EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

La Unión Europea se compromete a duplicar las energías renovables para 2030

Duplicar las energías renovables, objetivo de la Unión Europea para el año 2030
Duplicar las energías renovables, objetivo de la Unión Europea para el año 2030 Derechos de autor Armando Franca/AP
Derechos de autor Armando Franca/AP
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El nuevo objetivo está por debajo del 45 por ciento solicitado por los eurodiputados, pero por encima del 40 por ciento preferido por los Estados miembros.

PUBLICIDAD

Los Estados miembros de la Unión Europea y los miembros del Parlamento Europeo alcanzaron este jueves un acuerdo para duplicar la producción de energías renovables en todo el bloque para finales de esta década.

Según el acuerdo provisional, alcanzado tras una larga noche de negociaciones, la cuota de las energías renovables en el consumo energético total de la UE deberá ser del 42,5 por ciento en 2030, con una "aspiración" adicional del 2,5 por ciento para alcanzar el 45 por ciento.

En 2021, las energías renovables representaban el 21,8 por ciento de la energía consumida en la UE, según Eurostat.

El nuevo objetivo vinculante fijado en la Directiva de Energías Renovables (RED) está por debajo del 45 por ciento solicitado por los eurodiputados, pero por encima del 40 por ciento preferido por los Estados miembros, y eleva el objetivo actual en vigor en algo más de 10 puntos porcentuales.

Las nuevas normas, que forman parte del paquete Fit for 55 presentado en verano de 2021 para acelerar la transición energética y recortar las emisiones de la UE en un 55 por ciento para 2030, deben ser aprobadas ahora formalmente por los Estados miembros y por el Parlamento Europeo en pleno.

La energía nuclear no es ni verde ni fósil

El eurodiputado francés Pascal Canfin (Renew), que preside la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, dijo que los negociadores "crearon unas reglas sin precedentes en el mundo para darnos los medios para ganar la batalla por el clima".

También dijo que el acuerdo regula mejor el uso de la biomasa, "aunque el Parlamento quisiera ir más lejos", y que también reconoce "el papel específico de la energía nuclear, que no es ni verde ni fósil".

Esto último se considera una gran victoria para Francia, que en las últimas semanas había presionado enérgicamente para que el hidrógeno de origen nuclear se considerara bajo en carbono, una medida a la que se oponían ferozmente países como Alemania, Austria y Luxemburgo.

El texto fija así nuevos objetivos de hidrógeno renovable para el transporte y la industria. Para esta última, el objetivo se fija en el 42 por ciento para 2030 y el 60 por ciento para 2035, pero puede rebajarse al 20 por ciento "si el porcentaje de hidrógeno procedente de combustibles fósiles consumido en los Estados miembros no supera el 23 por ciento en 2030 y el 20 en 2035".

Sin embargo, para beneficiarse del objetivo inferior, también tienen que haber cumplido su contribución nacional al objetivo global vinculante de la UE del 42,5 por ciento.

Por tanto, Francia podría tener dificultades para conseguir la concesión, ya que está por detrás de sus homólogos en el despliegue de energías renovables. Es el único país de la UE que no ha alcanzado su objetivo nacional de energías renovables para 2020, con un déficit de 3,9 puntos porcentuales, ya que sólo el 19,1 por ciento de la energía que consume procede de energías renovables.

El eurodiputado alemán Michael Bloss (Verdes) insistió en que estas dos condiciones significan que "los franceses no han ganado hoy. Querían tener las energías renovables y la energía nuclear al mismo nivel. No han ganado hoy, pero creo que lucharán en todos los demás expedientes y éste será un conflicto permanente", declaró Bloss a Euronews.

Desafortunado resultado para la biomasa

En cuanto a la bioenergía —el uso de materia orgánica como árboles, plantas y residuos agrícolas y urbanos para generar electricidad—, el acuerdo "refuerza los criterios de sostenibilidad" para reducir el riesgo de producción de bioenergía no sostenible, según el comunicado de prensa del Consejo.

El eurodiputado alemán Markus Pieper (PPE), ponente parlamentario sobre la Directiva en cuestión, afirmó que la biomasa "sigue siendo 100% renovable", describiendo todo el acuerdo como "un buen día para la transición energética de Europa".

La ONG holandesa Fern calificó no obstante de "desafortunado" el resultado sobre la biomasa. Martin Pigeon, responsable de la campaña Bosques y Clima, argumentó que "dado que seguirá recompensando a las empresas energéticas que queman millones de árboles, la RED (Directiva sobre Energías Renovables) continuará empeorando la crisis climática y de biodiversidad, perjudicando la salud de las personas y socavando activamente las ambiciones climáticas de la UE, además de destruir valor a costa del contribuyente".

Para alcanzar los objetivos fijados, la RED prevé acelerar los procedimientos de autorización de proyectos de energías renovables, lo que se considera necesario para desterrar la dependencia del bloque de los combustibles fósiles importados del extranjero, lograr la independencia energética y alcanzar la neutralidad de carbono en el plazo establecido.

Los Estados miembros designarán "zonas de aceleración de las energías renovables" que permitirán simplificar y acelerar el proceso de concesión de permisos para proyectos de energías renovables. Éstas también se considerarán de "interés público superior", lo que aliviará aún más la carga reguladora que pesa sobre ellas y limitará los motivos de objeciones legales.

No se ajusta a las pruebas científicas

La Comisaria europea Ursula von der Leyen celebró el acuerdo político, escribiendo en Twitter que "nos ayudará a avanzar hacia la neutralidad climática, a reforzar nuestra seguridad energética y a impulsar nuestra competitividad, todo a la vez".

PUBLICIDAD

Por su parte, Nils Torvalds (Renew), principal eurodiputado de la comisión de Medio Ambiente, subrayó que las negociaciones duraron cerca de año y medio y que "la guerra en Ucrania ha hecho que las partes negociadoras cambien su postura muchas veces".

CAN Europe, la principal coalición de oenegés del continente que lucha contra el cambio climático, tachó sin embargo los objetivos de "no ajustarse a lo que nos muestran las pruebas científicas".

"Si nos tomamos en serio alcanzar la neutralidad climática, los Estados miembros tendrán ahora que trabajar juntos y superar el objetivo del 50 por ciento de energías renovables de la UE para 2030", declaró en un comunicado Chiara Martinelli, directora de CAN Europe. "Con el paquete 'Fit for 55' casi concluido, es de suma importancia una mayor ambición en los expedientes legislativos restantes sobre edificios y gas. Nuestro futuro depende de ellos", añadió.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Nueve líderes europeos se comprometen a aumentar la capacidad eólica del mar del Norte

Estados Unidos y la Unión Europea mantienen su compromiso de cooperación energética

El PP reúne a miles de personas contra Sánchez para lanzar su campaña a las elecciones europeas