EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La OTAN solía preocuparse por la amenaza rusa contra el Paso de Suwałki. La amenaza es ahora menor que nunca

Aviones militares rumanos y portugueses participan en una misión de la Misión de Vigilancia Aérea del Báltico de la OTAN, 22 de mayo de 2023.
Aviones militares rumanos y portugueses participan en una misión de la Misión de Vigilancia Aérea del Báltico de la OTAN, 22 de mayo de 2023. Derechos de autor AP Photo/Mindaugas Kulbis
Derechos de autor AP Photo/Mindaugas Kulbis
Por Callum Tennant
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La brecha de Suwałki era uno de los mayores puntos débiles de la OTAN frente a Rusia. La invasión a gran escala de Ucrania por parte de Putin ha reducido drásticamente ese riesgo.

PUBLICIDAD

Tras la primera invasión ilegal rusa de Ucrania en 2014, los miembros de la OTAN, especialmente los del Este, se apresuraron a revisar su propia seguridad. Las conclusiones de esas revisiones provocaron insomnio en las capitales occidentales.

Luego, en 2016, un wargame descubrió que, en caso de invasión, las tropas rusas entrarían en la capital estonia de Tallin y en la letona de Riga en un plazo de 36 a 60 horas, una velocidad increíble que limitaría la capacidad de los aliados occidentales para responder con eficacia.

Sin embargo, hay un lugar que preocupa a los planificadores y estrategas militares de la OTAN más que a la mayoría: la brecha de Suwałki.

Se trata de una estrecha franja de tierra de unos 60 km en la frontera polaco-lituana que limita con Bielorrusia por un lado y con el enclave ruso de Kaliningrado por el otro.

¿Por qué es tan peligroso el Paso de Suwalki?

La brecha de Suwałki es el único corredor terrestre que conecta los Estados bálticos con otros miembros de la OTAN. Se trata de una estrecha franja de tierra que, en caso de conflicto con Rusia, podría ser alcanzada con fuego de artillería desde ambos lados.

En resumen, para Occidente es un peligroso cuello de botella. Si las fuerzas rusas o bielorrusas fueran capaces de cerrar la brecha, la OTAN no podría enviar refuerzos por tierra, se vería obligada a recurrir al aire y al mar. El peligro es que los miembros de la OTAN serían incapaces de enviar refuerzos a los países bálticos por mar y aire con la rapidez suficiente y en número suficiente para repeler a las fuerzas rusas.

Sin embargo, una mezcla de acciones de la OTAN y errores rusos han reducido drásticamente este riesgo.

La agresión rusa conduce a una OTAN ampliada

Cuando Rusia lanzó su invasión a gran escala de Ucrania en febrero de 2022, provocó una conmoción en los países vecinos. La mayor guerra en el continente europeo desde el final de la Segunda Guerra Mundial provocó una completa reevaluación de los supuestos y estrategias anteriores.

Tras seguir una política de neutralidad militar durante décadas, Finlandia y Suecia solicitaron su ingreso en la OTAN. Mientras que la adhesión de Suecia sigue pendiente tras las objeciones turcas, Finlandia ya forma parte de la alianza, lo que debilita significativamente el riesgo que supone la brecha de Suwałki.

"La adhesión de Suecia y Finlandia crea de facto un "Mare Nostrum de la OTAN" (traducido como Nuestro Mar de la OTAN) en el que Rusia probablemente no pueda ejercer una verdadera estrategia antiacceso o de denegación de área", declaró a Euronews Guillaume Lasconjarias, profesor de la Universidad de París-Sorbona y antiguo investigador de la Escuela de Defensa de la OTAN en Roma.

O dicho de otro modo, con los miembros de la OTAN bordeando la mayor parte del mar Báltico, Rusia no podría impedir la llegada de refuerzos occidentales por mar.

La adhesión de Finlandia a la OTAN también duplicó la longitud de la frontera de la alianza con Rusia. En palabras del propio Kremlin, esto ha obligado a Rusia a tomar contramedidas para garantizar su propia seguridad, tanto táctica como estratégicamente. Esta mayor exposición a un miembro de la OTAN reduce las posibilidades de cualquier ataque ruso a otros miembros de la OTAN limítrofes con la brecha de Suwałki.

El fracaso militar en Ucrania reduce la capacidad militar rusa

Cuando Putin ordenó la invasión ilegal de Ucrania en 2022, se cree ampliamente que lo hizo confiando en que sería una campaña corta, rápida y exitosa. El think-tank Rusi, con sede en Londres, afirma que documentos rusos capturados muestran que Moscú tenía un plan de 10 días para apoderarse del país y matar a sus líderes.

En los casi 600 días transcurridos desde el inicio de la guerra, las fuerzas rusas no han logrado capturar objetivos clave como Kiev, se han visto humilladas por la exitosa contraofensiva ucraniana de Járkov y han perdido casi 50 000 soldados, según el primer análisis estadístico independiente.

Con Rusia todavía empantanada en Ucrania, no tiene capacidad militar para lanzar ninguna incursión en la brecha de Suwałki. Sin un resultado militar exitoso en Ucrania, es poco probable que Putin pueda ordenar cualquier otra acción militar importante. Es aún menos probable dado que los países implicados son miembros de la OTAN.

Los cambios en el Báltico, la UE y la OTAN reducen el riesgo ruso

La invasión de Ucrania por parte de Putin llevó a la OTAN a lanzar una enorme revisión estratégica. La alianza solía basarse en pequeñas fuerzas trampa de la OTAN que disuadirían la agresión rusa bajo el temor de desencadenar el artículo 5 de la OTAN y una respuesta colectiva a un ataque.

Ahora, en cambio, la OTAN habla de defender cada centímetro de su territorio.

La alianza ha creado cuatro nuevos grupos de combate en cuatro nuevos países (Bulgaria, Hungría, Rumanía y Eslovaquia), ha duplicado el número de tropas repartidas en ocho grupos de combate y ha enviado docenas de buques y cientos de aviones más a la parte oriental de la alianza.

PUBLICIDAD

Ha elaborado nuevos planes sobre cómo llegar al Báltico y reforzarlo en caso de invasión, y tiene previsto aumentar aún más su presencia en la región.

Lasconjarias también destaca que los Estados bálticos han hecho "mayores esfuerzos en la movilización de sus fuerzas y población, con el desarrollo de la "defensa total" entre sus gentes (como la Liga de Defensa de Estonia)".

Las nuevas iniciativas de la UE, los países bálticos y la OTAN destinadas a potenciar la movilidad militar, como la construcción de un nuevo ferrocarril transbáltico, permitirán también a la Alianza redistribuir sus fuerzas con mayor rapidez. En consecuencia, se reducen las posibilidades de mantener aislados a los Estados bálticos cerrando la brecha de Suwałki.

Irónicamente, son las invasiones rusas de Ucrania en 2014 y de nuevo en 2022 las que han hecho tan improbable el riesgo de un ataque al Paso de Suwałki.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los ejercicios de desactivación de bombas de la OTAN, claves para Ucrania

Una década al frente de la OTAN: ¿Por qué es tan difícil sustituir a Jens Stoltenberg?

El motivo real por el que la extrema derecha está conquistando a la juventud europea