Nueva estrategia energética para reducir la dependencia de Rusia

Nueva estrategia energética para reducir la dependencia de Rusia
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La Unión Europea importa más de la mitad de la energía que consume. Gran parte viene de Rusia y la crisis de Ucrania hace peligrar el suministro.

PUBLICIDAD

La Unión Europea importa más de la mitad de la energía que consume, gran parte viene de Rusia y la crisis de Ucrania hace peligrar el suministro. Por eso Europa busca alternativas. Este miércoles la Comisión Europea ha presentado un paquete con medidas para crear una verdadera “Unión Energética”, lo ha explicado el comisario europeo de Acción Climática y Energía, Miguel Arias Cañete: “Vamos a diversificar nuestros abastecedores de gas potenciando el llamado Corredor Sur y las conexiones con Azerbaiyán y con Turkmenistán. Buscaremos que las interconexiones con Argelia, la península ibérica y el territorio francés a través del interconector Mitcat por los Pirineos se desarrollen con más intensidad”.

La Unión tendrá que encontrar el equilibrio para garantizar la seguridad energética y cumplir con sus objetivos para reducir la contaminación. Se ha comprometido con una cuota de renovables de al menos el 27% y otro 27% de eficiencia energética de aquí al 2030. Medidas insuficientes, según algunas organizaciones ecologistas: “Si se pudiera aumentar hasta el 40%, se reduciría mucho el coste de las importaciones de gas y petróleo de Rusia u Oriente Medio y los ciudadanos podrían tener más dinero porque tendrían casas mejor aisladas, etc”, ha dicho Wendel Trio, director de Red de Acción por el Clima Europa.

Este paquete también muestra la posición de la Unión Europea de cara a la Conferencia de París sobre el Clima que se celebrará en diciembre.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE y Reino Unido acuerdan "líneas políticas generales" sobre Gibraltar

Semana Europea: Decisiones sobre clima, transparencia y migración

Bélgica investiga una red de influencia rusa sospechosa de pagar a legisladores de la UE