This content is not available in your region

¿Ha alcanzado la UE un momento de fatiga de sanciones?

Access to the comments Comentarios
Por Jorge Liboreiro
¿Ha alcanzado la UE un momento de fatiga de sanciones?
Derechos de autor  Michael Kappeler/AP

Ha pasado más de un mes desde que Rusia empezó su brutal invasión a Ucrania y a pesar de los tímidos avances en las negociaciones parece que no hay final a la vista. Ante la lucha sangrienta en sus fronteras y la  amenaza existencial para la democracia que representa la guerra, la Unión Europea ha impuesto un amplio paquete de sanciones como nunca antes lo había impuesto en una crisis internacional.

Si los conflictos del pasado se caracterizaron por la acción letárgica, las nimiedades internas y el faccionalismo, la guerra de Ucrania ha inyectado a la UE un espíritu renovado de determinación, unidad férrea y una velocidad inaudita. Los 27 han castigado a casi todos los sectores imaginables de la economía rusa: el Banco Central, el sistema financiero, la industria aeronáutica, los semiconductores, los artículos de lujo, los medios de comunicación estatales: todos han sido víctimas de las represalias de la UE.

El impacto de las medidas de gran alcance ya se puede notar dentro de Rusia: las empresas occidentales han abandonado el país en masa, la inflación se ha disparado al 12,5 %, las reservas de divisas se han vuelto inaccesibles y la perspectiva de un incumplimiento de la deuda soberana se cierne sobre todo el país.

Pero el Kremlin, sin inmutarse por la condena internacional, continúa su campaña militar, incluso aunque en su mayor parte el avance sobre el terreno se ha estancado y las fuerzas ucranianas luchan para expulsar al ejército invasor. Mientras tanto, la UE se ha tomado un descanso para recuperar el aliento y recordar el mes más frenético de su historia.

La pausa se produce después de un intento fallido de imponer un embargo a los productos petroleros de Rusia, una de las fuentes de ingresos más rentables de Moscú. El castigo propuesto, ya introducido por los Estados Unidos, es demasiado para algunos Estados miembros dependientes del petróleo, que temen que la posible implantación de un movimiento tan radical inevitablemente pasaría por encima de todos sus posibles beneficios.

Con la prohibición energética fuera de la mesa, al menos por el momento, la respuesta de la UE está entrando en una fase reflexiva para evaluar el éxito práctico de su amplio catálogo de sanciones.

Tras una reunión de dos días en Bruselas, en cuya lista de invitados figuraba nada menos que el presidente estadounidense Joe Biden, los líderes de la UE rechazaron cualquier tipo de nuevo anuncio y simplemente prometieron "cerrar lagunas" y "apuntar a la elusión real y posible" de las medidas que ya están impuestas.

“No olviden que el paquete de sanciones vigente en este momento es, con mucho, el paquete más duro que he visto en mi vida como político, dijo el primer ministro holandés, Mark Rutte, la semana pasada.

La ausencia de novedad contrastaba con las palabras mordaces del presidente ucraniano Volodímir Zelenski, quien nombró uno a uno a todos los líderes de la UE en un discurso virtual.

"De una vez por todas. Tienes que decidir por ti mismo con quién estás", le dijo Zelenski a Viktor Orbán, el primer ministro húngaro, que se opone a la prohibición energética.

La súplica de Zelenskyy no fue suficiente para convencer a los líderes de la UE, que se han acostumbrado a los discursos apasionados del presidente, pero subrayó el dilema que rodea al bloque ahora mismo: ¿Puede la UE permitirse el lujo de sentarse y esperar a que las sanciones tengan todo su efecto?

El quinto paquete

A lo largo del conflicto, Bruselas ha numerado cada conjunto de sanciones para enfatizar su cantidad y carácter acumulativo. El último paquete, bautizado como "el cuarto", estableció, entre otras medidas, una prohibición de exportación de artículos de lujo fabricados en la UE por valor de más de 300 euros y la eliminación del estatus de nación más favorecida de Rusia en la Organización Mundial del Comercio.

La Comisión Europea confirmó a Euronews que "no hay nada nuevo en preparación" para un quinto paquete, pero el ejecutivo está preparado para brindar opciones a los Estados miembros de acuerdo con la evolución de la guerra.

Sin embargo, señaló el portavoz consultado, la introducción de más sanciones no depende de un desarrollo específico sobre el terreno y depende de los Estados miembros decidir si quieren llevar las cosas un paso más allá. El uso de armas biológicas y químicas por parte de Rusia contra los ucranianos sería un "cambio total" que requeriría una respuesta extraordinaria no solo de la UE, sino también de la OTAN, dijo el funcionario.

Por el momento, la UE se centra en endurecer las sanciones existentes, afinar su implementación y evitar que las personas y empresas incluidas en la lista negra encuentren una salida.

Esta estrategia ha sido bien recibida en algunos países, como Alemania y los Países Bajos, que tienen vínculos comerciales profundos con Rusia y necesitan más tiempo para adaptarse a la nueva normalidad, p**ero también ha generado preocupaciones sobre la fatiga de las sanciones. **_"Es clave que estas sanciones sean completamente efectivas al restringir posibles elusiones. Las lagunas deben cerrarse de inmediato",_ dijo David McAllister, un eurodiputado alemán que preside el comité de asuntos exteriores del Parlamento Europeo, en un comunicado a Euronews. "Quedan sobre la mesa más medidas restrictivas, dependiendo de las acciones del Kremlin".

Su colega Nathalie Loiseau, eurodiputada francesa de Renew Europe y estrecha colaboradora del presidente Emmanuel Macron, no está de acuerdo con la evaluación y argumentó que el nivel "impensable" de destrucción y el número de muertos civiles justifican ejercer "presión adicional sobre Rusia para detener esta guerra brutal".

"No creo que debamos esperar para desencadenar sanciones adicionales", dijo Loiseau a Euronews. "Estoy a favor de una prohibición total y temporal del petróleo y el carbón rusos para dejar de financiar la guerra".

Sus comentarios se hicieron eco de lo que ya había dicho Gabrielius Landsbergis, ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, quien recientemente dijo que Europa no puede "cansarse de imponer sanciones" ni "dar una impresión de fatiga".

Aunque la Comisión se ha negado a proporcionar detalles específicos sobre un posible quinto paquete, las opciones podrían incluir restringir el acceso de la UE a los barcos rusos, ampliar el catálogo de exportaciones prohibidas, ampliar la lista de oligarcas sancionados y expulsar a más bancos rusos del sistema SWIFT.

A pesar de que acaparó los titulares de todo el mundo, la prohibición de SWIFT ha sido considerada como decepcionante tras su publicación porque solo se dirigía a siete bancos y dejaba fuera de manera notoria a la primera y la tercera instituciones más grandes de Rusia, Sberbank y Gazprombank, debido a su papel en el manejo de transacciones relacionadas con la energía.

'Financiando las dos partes del conflicto'

En Bruselas y en otras capitales, los funcionarios insisten en que el arsenal de sanciones de la UE sigue siendo amplio y rico y que los europeos deberían sentirse orgullosos de la respuesta radical contra Vladimir Putin. Pero a medida que la guerra entra en su segundo mes, la importantísima cuestión de la energía se ha apoderado gradualmente de todo el debate, eclipsando las sanciones pasadas y captando toda la atención.

"Rusia está cometiendo crímenes graves y horribles contra civiles inocentes en Ucrania todos los días", dijo a Euronews Urmas Paet, eurodiputado estonio. "Mientras estemos comprando energía de Rusia, estamos ayudando a la máquina de guerra rusa a cometer estas atrocidades".

Desde que comenzó la invasión de Ucrania el 24 de febrero, la UE ha gastado más de 21.000 millones de euros en combustibles fósiles rusos, incluidos 13.000 millones de euros en gas, según una herramienta de seguimiento creada por el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) , una organización de investigación independiente.

La negativa del bloque a apuntar al sector energético, que aporta más del 40% de los ingresos del presupuesto federal de Rusia, está obstaculizando la efectividad de todas las demás sanciones "masivas", como las llama Bruselas, y ofrece a Putin un salvavidas muy necesario para continuar con su agresión.

"En ese sentido, las sanciones de la UE no están produciendo los efectos a corto plazo acordes con la violencia masiva y la devastación que el ejército ruso está provocando en Ucrania", dice Steven Blockmans, director de investigación del Centro de Estudios de Política Europea (CEPS). 

La exención se ha vuelto evidente y muy problemática para la UE, particularmente después de que EE. UU., un país con un mayor grado de autosuficiencia, anunciara una prohibición total de las importaciones de energía rusa.

Blockmans cree que los 27 todavía tienen espacio para maniobrar y pueden mejorar la coordinación con los aliados para garantizar que las sanciones vigentes sean a prueba de balas e ineludibles. Pero, señala, el bloque se encuentra en una posición contradictoria, "financiando a ambos lados del conflicto" comprando gas a Moscú y enviando armas a Kiev.

Los líderes de la UE se han vuelto dolorosamente conscientes de sus acciones cómplices y se empujan unos a otros a tomar medidas drásticas y cortar el grifo del Kremlin. Pero el consenso político, crucial en el bloque para aprobar nuevas sanciones, simplemente no existe y parece poco probable que se materialice mientras la guerra esté estancada.

Sobre las capitales pesa la persistente crisis de energía que ha afectado al continente desde finales del verano. Los precios del gas se han disparado debido a un desajuste entre la oferta y la demanda, lo que genera facturas increíblemente altas para los consumidores y las empresas. La guerra solo ha servido para exacerbar la crisis y ha hecho que algunos líderes desconfíen de jugar con los delicados suministros de energía.

Pero la invasión también ha puesto al descubierto la gran vulnerabilidad de la UE: su profunda y costosa dependencia de los combustibles fósiles rusos. La Comisión ha presentado una hoja de ruta ambiciosa para reducir las importaciones de gas ruso en dos tercios antes de fin de año, aunque aún se están resolviendo los detalles concretos.

Los planes presentan a la UE una oportunidad única de infligir mucho daño al Estado ruso y paralizar el costoso aparato militar. La mayor parte del gas que envía Rusia al bloque llega a través de gasoductos, lo que significa que, si la UE empieza a recortar considerablemente sus compras, la infraestructura clave quedará obsoleta y Moscú no podrá encontrar un sustituto inmediato para llenar la brecha del gas.

"Incluso si [la hoja de ruta] no es una sanción", dijo Blockmans, "a medio plazo, probablemente sea más devastadora que las sanciones actuales, que finalmente se levantarán".