This content is not available in your region

Bruselas quiere decir adiós al gas ruso

Access to the comments Comentarios
Por Pedro Sacadura
euronews_icons_loading
Bruselas quiere decir adiós al gas ruso
Derechos de autor  Kenzo Tribouillard/AFP or licensors

La Unión Europea quiere cortar de raíz con su dependencia del gas ruso. A medida que avanza la guerra en Ucrania, el bloque se encuentra, cada vez mñas, atrapado en un callejón energético sin salida.

La presión para diversificar las fuentes de energía aumenta, mientras urge la necesidad de reducir la dependencia de los combustibles fósiles. La realidad es que queda un enorme trabajo por hacer. Pero Estados miembros como Italia ya se han puesto manos a la obra. "Diversificación, reorganización y compensación, para proteger a ciudadanos y empresas. Italia está trabajando para reducir lo más rápido posible la dependencia del gas ruso. El sábado hablé por teléfono con el emir [Tamim bin Hamad] Al Thani, de Qatar, con quien debatí, en particular,sobre cómo fortalecer la cooperación energética entre nuestros países", ha explicado el primer ministro de Italia, Mario Draghi este lunes.

La energía ha sido uno de los puntos clave en el encuentro entre el primer ministro italiano y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. 

Bruselas presentará este martes su estrategia para dejar atrás los combustibles fósiles rusos. La estrategia pretende establecer relaciones con otros proveedores y acelerar la transición verde. Además, propondrá niveles obligatorios de almacenamiento de gas en todo el bloque.

Pero, ¿cómo se puede ayudar a empresas y familias que ya pagan precios altísimos por la energía? “En el corto plazo, nuestros ciudadanos, nuestras empresas se verán muy afectadas y, de verdad, ya están muy afectadas por toda esta situación. Recordemos que los altos precios de la energía empezaron hace mucho tiempo, varios meses. (.. .) Creo que necesitamos un nuevo instrumento europeo, porque los países se verán afectados de forma distinta. Hay países que están más expuestos al gas ruso y estos sufrirán más que los que no dependen del gas ruso o simplemente no dependen del gas", ha apuntado el experto del Instituto Bruegel, Simone Tagliapietra. 

Alrededor del 40% del gas consumido en Europa es de origen ruso. La aseguradora de crédito Euler Hermes ha estudiado el aumento del precio del gas durante la guerra y ha estimado que habrá almenos un incremento del 30% en la factura energética en 2022.