Bruselas apuesta por contratos a largo plazo para reformar el mercado eléctrico europeo

La propuesta de Bruselas se basa en los contratos a largo plazo para los proveedores de electricidad.
La propuesta de Bruselas se basa en los contratos a largo plazo para los proveedores de electricidad. Derechos de autor Michael Probst/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Por Aida Sanchez AlonsoJorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La propuesta de la Comisión no propone desacoplar el gas del precio de la electricidad.

PUBLICIDAD

La ansiada reforma del mercado eléctrico europeo evita cambios estructurales y apuesta en cambio por contratos a largo plazo entre proveedores y consumidores, un arreglo que puede ayudar a inyectar mayor certeza en las facturas mensuales y estimular las inversiones tan necesarias en el sector renovable.

Los planes, presentados el martes por la tarde por la Comisión Europea, son una respuesta directa a la crisis energética, que el año pasado llevó los precios de la energía a máximos históricos, a las empresas al borde de la bancarrota y puso a millones de hogares bajo una tensión financiera extrema.

Aunque los precios han bajado desde entonces, las cicatrices de la crisis aún son recientes y persisten muchos signos de interrogación sobre la capacidad del bloque para hacer frente al próximo invierno.

Bruselas ahora está decidida a agregar protecciones adicionales para proteger a los consumidores de picos de precios impredecibles y garantizar que las empresas nacionales no pierdan su ventaja competitiva en el escenario global.

La crisis energética "expuso una serie de deficiencias en el sistema actual que debían abordarse", ha dicho el martes Kadri Simson, comisaria europea de Energía.

“Las reformas tendrán como objetivo hacer que las facturas energéticas de los consumidores y empresas europeas sean más independientes de los precios del mercado a corto plazo”.

Orden de mérito intacto

La reforma, sin embargo, no es tan profunda como les hubiera gustado a algunos países, como Francia o España, y evita por completo la controvertida idea del "desacoplamiento".

De hecho, los planes mantienen intacto el llamado orden de mérito, el principio constitucional que ha sustentado el mercado eléctrico liberalizado de la UE durante las últimas dos décadas.

Según el orden de mérito, todos los generadores de electricidad, incluidas las plantas solares, eólicas, nucleares, de carbón y de gas, venden energía de acuerdo con sus costos de producción. La licitación parte de las fuentes más baratas, las renovables, y termina con las más caras, generalmente el gas.

Dado que la mayoría de los países de la UE todavía dependen del gas para satisfacer todas sus demandas de energía, el precio final de la electricidad a menudo lo establece el gas, incluso si las fuentes verdes también contribuyen a la mezcla total.

Si bien el sistema había logrado anteriormente aumentar la transparencia y estabilizar los precios, los eventos de 2022 provocaron un caos total en el orden de mérito: el aumento vertiginoso de las tarifas del gas tuvo un efecto brutalmente distorsionador en las facturas mensuales, acabando con los beneficios económicos de la energía verde.

Este escenario ya no puede repetirse, dice la Comisión, ya que se espera que la proporción de electricidad producida por fuentes renovables crezca del 37% en 2020 a más del 65% para fines de la década.

"La reforma no cambiará la mecánica de formación de precios", ha dicho Simson. "Pero estos desarrollos de precios volátiles a corto plazo ya no determinarán en gran medida los precios al consumidor".

Simson ha dicho que la propuesta "con suerte" sería la última legislación para abordar la crisis energética y ha instado al Parlamento Europeo a tratarla como una "prioridad". Pero las medidas también deberán ser respaldadas por los Estados miembros, donde las opiniones divergentes podrían dificultar la aprobación final.

Contratos por diferencias

La Comisión Europea confía en que la orden de mérito pronto recuperará su equilibrio, pero admite que los hogares y las empresas necesitan más certeza sobre sus gastos diarios.

Por lo tanto, la reforma tiene un fuerte enfoque en los contratos de electricidad a largo plazo entre proveedores y clientes, lo que puede garantizar que los precios de la electricidad se mantendrán dentro de un rango predecible y acordado, incluso si las cosas se salen de control.

La Comisión tiene la intención de promover la adopción de tres tipos de contratos:

- Acuerdo de compra de energía (PPA): un contrato privado entre un proveedor y un cliente, generalmente una empresa, que puede durar hasta 15 años. Establece los términos de los precios y suministros negociados.

PUBLICIDAD

- Contrato a plazo: un contrato privado entre un proveedor y un cliente, similar a un PPA pero con una duración más corta de hasta tres años.

- Contrato por Diferencias (CfD): contrato entre un proveedor y el estado que establece un rango de precios con niveles mínimos y máximos. Si los precios de la electricidad caen por debajo del rango, el estado compensa la diferencia. Pero si el precio excede el rango, el estado tiene derecho a capturar los ingresos excedentes.

Aunque estos tres contratos ya son una posibilidad en todo el bloque, su uso es muy limitado y varía enormemente entre los estados miembros.

Dado que los costes asociados a las energías renovables se concentran en gran medida en las primeras etapas de producción (por ejemplo, la construcción de parques eólicos marinos), Bruselas cree que los contratos a largo plazo pueden brindar a los inversores las garantías necesarias de que su dinero dará sus frutos y generará beneficios constantes.

La opción de contrato por diferencias será obligatoria para todos los nuevos proyectos de energía renovable y nuclear que conlleven subvenciones nacionales, a la espera de la aprobación de la Comisión.

PUBLICIDAD

Si los precios del gas se disparan y resultan en ganancias extraordinarias para los generadores de bajas emisiones de carbono, como sucedió el año pasado, los gobiernos de la UE estarán legalmente obligados a redirigir estas ganancias para apoyar a los hogares y las empresas por igual.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los precios de la energía bajan y la inflación se reduce. ¿Puede Europa evitar una recesión?

La UE y Reino Unido acuerdan "líneas políticas generales" sobre Gibraltar

Semana Europea: Decisiones sobre clima, transparencia y migración