EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Por qué los países europeos se plantean unirse al Fondo Amazonia

Una parte de la selva amazónica junto a campos de soja en Belterra, estado de Pará, Brasil.
Una parte de la selva amazónica junto a campos de soja en Belterra, estado de Pará, Brasil. Derechos de autor AP Photo/Leo Correa
Derechos de autor AP Photo/Leo Correa
Por Patricia Figueiredo
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Cuando Jair Bolsonaro dejó la presidencia brasileña, el Fondo Amazonia estaba congelado, pero su marcha ha despertado un renovado interés europeo por impulsar los esfuerzos para preservar el llamado pulmón de la Tierra

PUBLICIDAD

Cuando Jair Bolsonaro dejó la presidencia brasileña, el Fondo Amazonia ya estaba congelado, pero su marcha ha despertado un renovado interés europeo por impulsar los esfuerzos para preservar el llamado pulmón de la Tierra.

Creado en 2008 por Noruega y Brasil, el Fondo Amazonia (o Fundo Amazônia, en portugués) es la principal herramienta de cooperación utilizada por Europa para invertir en proyectos en la porción brasileña de la selva amazónica. Actualmente, el 93,8% de la financiación proviene de Noruega, otro 5,7% fue donado por Alemania y el 0,5% proviene de Petrobras, una empresa estatal brasileña de petróleo y gas.

Pero bajo el liderazgo de Bolsonaro, los comités responsables de la gestión del Fondo fueron desmantelados, lo que provocó la preocupación entre los ecologistas de que el político de extrema derecha pudiera destruir el mecanismo que ha acumulado más de 3.400 millones de reales (equivalentes a 616 millones de euros) en donaciones para detener la deforestación en la selva tropical.

Sin embargo, desde que Luiz Inácio Lula da Silva venció a Bolsonaro en las últimas elecciones y aprobó una ley que restableció el fondo en enero, la iniciativa ha vuelto a ponerse en marcha, y está recibiendo más atención que nunca por parte de los países europeos.

Noruega, Alemania, Francia, Suiza y Reino Unido

Noruega y Alemania, por ejemplo, han anunciado que reanudarán sus donaciones, congeladas durante el gobierno de Bolsonaro.

Se espera que Oslo siga siendo el principal donante en los próximos dos años porque tiene una larga tradición en cooperación internacional y está invirtiendo mucho en bosques tropicales, aseguró a Euronews el ecologista brasileño Fernando Mathias, asesor político de la Rainforest Foundation Norway. Mathias vive en Noruega desde hace varios años y trabaja en políticas de cooperación medioambiental entre ambos países.

"El Fondo Amazonia forma parte de una política más amplia del gobierno noruego, muy centrada en su estrategia climática y forestal", afirmaba Mathias.

Francia también se encuentra entre los países que están estudiando la posibilidad de apoyar el Fondo, según declaró la ministra de Asuntos Exteriores, Catherine Colonna, durante una visita oficial a Brasil en febrero.

"Francia está estudiando la posibilidad de una contribución bilateral, así como la Unión Europea, que también está estudiando muy activamente la posibilidad de contribuir [al Fondo Amazonia]", afirmó Colonna en una rueda de prensa en Brasilia.

Suiza estudia su participación

"Suiza viene discutiendo el Fondo Amazonia en sus intercambios informales con las autoridades brasileñas de transición. Actualmente se está estudiando una contribución al Fondo", dijo el portavoz, en diciembre.

El Reino Unido también dijo que está estudiando la posibilidad de unirse al grupo, aunque no reveló información sobre a cuánto ascendería su contribución.

"Nuestros ministros recibieron la petición de que el Reino Unido se uniera al Fondo Amazonia por parte de varios representantes del gobierno de transición en Egipto, durante la COP27, y estamos evaluando las posibilidades", dijo la Embajada del Reino Unido en Brasil en una nota a Euronews en diciembre.

Fuera de Europa, la participación de Estados Unidos está aún por confirmar, pero los analistas esperan una donación de unos 50 millones de dólares.

Las donaciones tienen "valores geopolíticos"

Según Adriana Ramos, asesora del Instituto Socioambiental (ISA), una organización de la sociedad civil brasileña, el Fondo Amazonia atrae a países extranjeros porque representa una estrategia rentable para invertir en los bosques tropicales. En el pasado, Adriana fue la representante de la sociedad civil en el comité que supervisa la estrategia del fondo.

PUBLICIDAD

"Hay un interés político en apoyar a un nuevo gobierno que se compromete a reducir la deforestación, pero también hay una razón más práctica detrás de este apoyo de los países europeos. Para ellos, es rentable", dijo Ramos a Euronews.

"Son países que ya están comprometidos con la reducción de emisiones, por lo que tienen un interés directo en el carbono forestal". Aunque invertir en el Fondo Amazonia no les da créditos para compensar sus propias emisiones, genera una especie de diploma que tiene mucho valor geopolítico", dijo también.

El dinero del Fondo se destina a financiar proyectos para preservar la selva y garantizar su desarrollo sostenible, y su uso está supervisado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Las donaciones recibidas hasta ahora se han destinado a financiar 102 proyectos realizados por ONGs u organismos gubernamentales, como el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), encargado de vigilar y combatir la deforestación. Según los informes de gobernanza, 207.000 personas -la mayoría residentes en la Amazonia- se han visto beneficiadas por los proyectos.

PUBLICIDAD

El hecho de que los impactos positivos de los proyectos puedan medirse fácilmente gracias al sistema de gobernanza implantado es otra razón por la que nuevos donantes podrían unirse al Fondo Amazonia en un futuro próximo, según Eugênio Pantoja, director de Políticas Públicas del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia (IPAM), que participó en las evaluaciones periódicas del fondo.

Una nueva investigación publicada en la Review of Evolutionary Political Economy a finales de febrero demuestra que los impactos positivos del Fondo Amazonia "se deben en gran medida a sus tres dimensiones innovadoras interconectadas": la gobernanza multiparticipativa del fondo, su sistema de pago por resultados basado en los donantes y el hecho de que la financiación no reembolsable de los proyectos corra a cargo del BNDES.

Nuevos proyectos en cartera

Los países europeos son muy conscientes de la importancia de los bosques tropicales en la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, y los gobiernos de todo el continente subrayan que esta relevancia podría motivar nuevas aportaciones al Fondo Amazonia.

La importancia de la selva amazónica para el cambio climático fue destacada por el Departamento Federal de Asuntos Exteriores de Suiza al confirmar de primera mano que el país está considerando iniciar contribuciones en el futuro.

PUBLICIDAD

Para los próximos meses, se espera que el Fondo Amazonia reinicie su selección de nuevos proyectos, además de restablecer los que fueron interrumpidos en 2019 después de que Bolsonaro desmantelara los comités de gobernanza que permitían al mecanismo distribuir sus fondos.

Los ecologistas creen que el fondo se centrará en el desarrollo sostenible de la producción a pequeña escala en la Amazonia, el apoyo a las comunidades indígenas y, por supuesto, el control y la lucha contra la deforestación ilegal.

"Cuando los países europeos aceptan financiar el fondo, en realidad están financiando políticas públicas del gobierno brasileño destinadas a reducir la deforestación en la Amazonia", declaró a Euronews Eugênio Pantoja, del IPAM.

"No es sólo invertir en la selva: también significa apoyar estas tres grandes líneas de actuación para los próximos años, y esa es una afirmación muy importante", aseguraba Pantoja.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Lula firma un decreto que reconoce dos nuevas reservas indígenas en el Amazonas

Guardianes indígenas de Ecuador, el escudo contra la explotación de la Amazonía

Mujeres de la Amazonía piden más protección del Gobierno de Brasil para sus comunidades