Afganistán ahora lucha contra la peor sequía en una generación

Afganistán ahora lucha contra la peor sequía en una generación
Derechos de autor 
Por Oscar Valero
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Las Naciones Unidas aseguran que solamente hay un 3% de la ayuda recaudada

PUBLICIDAD

Un país en conflicto permanente que no termina de levantar cabeza. Este 2019 Afganistán está bajo su enésima crisis humanitaria por la peor sequía sufrida en una generación.

Casi un tercio de la población -13 de 36 millones- no sabe si podrá comer al día siguiente.

La ONU está teniendo problemas para recaudar los 612 millones de dólares que dice son necesarios para aliviar la situación, y para ello está apelando a las instituciones europeas.

Toby Lanzer, de la oficina del Representante de Asistencia de la ONU en Afganistán, explica a euronews que solo han recibido "el tres por ciento de lo que se requiere. Creo que los 3,6 millones de personas en Afganistán que están a un paso del hambre estarán perdidos".

Este mes Donald Trump anunció que retiraría gran parte de los 14.000 soldados que tiene Estados Unidos allí, para caminar hacia el fin de casi 20 años de intervención militar.

Pero esto puede ser contraproducente, alimentando la tensión en medio de las negociaciones con los talibanes y ante las elecciones presidenciales de julio.

"Hay hambre... sobre todo hambre de paz", explica Lanzer. "Todos los pasos dados por varios países y por las diversas partes y, lo más importante, por la gente y líderes de Afganistán para poner fin a 40 años de guerra... por supuesto la paz es la prioridad número uno".

En Afganistán el 54% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y cuatro millones de sus ciudadanos están desplazados en los países vecinos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Al menos 55 elefantes mueren de hambre y sed en Zimbaue por la sequía

Afganis´tán: cuando ir al colegio es un lujo inasumible

Arranca la campaña anti-UE de Viktor Orbán con pocas opciones para la oposición