias resistentes en los cultivos, algunos de los cuales se comen crudos", explica Cóilín.

Sin embargo, gracias a la presión de grupos como The Alliance to Save Our Antibiotics, el cambio está empezando a producirse. En enero de 2022, la UE prohibió todas las formas de uso rutinario de antibióticos en las granjas, incluidos los tratamientos preventivos en grupo. También se prohibió el uso de antibióticos para compensar una mala cría -crianza y cuidados- o una higiene deficiente.

"En teoría, es una postura muy radical", dice Cóilín, "porque gran parte del uso de antibióticos es en realidad para compensar una higiene y una cría deficientes".

"Cuando hay 30.000 o incluso 50.000 pollos en una nave, y cada pollo tiene menos espacio que una hoja A4, es inevitable que la higiene sea muy mala", asegura.

PUBLICIDAD

En el Reino Unido, una legislación similar está actualmente en fase de consulta. Aunque el gobierno británico tiene previsto adoptar muchas de las mismas leyes que la UE, existe el temor de que se omitan algunos aspectos clave.

La buena noticia es que el uso de antibióticos en las granjas del Reino Unido ha disminuido un 55% desde 2014, aunque el uso de antibióticos en la acuicultura está aumentando.

Sin embargo, gracias a la presión de grupos como The Alliance to Save Our Antibiotics, el cambio está empezando a producirse. En enero de 2022, la UE prohibió todas las formas de uso rutinario de antibióticos en las granjas, incluidos los tratamientos preventivos en grupo. También se prohibió el uso de antibióticos para compensar una mala cría -crianza y cuidados- o una higiene deficiente.

"En teoría, es una postura muy radical", dice Cóilín, "porque gran parte del uso de antibióticos es en realidad para compensar una higiene y una cría deficientes. Cuando hay 30.000 o incluso 50.000 pollos en una nave, y cada pollo tiene menos espacio que una hoja A4, es inevitable que la higiene sea muy mala" afirma. .

En el Reino Unido, una legislación similar está actualmente en fase de consulta. Aunque el gobierno británico tiene previsto adoptar muchas de las mismas leyes que la UE, existe el temor de que se omitan algunos aspectos clave.

PUBLICIDAD

La buena noticia es que el uso de antibióticos en las granjas del Reino Unido ha disminuido un 55% desde 2014, aunque el uso de antibióticos en la acuicultura está aumentando.

Michael Macor/San Francisco Chronicle via AP
Los virus se ven exacerbados por la ganadería industrial y las condiciones de hacinamiento en que se mantiene a los animales.Michael Macor/San Francisco Chronicle via AP

¿Qué hay que cambiar?

En última instancia, según Cóilín, la solución a la excesiva dependencia de los antibióticos es mejorar la cría de los animales.

"Hay una amplia gama de mejoras que podrían hacerse, como reducir las densidades de población por metro cuadrado, dar más espacio a los animales, mejorar la higiene y destetar a los lechones cuando son un poco mayores, para que estén menos estresados y sus bacterias intestinales estén más desarrolladas".

Estos cambios son cruciales si se quiere controlar la AMR. Actualmente, se predice que la AMR causará 10 millones de muertes al año en 2050, mientras que las bacterias resistentes al antibiótico de último recurso, Colistin, se encontraron en las granjas británicas en 2015.

"Algunos de estos cambios en la cría van a ser necesarios si queremos que se respete la ley y si queremos proteger los antibióticos, porque tenemos que tener en cuenta que la resistencia a los antibióticos tiene un coste enorme".

PUBLICIDAD

Pero, ¿qué ocurre con las enfermedades zoonóticas?

Aunque la RAM es una amenaza creciente, casi todas las pandemias recientes han sido causadas por zoonosis, explica Melissa Leach, directora del Instituto de Estudios sobre Desarrollo.

"Nuestros sistemas alimentarios actuales nos hacen vulnerables a la propagación de enfermedades que albergan los animales, que corren el riesgo de extenderse y afectar a las personas".

Aunque puede ser difícil determinar con exactitud la propagación -como ha demostrado el COVID-19-, en general hay tres vías principales por las que las enfermedades pueden transferirse de las poblaciones animales a las humanas, tanto directa como indirectamente.

Pérdida de hábitats y biodiversidad

La destrucción de hábitats silvestres y la pérdida de biodiversidad pueden llevar a los animales a invadir espacios humanos en busca de alimento o refugio.

En las circunstancias adecuadas, esto puede conducir a la transmisión directa de virus de la fauna salvaje a los humanos, "que es lo que algunas personas piensan que vimos con la enfermedad del virus Ébola, por ejemplo, o el virus Nipah, que ha sido un gran problema en el sudeste asiático", dice Melissa.

PUBLICIDAD

"Esto ocurre realmente cuando se pierde biodiversidad... Se puede acabar con paisajes muy empobrecidos y los tipos de animales que quedan suelen ser los que comparten virus con las personas", afirma la directora.

Con la biodiversidad mundial cayendo en picado a un ritmo alarmante -se ha producido un descenso del 69% en las poblaciones de especies desde 1970, según el Informe Planeta Vivo 2022 del WWF-, es probable que la situación empeore a menos que se restauren los hábitats.

Sistemas ganaderos industriales

Quizá uno de los mayores vectores de enfermedades sea el sistema ganadero actual. El hacinamiento de los animales, a menudo con poco espacio individual y escasa circulación de aire, hacen de las granjas industriales el caldo de cultivo perfecto para las enfermedades.

"La ganadería a gran escala y de alta intensidad, producida para reducir los precios de la carne en todo el mundo, nos ha hecho vulnerables a todo tipo de enfermedades", afirma Melissa. "Los propios animales son más susceptibles a los virus porque están en espacios reducidos y suelen tener una diversidad genética muy baja".

Cualquier enfermedad que se desarrolle corre el riesgo de contagiar a los trabajadores de las granjas, explica Melissa, y puede propagarse a los animales salvajes en los mercados locales, antes de pasar de nuevo a las poblaciones humanas, como algunos creen que ocurrió con el COVID-19.

PUBLICIDAD

Rutas comerciales

Mientras que las granjas industriales pueden actuar como caldo de cultivo de patógenos, las rutas comerciales de alimentos pueden propagarlos rápidamente por todo el mundo. Las rutas comerciales suelen cubrir distancias muy largas, con animales confinados en espacios reducidos.

"Es parte de la razón por la que los microbios se han vuelto tan móviles y por la que existe el riesgo de que un brote en un lugar se extienda y afecte a todo el mundo", afirma Leach.

¿Cómo podemos protegernos de futuras pandemias?

Aunque Leach cree que otra pandemia es inevitable, piensa que la preparación es clave para proteger a la sociedad de los peores efectos.

"Tenemos que asegurarnos de que todos los países cuentan con un buen sistema de protección social que pueda movilizarse para proporcionar ayuda alimentaria y asistencia en efectivo en caso de que se produzca otra pandemia de gran envergadura", explica.

"Mi argumento es que transformar los sistemas alimentarios para que sean más resistentes a las pandemias también implica transformar las relaciones de poder. Y eso no es fácil. Hace falta presión de todas partes y compromiso de reforma desde arriba".

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Nuevos antibióticos "cambiantes", la solución contra las superbacterias resistentes a los fármacos

Polémica en torno a las patentes de los antibióticos: ¿más exclusividad para las farmacéuticas?

"La resistencia a los antibióticos podría matarnos antes que el cambio climático"