This content is not available in your region

¿Qué pasará si Rusia deja de sumnistrar gas a Europa?

Access to the comments Comentarios
Por Stefan Grobe
Natural gas pipe line station in the village of Primda, western Czech Republic,
Natural gas pipe line station in the village of Primda, western Czech Republic,   -   Derechos de autor  Petr David Josek/The Associated Press

Las crecientes tensiones entre Occidente y Rusia por Ucrania han causado preocupación sobre los flujos de gas ruso a Europa, lo que ha llevado a la Comisión Europea y a Estados Unidos a investigar posibles suministros alternativos.

En una declaración conjunta publicada la semana pasada, la presidenta de la Comisión de Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, han prometido una estrecha cooperación en materia de seguridad energética.

Y tras una reunión reciente con los ministros de energía europeos en Francia, la comisaria de Energía Kadri Simson reveló que la Unión Europea está en negociaciones con países como Azerbaiyán. El objetivo es un potencial aumento de sus suministros de gas al bloque.

Si, en el peor de los casos, el gas ruso dejar de llegar a Europa, las medidas para reemplazar el suministro no serán suficientes, asegura un estudio de Bruegel, laboratorio de ideas con sede en Bruselas, publicado la semana pasada.

Este articulo, basado en gran medida en los hallazgos de este estudio, concluye que hay dos desafíos para Europa: encontrar un reemplazo para los suministros de gas rusos y frenar la demanda interna para capear la tormenta, económica y socialmente.

Uno de los autores, el investigador principal de Bruegel, Simone Tagliapietra, ha explicado a Euronews que Europa podría encaminarse hacia un escenario de crisis del petróleo al estilo de los años 70.“Ciertas fábricas podrían necesitar operar en un programa de producción más corto o cerrarse por completo".

Y es posible que los gobiernos deban establecer un plan de emergencia para priorizar a los destinatarios del gas, por ejemplo, para "calefacción en viviendas residenciales o para producir electricidad" para evitar apagones.

¿Qué pasa si el suministro de gas ruso se detiene en los próximos meses?

De cara al futuro, hay tres escenarios:

- Si Rusia y todos los demás proveedores continúan suministrando a los niveles actuales, el almacenamiento en toda la UE alcanzaría un mínimo de aproximadamente 320 teravatios hora (TWh) en abril de 2022.

- Si Rusia corta el suministro a principios de febrero, el almacenamiento alcanzaría un nivel mínimo de 140 TWh en abril de 2022.

- Si, además de que Rusia corta el suministro, el clima es extremadamente frío, el almacenamiento en toda la UE estará vacío a fines de marzo de 2022.

Por lo tanto, a corto plazo, la UE probablemente podrá sobrevivir a una interrupción drástica de las importaciones de gas ruso.

¿Puede el sistema europeo de gasoductos soportar entregas adicionales de gas?

Si y no. La Península Ibérica, por ejemplo, es un centro de terminales de importación de GNL (gas natural licuado; gas que se ha enfriado hasta licuarse para facilitar y garantizar la seguridad del almacenamiento y el transporte).

Como resultado, la región puede importar 40 TWh por mes, pero solo puede consumir 30 TWh. El reto es transportar el gas sobrante al resto de Europa, dado que los gasoductos existentes permiten un trasvase máximo de 5 TWh al mes.

Además, el sistema de oleoductos de Europa Central y Oriental está diseñado para llevar las importaciones del Este a los consumidores finales.

A pesar de la inversión en capacidades de flujo inverso y nuevos gasoductos, si llegara demasiado gas del oeste, los cuellos de botella de los gasoductos podrían impedir entregas suficientes a las partes más orientales de la UE o Ucrania.

¿Qué otras opciones de suministro estarían disponibles?

En principio, la infraestructura existente permite volúmenes de importación adicionales de Noruega y el norte de África, y volúmenes adicionales de GNL, que en conjunto podrían desplazar las importaciones actuales de Rusia. Pero si contar con la infraestructura es una cosa, disponer de gas es otra.

Noruega ya anunció que está mandando todo lo posible a la UE y que los mercados globales de GNL están viviendo una época difícil. Argelia dice lo mismo.

La producción doméstica de gas de la UE es limitada, tanto en los Países Bajos como en otros lugares.

Además, Washington está negociando actualmente con Qatar sobre el suministro de gas a Europa. Qatar es uno de los mayores productores mundiales de GNL. Vende las tres cuartas partes de su producción a países asiáticos y proporciona alrededor del 5% del gas a Europa.

¿Qué pasa si el suministro de gas ruso se detiene durante años?

Pasar medio invierno sin las importaciones rusas podría ser difícil, pero hacer funcionar la economía europea durante varios años sin el gas ruso sería un gran desafío. Si bien hay tiempo para poder hacer funcionar las cosas, también hay cantidades muy grandes que trasladar.

En 2021, las exportaciones de gas natural ruso a la UE ascendieron a alrededor de 1.700 TWh; esto tendría que ser reemplazado si Rusia detuviera por completo sus exportaciones de gas natural a Europa.

La UE tiene una capacidad de importación sobrante de aproximadamente 1.800 TWh de proveedores alternativos a Rusia. En teoría, esto podría permitir que la UE reemplace completamente los flujos rusos.

Pero sería, en el mejor de los casos, muy caro y, en el peor, física y políticamente imposible.