Von der Leyen acusa a China de usar la "debilidad de Putin" para aumentar su influencia sobre Rusia

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea Derechos de autor European Union, 2023.
Por Jorge LiboreiroEuronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La presidenta de la Comisión Europea no dudó en pintar un panorama sobrio, y en ocasiones abrasador, del estado actual de las relaciones Unión Europea-China, describiéndolas como "más distantes y más difíciles".

PUBLICIDAD

La República Popular China está explotando la debilidad del presidente Vladímir Putin para maximizar su influencia geopolítica sobre Rusia, lo que conduce a una inversión del equilibrio de poder entre los dos eternos aliados. Ese es, a grandes rasgos, el resumen del último y muy crítico discurso de Ursula von der Leyen.

"Lejos de amilanarse por la atroz e ilegal invasión de Ucrania, el presidente Xi mantiene su 'amistad sin límites' con la Rusia de Putin", dijo este jueves por la mañana la presidenta de la Comisión Europea. "Pero se ha producido un cambio de dinámica en la relación entre China y Rusia. De la visita se desprende claramente que China ve en la debilidad de Putin una forma de aumentar su influencia sobre Rusia. Y está claro que el equilibrio de poder en esa relación —que durante la mayor parte del siglo pasado favoreció a Rusia— ahora se ha invertido".

La Unión Europea y sus aliados occidentales han observado con atención los últimos pasos dados por China en la escena internacional, incluida una visita de alto nivel del Presidente Xi Jinping a Moscú, la presunta ayuda militar al país y un "plan de paz" de 12 puntos para Ucrania, ampliamente criticado por difuminar las líneas entre agresor y víctima y no reconocer la realidad de los territorios ocupados.

Para Von der Leyen, el papel de China en la guerra de Ucrania será un "factor determinante" para definir el compromiso entre Bruselas y Pekín. "China tiene la responsabilidad de desempeñar un papel constructivo en el avance hacia una paz justa", dijo la dirigente, que recordó igualmente como "cualquier plan de paz que de hecho consolide las anexiones rusas simplemente no es un plan viable. Tenemos que ser francos en este punto".

A lo largo de su discurso, de 40 minutos de duración, la presidenta de la Comisión Europea no dudó en pintar un panorama sobrio, y en ocasiones abrasador, del estado actual de las relaciones Unión Europea-China, describiéndolas como "más distantes y más difíciles". Von der Leyen acusó directamente a Pekín de saltarse a la torera el orden de libre comercio, intimidar a países de pequeño tamaño, violar los derechos humanos, endurecer su posición militar e intensificar las campañas de desinformación y coerción en todo el mundo.

"Estos actos de escalada apuntan a una China cada vez más represiva en el interior y más asertiva en el exterior", declaró la alemana. "China ha pasado ya la página de la era de 'reforma y apertura' y se adentra en una nueva era de seguridad y control".

Von der Leyen tachó sin reparos a China como una superpotencia dominante que ha estructurado toda su economía y su sociedad en torno al control absoluto del Partido Comunista gobernante, y que ha convertido los derechos individuales de los ciudadanos en una mera subordinación de la soberanía nacional. "Podemos esperar ver un claro impulso para que China dependa menos del mundo y el mundo dependa más de China", resumió la dirigente.

"El claro objetivo del Partido Comunista Chino es un cambio sistémico del orden internacional, con China en su centro. Lo hemos visto con las posiciones de China en los organismos multilaterales, que muestran su determinación de promover una visión alternativa del orden mundial".

China ha pasado ya la página de la era de 'reforma y apertura' y se adentra en una nueva era de seguridad y control
Ursula von der Leyen
Presidenta de la Comisión Europea

Reducción de riesgos, no desvinculación

Con todo, y a pesar del reciente empeoramiento de la situación —con las prohibiciones de TikTok por parte de los gobiernos europeos multiplicándose, los acuerdos de inversión congelados, las dudas sobre el origen de la pandemia persistiendo y la imposición de una serie de contra-sanciones— Ursula von der Leyen reconoció igualmente que el bloque simplemente no puede permitirse una ruptura total con China.

"Creo que no es viable —ni redunda en interés de Europa— desvincularse de China. Nuestras relaciones no son blancas o negras, y nuestra respuesta tampoco puede serlo", afirmó la presidenta, abogando por la estabilidad diplomática y por líneas de comunicación abiertas. "Debemos centrarnos en un menor riesgo, no en la desvinculación".

La presidenta mencionó de hecho aspectos como el cambio climático y la protección de la biodiversidad como áreas en las que la Unión Europea y China pueden encontrar puntos en común para afrontar los retos globales.

Con respecto a la economía, Von der Leyen señaló que la mayor parte del comercio de bienes y servicios sigue siendo "mutuamente beneficioso" y libre de riesgos. China es el principal socio comercial de la UE en lo que se refiere a bienes, con flujos totales por valor de casi 700 000 millones de euros en 2021.

"Pero nuestra relación está desequilibrada y se ve cada vez más afectada por las distorsiones creadas por el sistema capitalista de Estado chino", añadió Von der Leyen. "Así que necesitamos reequilibrar esta relación sobre la base de la transparencia, la previsibilidad y la reciprocidad".

La máxima responsable de la Comisión Europea advirtió igualmente de la "fusión explícita por parte de China de sus sectores militar y comercial", así como de las posibles implicaciones para la transferencia de tecnologías sensibles y propiedad intelectual, sugiriendo que su ejecutivo propondría un nuevo instrumento para filtrar ciertos tipos de inversión.

Von der Leyen abogó también por reducir la dependencia europea de China, sobre todo en los sectores de las tecnologías verdes y las materias primas, cuya demanda se disparará a medida que el bloque avance a mayor velocidad hacia la neutralidad climática tras la guerra de Rusia.

"Tenemos ante nosotros la tarea de volver a centrarnos en las cuestiones más importantes. Y es un reflejo de la necesidad de ajustar nuestra estrategia en línea con la forma en que el Partido Comunista Chino parece estar cambiando", dijo la jefa de la Comisión, instando a los Estados miembros a evitar caer en "tácticas de divide y vencerás".

El discurso de Von der Leyen tiene lugar antes de un viaje conjunto a Pekín con el presidente de Francia, Emmanuel Macron. Cabe destacar que los anfitriones de los actos fueron el Centro de Política Europea y el Instituto Mercator de Estudios sobre China (MERICS), este último sometido a sanciones chinas.

"En este momento decisivo en los asuntos mundiales, necesitamos la voluntad colectiva de responder juntos", dijo Von der Leyen a modo de conclusión. "Nada es inevitable en geopolítica".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los seis principales puntos de fricción que tensan actualmente las relaciones UE-China

Cuatro responsables de Gazprombank Suiza son condenados por colaborar con un amigo de Putin

La UE y Reino Unido acuerdan "líneas políticas generales" sobre Gibraltar