This content is not available in your region

Bruselas apunta por primera vez a la energía rusa con un embargo al carbón

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
Ursula von der Leyen
Ursula von der Leyen   -   Derechos de autor  European Union, 2022

Ya está sobre la mesa el nuevo paquete de sanciones europeas contra Rusia y por primera vez afectará al sector energético. A pesar de que Ucrania pedía sanciones más duras, Ursula von der Leyen no llegará a Kíev con las manos vacías.

La presidenta de la Comisión Europea quiere imponer un embargo a la importación de carbón, que supone un negocio de 4.000 millones de euros al año, según datos de Bruselas. Así como la prohibición de que los buques rusos accedan a los puertos de la UE, con execepciones como el transporte alimentario o el energético. "Rusia está librando una guerra cruel y despiadada, no solo contra las valientes tropas de Ucrania, sino también contra su población civil. Es importante mantener la máxima presión sobre Putin y el gobierno ruso en este momento crítico", ha asegurado la presidenta en un anuncio vía Twitter.

Este nuevo paquete, que aún debe ser aprobado por los Estados miembros, también prohibe las exportaciones a sectores vulnerables en Rusia y limita las actividades bancarias.

Pero no toca uno de los temas más sensibles: el gas Países como Austria y Alemania están en contra de prohibir sus importaciones, pero los países bálticos piden seguir presionando. "Creo que deberíamos reducir las compras a Rusia de petróleo, gas y carbón. Lituania es el primer país de la UE en decir adiós al gas ruso, ya nos negamos a comprar gas de Rusia y creo que estamos dando un buen ejemplo a todos los países europeos de que es posible", ha apuntado la ministra de Economía de Lituania, Gintaré Skaisté.

La Unión Europea también ha decidido designar persona non grata a 19 funcionarios de la Embajada de Rusia ante la UE. El nuevo paquete llega tras la masacre en la ciudad ucraniana de Bucha.