EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

¿Cómo reducir la huella de carbono de nuestras mascotas?

El 33% de la población mundial tiene perro.
El 33% de la población mundial tiene perro. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Aoife Donnellan
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El 33% de la población mundial tiene un animal de compañía: ¿cómo calculamos su huella de carbono y qué podemos hacer para reducirla?

PUBLICIDAD

Alrededor de 90 millones de hogares de la UE tienen animales de compañía, y el 33% de la población mundial tiene perro, según un estudio reciente.

Pero, **¿deberíamos considerar el dejar de tener mascotas en favor del medio ambiente?**¿Tener un animal es peor para el medio ambiente que viajar en avión?

Según el Director General de Luxaviation, una aerolínea de lujo con sede en Luxemburgo, tener mascotas es tan contaminante como viajar en jet privado.

En su intervención en la cumbre FT Business of Luxury de mayo de 2023, Patrick Hanson afirmó que uno de sus clientes producía una media de 2,1 toneladas de CO2 al año, lo que equivale a tener tres perros.

Su estimación se basó en una calculadora de la huella de carbono en 2020 realizada por Mike Berners Lee. La organización ecologista Greenpeace calcula que los jets privados han emitido un total de 5,3 millones de toneladas de CO2 en los últimos tres años, y que el número de vuelos se disparará de casi 119.000 en 2020 a 573.000 en 2022.

También hay una gran variabilidad en la propiedad de mascotas, lo que hace que las comparaciones de jets privados como la de Hanson no sean fiables.

Pero es cierto que el número de hogares con mascotas sigue aumentando año tras año. En 2023, el 66% de los hogares estadounidenses tendrá un animal de compañía: un aumento del 10% en 35 años desde el 56% de 1988.

**Entonces, ¿cómo puedes asegurarte de que tu peludo amigo utilice los recursos del planeta con moderación?,**¿cómo afecta la alimentación de las mascotas a las emisiones?

Un factor importante a tener en cuenta en el impacto ambiental de la tenencia de mascotas es la elección de los alimentos. Según una encuesta sobre el consumo mundial de alimentos para mascotas, hay una gran variedad de un país a otro.

En EE.UU., uno de los mayores mercados mundiales de comida para mascotas, éstas se alimentan principalmente de pollo.

El mercado español se decanta por la ternera, el pescado y el pollo, así como por la comida húmeda mixta. Francia, al igual que España, prefiere una variedad de opciones, mientras que los consumidores de Grecia y la República Checa tienden a elegir carne de vacuno para sus perros.

La investigación sobre el impacto ambiental de los alimentos para mascotas es limitada, pero elegir artículos con menor contenido en carne suele reducir las emisiones.

Un estudio de 2022 concluyó que alimentar a un perro de 10 kg con comida húmeda produce 6.541 kg de emisiones de CO2 al año. Elegir comida seca para el mismo perro reduce esas emisiones a 828 kg de CO2.

El mercado de alimentos para mascotas rebosa cada vez más de alternativas sostenibles para el mejor amigo del hombre, como comidas elaboradas con insectos e ingredientes vegetales.

Reducir la cantidad de carne en los alimentos para mascotas tendrá un impacto medioambiental positivo.

Cómo elegir la mascota adecuada para su entorno

También es importante asegurarse de que los animales de compañía son adecuados para el entorno local. Dado que tanto los perros como los gatos pueden afectar a la fauna salvaje cazando y acosando a otras criaturas locales, es vital respetar el ecosistema circundante.

Elegir una raza apropiada para el clima y una que no crezca más que su entorno ayuda a reducir la necesidad de pasear o alimentar en exceso.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Una activista climática se enfrenta a 10 años de cárcel por falsificar un correo electrónico

La mayor fábrica de clonación de mascotas en China ve la demanda crecer tras la pandemia

"Libertad personal" frente a "bien común": las zonas de bajas emisiones muestran el impacto de la UE en nuestra vida cotidiana