This content is not available in your region

Alpgrids o el proyecto para pasar del consumo individual de energía al colectivo

Por Aurora Velez  & Euronews
euronews_icons_loading
Alpgrids o el proyecto para pasar del consumo individual de energía al colectivo
Derechos de autor  euronews

En este valle aislado del Vercors, en Francia, la electricidad es local. Una microrred basada en energías renovables distribuye electricidad a 38 hogares, en un radio de 20 kilómetros.

La familia de David Vieux se beneficia de ello. Los paneles solares de su granja forman parte de Alpgrids, un proyecto europeo que pretende mejorar la autonomía energética de las zonas alpinas aisladas.

En Saint Julien en Quint, el reparto de energía en el llamado modo de autoconsumo colectivo, comenzó de forma efectiva el 20 de septiembre de 2020.

David se enorgullece de pertenecer a la Association Communale de Production d'Électricité Verte (ACOPREV), porque la denominada energía de 'kilómetro cero' aporta estabilidad en la facturación, que no aumenta repentinamente, y en la distribución de la electricidad.

"Con la red normal, a veces tenemos problemas de suministro eléctrico, por lo que, al anticipar la producción local, podemos prever que no habrá más cortes de electricidad en el futuro", declara David Vieux, beneficiario y miembro de ACOPREV.

Alpgrids apoya siete proyectos piloto de bucles energéticos locales en las zonas alpinas de cinco países de la Unión Europea: Francia, Italia, Alemania, Austria y Eslovenia.

El coste total del proyecto es de 1,88 millones de euros, de los cuales 1,59 millones proceden de la política de cohesión europea. Participan 12 socios*. El presupuesto total asciende a 1 881 778 euros y la subvención aportada por FEDER es de 1 599 511 euros, según la información de Alpgrids correspondiente al período 2019-2022.

En algunos de estos países, los proyectos piloto funcionan de forma autónoma sin conexión a la red general. En Francia, la legislación no prevé esta opción.

En terreno francés, la Compagnie Nationale du Rhône, socia del proyecto, estudia qué configuraciones, en términos de flexibilidad y almacenamiento de energía, garantizarán el mejor equilibrio económico de la microrred, en relación con las necesidades de equilibrio de la red general.

"El autoconsumo colectivo de energía consiste, al reunir a los ciudadanos, en poner en común la producción de energía localizada. No queremos crear una pequeña aldea gala aislada, sino que, es una forma de tener energía local que, a la larga, puede aliviar también la red energética y aportar soluciones a los problemas que esta pueda tener", afirma Guillaume Bontron, director de proyectos de innnovación de CNR.

La aventura comenzó cuando tres exalcaldes, entre ellos Alain Vincent, interesados en la energía verde en las zonas rurales, crearon la Asociación Comunal (ACOPREV) y se unieron a Alpgrids. Seis localidades del valle se benefician de ella.

Alain Vincent era alcalde en ese momento. Pero, en la actualidad, no ocupa el cargo. ACOPREV funciona como una cooperativa. El 98 % de lo que producen sus paneles solares es consumido por los 38 hogares que forman parte del proyecto. El excedente de energía, si lo hay, puede compartirse con las comunidades vecinas.

Quieren equipar el tejado de un centro cultural, antiguo monasterio de Sainte Croix en Diois, con paneles solares. Pero este no es su último reto.

"El objetivo es, precisamente, desarrollar otros centros de producción para que logremos alcanzar 350 nuevos abonados. En una zona compuesta por seis municipios, donde viven, entre 700 y 750 habitantes", señala Alain Vincent, vicepresidente de ACOPREV.

Alpgrids está estudiando la replicación del modelo en otras regiones de Europa.