Los grupos ecologistas se niegan a ser "tachados de enemigos" de las protestas de los agricultores franceses

Un tractor con un cartel en el que se lee "No moriremos sin decir una palabra" está aparcado en una autopista, cerca de Agen, suroeste de Francia.
Un tractor con un cartel en el que se lee "No moriremos sin decir una palabra" está aparcado en una autopista, cerca de Agen, suroeste de Francia. Derechos de autor AP Photo/Fred Scheiber
Por Rosie FrostIan Smith
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Más de 50 grupos ecologistas han emitido una declaración conjunta en la que afirman que siempre han sido aliados de los agricultores

PUBLICIDAD

Las medidas destinadas a aplacar la ira de los agricultores franceses han sido criticadas tanto por los sindicatos como por los ecologistas.

Los anuncios realizados el viernes por el primer ministro, Gabriel Attal, no satisfacen las demandas de los manifestantes, y los bloqueos y manifestaciones continúan esta semana.

El martes, cientos de tractores y pacas de heno bloquearon las carreteras que rodean París. Los manifestantes han acudido con comida, agua y tiendas de campaña, dejando claro su plan para una batalla prolongada, y se esperan más anuncios del gobierno en breve.

Pero los agricultores han encontrado un aliado aparentemente improbable en los ecologistas, que han salido a decir que su enfado es "justo y legítimo".

Aunque el endurecimiento de las políticas agrícolas ecológicas forma parte de la lista de quejas de los agricultores, los activistas climáticos se unieron a ellos el domingo, arrojando sopa a la Mona Lisa del Museo del Louvre.

"Nuestro sistema agrícola está enfermo. Nuestros agricultores se mueren trabajando", gritaban. El grupo, llamado 'Food Riposte', afirma en su página web que las políticas agrícolas del gobierno francés incumplen sus compromisos climáticos y no "respetan nuestro derecho fundamental a la alimentación".

Un agricultor encima de un tractor mientras unos campesinos bloquean una rotonda en Fontainebleau, al sur de París.
Un agricultor encima de un tractor mientras unos campesinos bloquean una rotonda en Fontainebleau, al sur de París.AP Photo/Thibault Camus

Nos negamos a que nos tachen de enemigos

Muchos grupos ecologistas reconocen que pueden parecer la oposición natural cuando se trata de reducir la burocracia medioambiental.

Pero una declaración conjunta hecha pública por más de 50 organizaciones ecologistas de Francia -entre ellas Amigos de la Tierra, Greenpeace y Extinction Rebellion- afirma que "se niegan a ser etiquetados como enemigos" de los agricultores.

"Sabemos el impacto que tiene la agricultura en el medio ambiente: la calidad de la tierra, del aire, del agua, de lo que comemos y, por supuesto, del clima, todo depende de lo que cultivamos y criamos y de cómo lo hacemos", se lee.

"Las normas medioambientales no deben atacarse indiscriminadamente, sino que deben financiarse de forma que se mantengan los ingresos y su aplicación sea compatible con las prácticas agrícolas".

La declaración añade que los grupos ecologistas llevan mucho tiempo proponiendo y apoyando políticas que ayuden a los agricultores a cambiar a otros cultivos. Dice que no se les debería dejar hacer frente a las normas ecológicas sin compensación y que no deberían tener que competir con importaciones baratas.

"Siempre hemos sido aliados de los agricultores. Y en contra de lo que dice la propaganda gubernamental o la retórica autoritaria que atiza el odio entre nosotros para sacar más dinero de nuestras vidas, seguiremos siendo sus aliados, porque es una cuestión de supervivencia".

El enfado de los agricultores es legítimo, dice Greenpeace

Greenpeace Francia también apoya las demandas de prohibición de la venta de productos agrícolas a precios inferiores a lo que cuesta producirlos, precios mínimos para los alimentos importados y controles estrictos sobre el beneficio que pueden obtener los supermercados con los productos, entre otras medidas.

"El enfado de los agricultores es justo y legítimo, y lo compartimos", afirma Sandy Olivar Calvo, responsable de agricultura y alimentación de Greenpeace Francia.

Pero hay puntos en los que ambos grupos difieren. Greenpeace cree que la visión ultraintensiva de la agricultura que dan los dos sindicatos franceses - FNSEA y Jeunes Agriculteurs - no es la respuesta y no representa las opiniones de muchos agricultores que participan en las protestas.

También tienen objeciones a algunas de las medidas del primer ministro Attal, como la anulación de una subida de impuestos sobre el gasóleo agrícola y la limitación de las objeciones de los residentes locales a los megaproyectos agrícolas. Según los defensores del clima, estas soluciones no van a la raíz del verdadero problema.

"Ni rebajando nuestras ambiciones medioambientales ni fomentando los pesticidas, los transgénicos y la hiperindustrialización de los sistemas de producción podremos salir de la crisis profunda y estructural que vivimos actualmente", añade Olivar Calvo.

"La agricultura francesa necesita una revolución completa, basada en la transición agroecológica, para garantizar unas condiciones y unos ingresos que permitan a los agricultores vivir dignamente preservando los ecosistemas que necesitan para sobrevivir."

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Milán introduce nuevas normas para mejorar la calidad del aire. Pero, ¿es la tercera ciudad más contaminada del mundo?

La Eurocámara y los Estados miembros cierran un acuerdo sobre contaminación atmosférica

Las bolsas de té y la comida para llevar están relacionadas con altos niveles de "sustancias químicas que duran para siempre"