Viaje al Pacífico Centro-Occidental, donde se pesca más de la mitad del atún del mundo

En colaboración con The European Commission
Viaje al Pacífico Centro-Occidental, donde se pesca más de la mitad del atún del mundo
Derechos de autor Euronews
Derechos de autor Euronews
Por Denis Loctier
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Aproximadamente la mitad del atún que se comercializa en el mundo se pesca en el Pacífico Occidental y Central: las Islas Marshall han tomado una serie de iniciativas para proteger un recurso económico clave.

Las Islas Marshall, una minúscula república del Pacífico, a medio camino entre Australia y Hawai, suministran la mitad del atún del mundo. Esto convierte al atolón de Majuro, donde se encuentra la capital de las Islas Marshall, en el puerto de transbordo de atún más activo del mundo.

Hay mucho en juego en esta vasta pesquería: si las poblaciones de atún se agotaran, esta nación y sus vecinos del Pacífico perderían su recurso natural vital, la clave de su desarrollo actual y su mejor esperanza para un futuro más próspero.¿Cuál es el futuro del atún y de los pueblos del Pacífico que dependen de él?

El buque de cerco lleva un mes en el mar capturando atún. Después, anclado dentro del atolón, transfiere la captura congelada a un transportista, que la transportará a una fábrica de conservas en el extranjero. 

Las autoridades pesqueras supervisan todo el proceso, nos explica Stephen Domenden, oficial de Inspección y Abordaje de Pesquerías de La Autoridad de Recursos Marinos de las Islas Marshall (MIMRA)

"Asignaremos a cada buque un observador. Así, durante el transbordo, podrán supervisar la actividad del buque y también verificar el tonelaje a bordo. Todos los cerqueros están cubiertos al 100%. Así que cuando subimos al barco, hablamos con el observador, averiguamos si todo está bien: todos los documentos y todo lo que hay a bordo está bien".

Esta estricta supervisión ayuda a mantener la pesca sostenible, impidiendo que los buques capturen más atún del que permiten sus licencias.

Esta estricta supervisión ayuda a mantener la pesca sostenible, impidiendo que los buques capturen más atún del que permiten sus licencias.
Esta estricta supervisión ayuda a mantener la pesca sostenible, impidiendo que los buques capturen más atún del que permiten sus licencias.Euronews

Es una tarea de enormes proporciones para una pequeña nación insular, pero las nuevas tecnologías lo hacen posible. El centro de control de Majuro hace un seguimiento de todos los buques pesqueros y recibe electrónicamente los registros de capturas incluso antes de que comience el transbordo.

"Para nosotros, por supuesto, es un medio de vida importante, tanto económico como de nuestra tradición y cultura. Es nuestro patio trasero. Han visto lo que forman las Islas Marshall: muy pocos recursos en la tierra, pero muchos en el océano. Es importante que lo gestionemos y lo mantengamos a un nivel en el que las poblaciones estén sanas", explica el director de la MIMRA, Glen Joseph. 

La vasta pesquería del Pacífico occidental y central, que cubre una quinta parte de la superficie de la Tierra, se gestiona de forma más sostenible que cualquier otra pesquería de atún del mundo. Este éxito se debe a la recopilación de datos de los buques pesqueros y a los estudios científicos, como los cruceros de marcado de atún.

Las Islas Marshall y ocho de sus vecinos han acordado gestionar sus pesquerías de forma colectiva. Esto reduce la incertidumbre económica causada por la migración del atún a través de sus aguas, y ayuda a las pequeñas naciones a recuperar un mayor control sobre su recurso natural.

"Antes no había límites. Pagabas tu acceso, venías y pescabas; pescaras un pez, mil o un millón, ibas. Pero al imponer un límite, de repente la responsabilidad recae en los pescadores: tienen que gestionarse dentro de la cuota que les hemos impuesto. Eso aumenta los ingresos: complementa la construcción de carreteras, hospitales, escuelas, la creación de empleo y el desarrollo económico de las islas", dice Joseph. 

Las Islas Marshall y ocho de sus vecinos han acordado gestionar sus pesquerías de forma colectiva.
Las Islas Marshall y ocho de sus vecinos han acordado gestionar sus pesquerías de forma colectiva.Euronews

Las tasas de acceso a la pesca representan la mitad de los ingresos públicos en las Islas Marshall, el 70% en Kiribati y el 80% en Tokelau. 

Pero el transbordo añade poco valor en tierra, lo que ha llevado a las Islas Marshall a invertir en nuevas empresas. Parte del atún congelado se procesa en Majuro antes de ser enviado a las conserveras.

Estos barcos pesqueros descargan aquí grandes cantidades de atún refrigerado. Se trata del pescado más fresco, de calidad sashimi, procesado para su envío aéreo en el mismo día a EE.UU., Canadá y Japón.

En las instalaciones de procesamiento de Marshall Islands Fishing Venture (MIFV), cada pieza se clasifica por tamaño y calidad, y el atún de calidad superior se corta en lomos. Un sistema informático rastrea cada pieza de pescado hasta su buque de captura.

El despiece, que requiere precisión y rapidez, emplea a trabajadores locales y extranjeros de Filipinas, China y otros países.

Las Islas Marshall están incluidas en el proyecto FISH4ACP, cofinanciado por la UE, que mejora todas las fases de la cadena de valor del atún. El sector aspira a cumplir las normas exigidas para entrar en el mercado europeo, compensando la inestabilidad de los precios del pescado en su región.

"El precio está bajando ahora, precios muy baratos en todas las zonas. Así que necesitamos más mercados, como el de la UE", opina Lin Huihe, director general de Marshall Islands Fishing Venture. 

Los pequeños Estados insulares del Pacífico han trabajado duro para salvaguardar la salud de las poblaciones de atún, su vital sustento económico. Pero sus esfuerzos pueden verse socavados por algo que escapa a su control: los efectos a largo plazo del cambio climático.

A pesar de que apenas contribuyen a las emisiones mundiales, los habitantes de las islas del Pacífico son muy vulnerables a los efectos del cambio climático. El aumento del nivel del mar provoca erosión costera e inundaciones, y los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes.

La vida bajo la superficie del océano también sufre. Los arrecifes de coral se enfrentan a la amenaza del blanqueamiento, que daña los ecosistemas marinos. Las Islas Marshall están creando zonas protegidas para ayudar a las especies locales a adaptarse y sobrevivir.

Los arrecifes de coral se enfrentan a la amenaza del blanqueamiento, que daña los ecosistemas marinos.
Los arrecifes de coral se enfrentan a la amenaza del blanqueamiento, que daña los ecosistemas marinos.Euronews

También preocupa cada vez más que los cambios climáticos puedan empujar al atún fuera de las aguas nacionales hacia alta mar, donde la pesca incontrolada no ofrecería ningún beneficio a los Estados insulares.

"Con los efectos del cambio climático, hay posibilidades de que el atún emigre y habrá menos posibilidades de producción de atún si llega ese momento, y esperamos que no llegue", detalla Bryant J. Zebedy, responsable de la Red de Áreas Protegidas de la RMI. 

En el escenario de emisiones elevadas, las capturas de atún en los Estados insulares del Pacífico pueden disminuir un 20% de aquí a 2050, lo que amenaza los ingresos públicos.

Para los isleños del Pacífico, el océano es su hogar: su mañana depende de la salud actual del océano.

"Diez, veinte o cincuenta años en el futuro - no voy a hablar por esa época, pero nos estamos esforzando para asegurar que esas personas en ese futuro puedan ser capaces de vivir y prosperar con sus recursos como marshaleses", dice Zebedy.

Periodista • Denis Loctier

Compartir esta noticia