This content is not available in your region

La República Checa aumenta su uso de la energía nuclear

Access to the comments Comentarios
Por Méabh Mc Mahon
euronews_icons_loading
Smoke rises from cooling towers of the nuclear power plant Temelin near the town of Tyn nad Vltavou, Czech Republic
Smoke rises from cooling towers of the nuclear power plant Temelin near the town of Tyn nad Vltavou, Czech Republic   -   Derechos de autor  Petr David Josek/AP

El debate sobre la energía nuclear tiene a Europa dividida. Mientras Alemania y Austria apuestan por abandonar la energía nuclear, su vecino, la República Checa la promueve.

El país, que no tiene salida al mar, invertirá miles de millones de coronas checas en la construcción de nuevas centrales nucleares. Su construcción empezará en 2029 y durará unos 7 años.

Por eso, el físico nuclear Vladimír Wagner, que trabaja a las afueras de Praga, celebró que el Parlamento Europeo aprobara calificar el gas y la energía nuclear como "inversiones verdes". "La taxonomía implica más burocracia. Pero si la energía nuclear forma parte de la taxonomía, la situación para la energía nuclear mejora bastante", asegura el investigador.

La República Checa, junto a Francia, es uno de los países que más ha presionado para que la energía nuclear sea considerada sostenible. El 40% de la electricidad que consume el país procede de la energía nuclear. Pero no todos los checos comparten la opinión de su gobierno. Una ciudadana en las calles de Praga alega que es "una mala decisión porque en realidad no es verde y además se tardará una eternidad en construir esas nuevas centrales nucleares". Pero en cambio otra argumenta: "Como vivo en un país donde hay cuatro estaciones, evidentemente creo que necesitamos la energía nuclear, especialmente durante el invierno".

Praga ostenta la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea durante los próximos seis meses. Un período en el que tratará de contener los crecientes precios de las facturas energéticas pero también liderar la ambiciosa transición climática de la UE. Todo esto, mientras el bloque se prepara para un posible corte total de gas ruso.

"Tenemos que abastecer a nuestros ciudadanos europeos. Tenemos que proporcionarles la energía suficiente para calentar sus hogares y para que la industria funcione correctamente. Esto no significa que vayamos a dejar de lado el Pacto Verde, sino que tenemos que mejorar la forma en la que lo enfocamos", explica el ministro de Exteriores de la República Checa, Jan Lipavský.

Este miércoles, la Comisión Europea anunciará un plan para ahorrar energía ante una posible escasez energética. Bruselas pedirá a los consumidores y a las empresas que disminuyan su consumo energético y usen menos aire acondicionado o calefacción. Y es posible que también se sugiera a los países que ralenticen su adiós a la energía nuclear o al carbón.