Última hora
This content is not available in your region

Crisis del precio de la energía en Europa: cinco gráficos para entender por qué suben las facturas

Access to the comments Comentarios
Por Lauren Chadwick
Los precios del gas se han multiplcado por cinco en un año, empujando el precio de la electricidad.
Los precios del gas se han multiplcado por cinco en un año, empujando el precio de la electricidad.   -   Derechos de autor  DANIEL LEAL-OLIVAS / AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Los precios del gas natural se han disparado en Europa al retomar la actividad económica tras los confinamientos por la COVID-19. El precio del gas ha empujado también la electricidad, alimentando una crisis que probablemente repercutirá en las facturas de los consumidores este invierno.

El coste del gas en Europa se ha multiplicado por cinco en una año y sigue aumentando, con lo que es poco probable que la crisis remita antes de la primavera.

Los Gobiernos se apresuran a conceder subvenciones y reducir los impuestos para proteger a los consumidores.

Aquí hay cinco gráficos para ayudar a visualizar lo que está pasando en el mercado del gas.

El precio del gas natural no deja de aumentar

El precio del gas natural es seis veces superior al del año pasado y unas cuatro veces superior al de la pasada primavera.

Esto se debe a un aumento de la demanda en todo el mundo a medida que los países reinician sus economías y salen del confinamiento. Un invierno más largo y frío el año pasado y la competencia de los países del este de Asia por el gas han influido en el aumento de los precios.

También hay problemas en el lado de la oferta, con retrasos en el mantenimiento y menos inversiones que causan problemas. ´Más detalles sobre la crisis.

Estos precios del gas determinan a su vez el precio en los mercados de la electricidad, ya que más de una quinta parte de la electricidad europea procede del gas natural.

Importaciones de gas natural

La UE depende en gran medida de las importaciones de gas natural que provienen de fuera de la Unión, en un contexto de disminución de la producción propia.

La UE tuvo que importar casi el 90% de su gas natural de fuera de las fronteras europeas en 2019, según la oficina estadística Eurostat.

Rusia es el mayor exportador de gas natural al bloque, representando el 43,4% de las importaciones de fuera de la Unión Europea en 2020, seguido de Noruega.

Los analistas señalan la caída del suministro procedente de Rusia este año y se preguntan si el país ha retenido gas para forzar la apertura del recién terminado gasoducto Nord Stream 2 bloqueada por trabas administrativas y diplomáticas.

Almacenamiento de gas natural

Una de las preocupaciones en la Unión Europea este año es el almacenamiento de gas natural, que es inferior al que había en estas fechas el año pasado.

Mientras que en octubre pasado estaba en torno al 95%, en la actualidad se encuentra en torno al 75% después de que las existencias disminuyeran tras un largo invierno.

"No estamos preparados, bien preparados para navegar por la temporada de invierno, que es la época de la calefacción, así que esa es la preocupación que está haciendo subir los precios. Los comerciantes y los mercados anticipan una posible escasez de suministro en invierno, y eso está haciendo subir los precios", dijo Simone Tagliapietra, miembro del grupo de expertos Bruegel, con sede en Bruselas.

Inflación en la zona euro

El aumento de los precios del gas natural también ha hecho subir la inflación en los 19 países de la eurozona, según datos de Eurostat publicados recientemente.

La inflación se sitúa en un niveles máximos desde hace 13 años, el 3,4%, en los países de la eurozona, debido al 17,4% de inflación en el sector energético. Esta cifra es superior al -8,2% de inflación en el mismo sector el pasado mes de septiembre.

Importancia del gas natural en el consumo de la UE

El gas natural es el segundo combustible más consumido en los 27 Estados miembros de la UE, después del petróleo y sus derivados.

Aunque su consumo ha disminuido respecto a 2008, sigue siendo una gran fuente de energía. Además su precio determina los precios de la electricidad.

Algunos expertos han argumentado que parte del problema es la dependencia de los combustibles fósiles y que la transición a más energías renovables ayudará a resolver el problema.

Pero la demanda pública de combustibles fósiles también tendrá que adaptarse a un nuevo sistema que contenga más renovables.

Toda nuestra cobertura sobre la crisis de los precios de la energía en Europa.