This content is not available in your region

El Parlamento Europeo aprueba que las inversiones en nuclear y gas sean consideradas "verdes"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Activistas se manifiestan mientras los legisladores europeos votan el plan de la Comisión Europea sobre energía en el Parlamento Europeo
Activistas se manifiestan mientras los legisladores europeos votan el plan de la Comisión Europea sobre energía en el Parlamento Europeo   -   Derechos de autor  Jean-Francois Badias/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

El Parlamento Europeo aceptó este viernes que ciertas inversiones en plantas nucleares y en centrales de gas para generar electricidad se consideren sostenibles, como propone la Comisión Europea.

Tras una votación muy reñida en la Cámara finalmente no prosperó la objeción a las futuras reglas de la llamada taxonomía, que pretende orientar las inversiones financieras en la Unión Europea hacia actividades económicas sostenibles. Los eurodiputados decidieron que estas fuentes de energía sí pueden ser elegibles como inversiones sostenibles de la UE.

El resultado supone toda una victoria para la Comisión Europea, que presentó esta controvertida propuesta el pasado mes de enero.

"El Parlamento Europeo acaba de rechazar la objeción contra el acto delegado de la taxonomía que establece las condiciones en las que el gas y la energía nuclear pueden considerarse energías útiles para la transición", explicaba justo tras la votación el presidente de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, Pascal Canfin. "El despliegue de la taxonomía puede continuar".

La idea de la Comisión no era otra que permitir que ciertas inversiones en plantas nucleares y en centrales de gas para generar electricidad se consideraran sostenibles. Entre otras cosas, la Comisión argumentaba en su posición que la energía nuclear no emite CO2 ni otros gases contaminantes, aunque diversas organizaciones ecologistas se han opuesto siempre al lavado verde de estas energías, recordando los residuos radiactivos que genera la nuclear o las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del gas.

Al margen de este posicionamiento de la Eurocámara, el Consejo de la UE, que representa a los Estados miembros y es el otro colegislador en la UE, aún puede rechazar el enfoque del Ejecutivo comunitario si antes de la medianoche de 11 de julio se oponen el 72 por ciento de los países —es decir, 20 de 27— y estos representan al menos al 65 por ciento de la población de la Unión Europea —unos 290 millones de personas—.