El agua potable de Malta, en peligro

Turistas disfrutan de una visita al puerto de La Valeta, en Malta, el 8 de septiembre de 2021.
Turistas disfrutan de una visita al puerto de La Valeta, en Malta, el 8 de septiembre de 2021. Derechos de autor Daniel SLIM / AFP
Por Josef Cutajar
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El abastecimiento de agua potable de Malta está amenazado por el cambio climático y la actividad humana no ayuda

PUBLICIDAD

El suministro de agua potable de Malta está amenazado por el cambio climático y la actividad humana no ayuda, según han declarado los expertos a Euronews.

El Estado miembro más pequeño de Europa carece de lagos y ríos, y en su lugar obtiene el agua de dos fuentes distintas: las aguas subterráneas, que pueden encontrarse a cientos de metros bajo tierra, y las plantas de ósmosis inversa situadas a lo largo de la costa, que convierten el agua de mar en agua potable.

El problema es que se prevé que el archipiélago del Mediterráneo central pierda el 16% de sus aguas subterráneas a causa del cambio climático y la subida del nivel del mar en los próximos 80 años, según una investigación publicada en 2021. La ósmosis de reserva, por su parte, conlleva riesgos estratégicos potenciales.

"El agua es una fuente finita. Si la explotamos como si no hubiera un mañana, la reserva [de agua] sobre la que estamos sentados pronto se secará", declaró a Euronews el ingeniero de tratamiento de aguas e hidrólogo Marco Cremona.

Periodos prolongados de sequía

Las aguas subterráneas se consideran el salvavidas del agua potable, pero se están secando rápidamente. El cambio climático ha provocado un aumento de la temperatura media del país de 1,5ºC desde 1952, y las precipitaciones se han vuelto irregulares, explicó a Euronews Charles Galdies, profesor asociado del Instituto de Sistemas Terrestres de la Universidad de Malta.

Si las precipitaciones anuales siguen disminuyendo, habrá menos agua subterránea"
Charles Galdies
Profesor asociado del Instituto de Sistemas Terrestres de la Universidad de Malta

El mes pasado, una tormenta descargó 140,4 milímetros de lluvia (litros de agua por metro cuadrado) en un solo día. Sin embargo, este tipo de fenómenos suele producirse entre largos periodos de sequía, lo que provoca una disminución del volumen de aguas subterráneas.

"Si las precipitaciones anuales siguen disminuyendo, habrá menos agua subterránea", afirma Galdies. El aumento del nivel del mar podría complicar aún más el problema, ya que se prevé que el agua salada se filtre en la capa freática, según un análisis del Banco Mundial.

Pero el calentamiento global no es el único culpable. El comportamiento humano también tiene mucho que ver y no está dando tiempo suficiente a que las aguas subterráneas se repongan, dijo Cremona.

El cambio climático acelerará las cosas

A lo largo de los años, ha habido una sobreextracción ilegal a través de la perforación de pozos ilegales, para sostener la agricultura en particular. Las plantas de tratamiento son otro ladrón en la noche, que bombea ilegalmente 95 millones de litros de agua subterránea, según cifras oficiales de 2019.

El sector turístico también pone a prueba el suministro de agua. El año pasado, el archipiélago, de 520.000 habitantes, acogió a casi 2,3 millones de visitantes extranjeros, un aumento con respecto al año anterior, pero aún por debajo de los niveles anteriores a la pandemia.

En los últimos años, el monte bajo, la garriga y las tierras agrícolas han sido devorados por la construcción intensiva de apartamentos y oficinas. Según datos de Eurostat, Malta tiene una de las mayores proporciones de cubierta artificial.

"Si se combinan todos estos factores, el cambio climático acelerará las cosas", afirma Cremona. Las plantas de ósmosis inversa, que tienen un elevado coste financiero, pueden dar la impresión de que Malta está blindada contra el impacto del cambio climático, pero Cremona se muestra algo escéptico.

"Estamos poniendo todos los huevos en la misma cesta, porque la ósmosis inversa [desalinización] conlleva riesgos estratégicos", afirma.

Un riesgo podría ser un sabotaje deliberado en una de las plantas desalinizadoras, pero los accidentes, como un vertido de petróleo cerca de la isla, también podrían paralizar la producción, dijo Cremona. 

Un esfuerzo logístico enorme y costoso

Sin embargo, un hallazgo reciente puede ofrecer un respiro al país. Científicos del proyecto MARCAN, del Departamento de Geociencias de la Universidad de Malta, revelaron a principios de este año que hay suficiente agua dulce subterránea en el fondo marino del archipiélago para mantener las islas durante 75 años.

Pero también afirmaron que la reserva de agua, a unos 3 km de la costa, se encuentra bajo capas de baja permeabilidad, lo que significa que la extracción podría resultar difícil y cara.

PUBLICIDAD

"En la práctica, esto supone un enorme y costoso esfuerzo logístico, dado que está en alta mar, y es necesario seguir investigando para evaluar si el agua es de buena calidad para el consumo", advirtió Cremona.

Además, en las últimas tres décadas se han introducido mejoras significativas en el sistema de distribución de agua del país para evitar fugas, pero los avances parecen lentos, ya que se pierde casi el 40% del agua no contabilizada, casi el doble de la media de la UE y el Reino Unido, según la Federación Europea de Asociaciones Nacionales de Servicios de Agua.

Mientras tanto, el proceso de desalinización es cada vez más eficiente desde el punto de vista energético. Aun así, las autoridades locales apuestan por ahora por que la gente frene el consumo y ahorre agua. La agencia maltesa de Energía y Agua encabeza una campaña educativa para concienciar a los ciudadanos de la cantidad de agua que consumen y, a veces, malgastan.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Riesgos de beber agua de lluvia

UE y Reino Unido exportaron mil toneladas de un pesticida prohibido a países más pobres

Uno de cada cuatro habitantes del planeta no tiene acceso al agua potable