This content is not available in your region

Las caras de la pobreza energética

Access to the comments Comentarios
Por Gregoire Lory
euronews_icons_loading
Las caras de la pobreza energética
Derechos de autor  Jennifer Jacquemart/ EC - Audiovisual Service

El invierno se acerca y Véronique Duquesne está cada vez más preocupada. Esta mujer belga de 60 años se encuentra en situación de pobreza energética desde hace varios años. Hace tiempo que lleva un control de su consumo, pero con el aumento de los precios del gas y de la electricidad la situación es cada vez más crítica. Está intentando reducir aún más algunos de sus gestos habituales.

“Por ejemplo cuando me preparo una taza de té, antes usaba el microondas y ahora tengo un hervidor eléctrico y pongo solo la cantidad de agua justa para que consuma menos. Y ya. En lugar de ducharme cada día, me ducho dos veces por semana, el resto me aseo en la pila”, explica Véronique.

Véronique se siente perdida en esta situación. Dice que no puede ajustar más. Calcula sus comidas para gastar lo menos posible y según lo que esté en oferta. Antes era propietaria de un bar, pero ahora se beneficia de la tarifa social de gas, aunque no de la de la electricidad. Ahora calienta su piso una hora al día, pero si el invierno es duro tendrá que elegir entre pasar frío o acumular deudas. Para Véronique es algo insoportable. "Noto un sentimiento de revuelta ante lo que hemos vivido. Todo el mundo. La otra gente, las inundaciones y todo eso, qué va a hacer esa gente. ¡Es inhumano! ¡Es inhumano aumentar el precio de la electricidad!", protesta la mujer.

Las demandas de ayuda se multiplican en Bélgica. En la asociación en la que trabaja Stefan Goemare, Samenlevingsopbouw, **ven cada día nuevos perfiles cuya situación es más precaria. **“Normalmente tenemos contacto con personas que ya están en una situación precaria, que tienen problemas para pagar las facturas. Incluso en mi familia y mis amigos hay gente que me pregunta qué está pasando, que cómo podemos pagarlo. Dicen que no es normal. Son personas que tienen ingresos medios que también tienen dudas sobre lo que está pasando ahora”, detalla Goemare.

Durante la pandemia, el gobierno belga redujo los requisitos para obtener ayudas sociales. Pero la medida finalizará en diciembre y pone en riesgo a miles de personas en situación de pobreza energética.