This content is not available in your region

"No repostéis en Lukoil Bélgica": ciudadanos ucranianos piden el boicot

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
Protesta de ucranianos en una gasolinera de Bélgica
Protesta de ucranianos en una gasolinera de Bélgica   -   Derechos de autor  AP Photo

"¿Cuántos niños has matado hoy comprando gasolina de Lukoil?", este es uno de los gritos con los que los manifestantes ucranianos se dirigen a las personas que quieren repostar en las gasolineras de Lukoil en Bélgica. Los manifestantes piden que se boicotee a la empresa por sus conexiones con Rusia. Afirman que financia la guerra contra Ucrania. 

Pero clientes como Yousef no están de acuerdo. "Siempre pongo la gasolina aquí. Y ella me dice que estoy financiando una guerra. Para mí no estoy financiando una guerra, estoy poniendo gasolina", explica el hombre.

La compañía petrolera privada es la segunda mayor de Rusia y opera en el Benelux a través de sus 260 estaciones de servicio como entidad local independiente. A pesar de no estar incluida en las sanciones de la UE, su antiguo director general en Rusia, Vagit Alekperov, dimitió tras ser sancionado por Occidente.

La ONG Promote Ukraine insiste en las conexiones entre Lukoil Bélgica y su sede en Moscú. "Todas las gasolineras de Lukoil en Bélgica trabajan en régimen de franquicia y, en virtud de este acuerdo, los empresarios de las gasolineras tienen que pagar cánones por utilizar la marca Lukoil y esos cánones al final van a Rusia", asegura Oksana Bulda, miembro de Promote Ukraine.

Pero Lukoil rechaza estas afirmaciones. En marzo, el consejo de administración de Lukoil emitió un comunicado "para que se ponga fin cuanto antes" a lo que denominó "conflicto armado". Els Ruysen, directora de marketing en Lukoil Benelux, recuerda que la empresa da trabajo a mil personas. "Actuamos aquí como una empresa local con trabajadores independientes, damos puestos de trabajo a locales, pagamos impuestos aquí y damos puestos de trabajo para mil personas. El petróleo viene de Rusia, lo que también ocurre con otras estaciones de servicio, no importa dónde se llene el depósito, siempre puede haber algo de combustible ruso en la mezcla".

Lukoil, al igual que otras gasolineras de la UE, ya ha empezado a buscar alternativas al combustible ruso. Dentro de unos meses entrarán en vigor las sanciones europeas que prohíben la compra de petróleo ruso.