This content is not available in your region

Europa se prepara para una dura temporada de incendios forestales

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Europa, seriamente amenaza por una dura temporada de incendios forestales
Europa, seriamente amenaza por una dura temporada de incendios forestales   -   Derechos de autor  Emilio Fraile/Europa Press via AP

La Unión Europea se prepara para una difícil temporada de incendios forestales con el despliegue de cientos de bomberos de diferentes Estados miembros, ya que la sequía en los países del sur de Europa podría convertirse en "la peor de la historia".

"Desde 2017, hemos sido testigos de los incendios forestales más intensos jamás vistos en Europa y, por desgracia, creemos que la temporada de incendios forestales de 2022 puede seguir esta tendencia", confesaba este jueves ante los legisladores el vicepresidente de Relaciones Interinstitucionales para la Comisión Europea, Maros Sefcovic, que añadía que "el servicio de gestión de emergencias Copernicus indica que la actual sequía en Europa podría convertirse en la peor de la historia". 

El cambio climático ha aumentado el riesgo de incendios, según los científicos. El aumento de las temperaturas estivales, unido a los efectos de unas sequías más numerosas y duraderas, facilitan el inicio y la propagación de los incendios. La temporada de incendios forestales también se ha ampliado.

Desde 2017 hemos sido testigos de los incendios forestales más intensos jamás vistos en Europa, y por desgracia creemos que la temporada de 2022 puede seguir esta tendencia
Maros Sefcovic
Vicepresidente de Relaciones Interinstitucionales para la Comisión Europea

La Unión Europea y los países vecinos se vieron gravemente afectados en 2021 por una serie de incendios forestales, alimentados por olas de calor sin precedentes, que devastaron granjas, campos y bosques en todo el Mediterráneo, incluyendo Turquía, Grecia, Italia, Francia, Albania, Macedonia del Norte y España, así  como Argelia y Túnez en el norte de África, y países de Oriente Medio como Líbano e Israel.

Algunos incendios forestales provocaron escenas apocalípticas, como en Evia, donde la gente se vio obligada a huir de la isla griega en barco en plena noche.

Según la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos, 2021 fue el segundo peor año registrado en materia de incendios forestales en el Mediterráneo, después de 2017. Al menos 86 personas perdieron la vida.

Sefcovic recordaba que para hacer frente a estos desafíos "la adaptación al clima, la reducción del riesgo de desastres y la preparación para las catástrofes son primordiales" y que estos esfuerzos deben incluir hacer que los ecosistemas sean más biodiversos y resistentes.

Pero también dijo a los eurodiputados que para prepararse, y en el marco del Mecanismo de Protección Civil de la UE, este año se ha financiado con más de 14 millones de euros la capacidad de la flota de RescEU con 10 Canadairs, un helicóptero pesado y dos tractores aéreos.

"Tenemos previsto adquirir otros 12 aviones en el marco de RescEU", informaba Sefcovic. "Cuando las capacidades nacionales se vean desbordadas, esta fuerza de protección estará preparada para prestar apoyo adicional para hacer frente a las catástrofes en Europa". 

La sequía, otro caballo de batalla

La sequía también es un problema cada vez mayor. El Gobierno italiano declaró a principios de esta semana el estado de emergencia en cinco regiones debido a la sequía en la cuenca del Po, que ha llevado las reservas de agua a sus niveles más bajos en décadas.

En Portugal, casi todo el país se enfrenta también a una "sequía severa" tras el mayo más caluroso de los últimos 92 años.

Sefcovic recordaba que cuando se trata de sequías, el bloque "posee la capacidad de responder a corto plazo, con medidas de emergencia a través de nuestros mecanismos de la EUCP —protección civil de la UE— y a través de nuestros sistemas de alerta temprana a nivel de la UE recientemente renovados y actualizados".

"Y a largo plazo", continuaba Sefcovic, "lo que tenemos que hacer es aumentar el uso del agua. En la agricultura, tenemos que considerar la gestión sostenible del suelo y la cubierta vegetal y tenemos que invertir, como han dicho muchos, en cultivos resistentes a la sequía y restaurar las zonas dañadas".