This content is not available in your region

En búsqueda de su hermana uigur desaparecida

Access to the comments Comentarios
Por Pedro Sacadura
euronews_icons_loading
Rushan Abbas, 51, of Herndon, Va., holds a photo of her sister, Gulshan Abbas
Rushan Abbas, 51, of Herndon, Va., holds a photo of her sister, Gulshan Abbas   -   Derechos de autor  Jacquelyn Martin/The Associated Press

La campaña de Rushan Abbas para liberar a su hermana Gulshan de una cárcel china ha llegado a Bruselas.

La activista uigur, exiliada en EEUU, ha visitado Bruselas en la proyección del documental que destaca el caso de Gulshan: una doctora jubilada que desapareció de su casa en la región uigur de Xinjiang en China en 2018.

Rushan alega que su hermana ha sido detenida por cargos de "terrorismo". "Su crimen es: número uno, ser uigur y, número dos, estar relacionada conmigo, ser mi hermana porque se la llevaron solo seis días después de que participase en un panel en uno de los grupos de expertos en Washington, condenando las políticas genocidas de China y describiendo las condiciones de esos campos de concentración", ha explicado Rushan.

Desde entonces, la búsqueda de Gulshan la ha hecho viajar por todo el mundo. Rushan está usando este altavoz para crear conciencia sobre la represión de la minoría étnica uigur de China.

Y en visperas de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, ha llevado estas demandas a Bruselas. "Espero que al menos los países europeos hagan un boicot diplomático. No deberían enviar a sus líderes para legitimar el genocidio y legitimar el prestigio y el poder de Xi Jinping. (...) El gobierno chino está atacando a los uigures debido a nuestra religión, nuestra cultura y porque somos los propietarios de ese pedazo de tierra en Turquestán del Este", he pedido Rushan.

China niega haber cometido abusos contra los derechos humanos de las minorías uigures. Beijing afirma que los campos existentes en la región son de "reeducación" y buscan combatir el separatismo y la militancia en Xinjiang. Varias organizaciones internacionales defienden que se trata de campos de concentración y alerta de un genocidio contra el pueblo uigur.

Mientras tanto, Rushan continua buscando respuestas... Una búsqueda que parece que cae en saco roto en China.