EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

La Eurocámara quiere reubicación obligatoria de migrantes en casos de "crisis"

El Comisión Europea propuso su plan de reforma en 2020.
El Comisión Europea propuso su plan de reforma en 2020. Derechos de autor Salvatore Cavalli/AP
Derechos de autor Salvatore Cavalli/AP
Por Vincenzo Genovese
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La reforma del Pacto Migratorio Europeo está un poco más cerca de ser realidad.

PUBLICIDAD

El Parlamento Europeo quiere que haya más solidaridad entre los Estados miembros de la UE a la hora de gestionar la presión migratoria. La Eurocámara ha adoptado este jueves su posición sobre tres partes clave del Pacto de Migración, el gran paquete legislativo propuesto por la Comisión Europea en 2020 para reformar la política migratoria europea. Ahora deberá negociar con el Consejo de la Unión Europea, es decir, los países de la UE para que la reforma acabe siendo ley.

El principio del reglamento de Dublín, que prescribe que todo solicitante de asilo que llegue a Europa sólo puede presentar su solicitud en el país de primera entrada, sigue siendo válido en las posiciones del PE. Pero con más excepciones, como los lazos familiares o educativos que una persona migrante pueda tener con un Estado miembro concreto.

Y varias disposiciones ayudarían a distribuir a las personas que llegan por toda la UE, como explica el eurodiputado sueco Tomas Tobé, ponente de uno de los expedientes. La primera es hacerlo vinculante para "asegurarnos de que todos los Estados miembros contribuyen". Pero explica que desde la Eurocámara se cree que debería haber "opciones flexibles, que la gente vea que a algunos Estados miembros trabajarán con la reubicación, otros podrían trabajar con el desarrollo de capacidades..."

Uno de los objetivos clave es "salir del punto muerto en el que nos encontramos desde hace años, porque es necesario que algo suceda ya", ha apuntado Tobé.

Esta solidaridad podría expresarse reubicando a las personas migrantes de los países bajo presión o proporcionándoles recursos para gestionar los flujos migratorios.

Las reubicaciones físicas son una opción en el marco ordinario, pero pasarían a ser vinculantes cuando un Estado miembro solicite una situación de "crisis", como se prevé en otro de los expedientes legislativos del Pacto. Entonces, la Comisión Europea tendría que evaluar la petición de crisis y, si se confirma, fijar cuotas de migrantes a los demás países, en función de su población y PIB.

"La solidaridad puede tener una oportunidad, este es el punto preciso de este reglamento", ha asegurado durante su intervención en la Eurocámara el eurodiputado socialdemócrata Juan Fernando López Aguilar.

La reubicación obligatoria es un punto clave para países mediterráneos como Italia, que ha registrado este año un aumento del 300% de las llegadas irregulares por mar y lleva años reclamando un "reparto justo" a nivel de la UE en el desafío migratorio.

Una de las quejas es que los sistemas de "reubicaciones voluntarias" puestos en marcha hasta ahora no parecen funcionar muy bien. A pesar de las promesas de reubicar a varios miles de personas desde Italia hacia otros Estados miembros, hasta ahora sólo unos pocos centenares han sido trasladadas. El Presidente italiano, Sergio Mattarella, calificó de "prehistóricas" las normas de la UE sobre migraciones y animó al bloque a modificarlas. 

Pero este es solo el primer paso de un camino largo y complicado. El debate entre los Estados Miembros se espera que sea intenso. Por ejemplo en aquellos aspectos del pacto como la dimensión exterior de la migración, como el control de los migrantes en la frontera o las palancas que deben utilizarse con sus países de origen, según explica Sara Prestianni, de EuromedRights, una red de ONG activas en este campo.

"El principal temor en la negociación con los consejos es que, en lugar de plantear mecanismos de solidaridad entre Estados miembros y Estados miembros, en la acogida y la integración, se privilegie el enfoque de seguridad que va a llevar a la normalización de la detención y a la aceleración de los procedimientos de retorno".

De hecho, el objetivo de las instituciones de completar la reforma del marco migratorio en 2023, bajo la presidencia española, no es nada evidente.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los ministros de cinco países mediterráneos de la UE piden más solidaridad en materia de migración

Giorgia Meloni: "La migración es un problema europeo y necesita una respuesta europea"

Ursula von der Leyen y el posible efecto de su apertura al partido de Meloni