EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Los países de la UE acuerdan nuevas normas para hacer frente a futuras crisis migratorias

El Reglamento de Crisis incluye normas especiales que se pondrían en marcha cuando una afluencia de inmigrantes amenazara con desbordar el sistema de asilo de la UE
El Reglamento de Crisis incluye normas especiales que se pondrían en marcha cuando una afluencia de inmigrantes amenazara con desbordar el sistema de asilo de la UE Derechos de autor Cecilia Fabiano/LaPresse
Derechos de autor Cecilia Fabiano/LaPresse
Por Jorge LiboreiroEuronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El acuerdo preliminar alcanzado el miércoles allana el camino para establecer normas comunes que permitan gestionar una llegada masiva inesperada de solicitantes de asilo, un elemento crucial de la reforma migratoria de la Unión Europea.

PUBLICIDAD

El acuerdo sobre el llamado Reglamento de Crisis ha quedado cerrado. Ha sido durante una reunión de embajadores en Bruselas, encargados de terminar el trabajo que los ministros de Interior no pudieron concluir la semana pasada cuando Italia bloqueó inesperadamente el borrador del texto.

Italia impugnó una pequeña parte de la legislación, centrada en los servicios de búsqueda y rescate prestados por buques de oenegés en el mar Mediterráneo, que Roma considera un "factor de atracción" que impulsa a más inmigrantes a intentar llegar a las costas europeas.

Alemania, cuyo voto era necesario para alcanzar la mayoría cualificada requerida, defendió los buques de las oenegés, argumentando que salvar vidas en el mar es un deber legal, humanitario y moral. Italia había criticado anteriormente al Gobierno alemán por proporcionar financiación estatal a estas oenegés.

El pulso entre Roma y Berlín frustró la semana pasada el intento de alcanzar un acuerdo, a pesar de las esperanzas suscitadas por un nuevo texto de compromiso presentado por España, país que ostenta actualmente la presidencia de turno del Consejo de la UE.

Tras consultar a sus Gobiernos nacionales, los embajadores lograron salir del punto muerto a primera hora de la tarde del miércoles.

Hungría y Polonia, los dos principales detractores de la reforma migratoria de la UE, votaron en contra del texto, mientras que Austria, la República Checa y Eslovaquia se abstuvieron, según informaron fuentes diplomáticas a Euronews.

"¡Trato hecho! Los embajadores de la UE han alcanzado un acuerdo sobre el Reglamento que aborda las situaciones de crisis y fuerza mayor en el ámbito de la migración y el asilo", dijo la Presidencia española en X, antes Twitter.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, celebró el acuerdo como un "verdadero cambio de juego", mientras que Ylva Johansson, comisaria europea de Interior, dijo que se había logrado "con pragmatismo, compromiso y unidad".

El Consejo utilizará ahora este acuerdo preliminar como posición común en las negociaciones con el Parlamento Europeo.

¿Qué es el Reglamento de Crisis?

El Reglamento de Crisis establece las normas que se aplicarían en momentos excepcionales en los que el sistema de asilo del bloque se vea amenazado por una llegada repentina y masiva de migrantes, como ocurrió durante la crisis migratoria de 2015-2016.

Para hacer frente a esta afluencia inesperada, se permitiría a los Estados miembros aplicar medidas más duras, como retener a los solicitantes de asilo en la frontera hasta 20 semanas mientras se examinan sus solicitudes de protección internacional.

La detención de los solicitantes rechazados también podría prolongarse del límite habitual de 12 semanas a un máximo de 20 hasta que finalice el proceso de devolución.

Las oenegés creen que estas excepciones podrían dar lugar a confinamientos a gran escala, degradar la calidad de los procedimientos de asilo y aumentar el riesgo de devolución (envío de migrantes de vuelta a países donde se enfrentan a graves daños).

Alemania había expresado preocupaciones similares, sobre todo en relación con los derechos de los niños y los miembros de la familia, y hasta hace poco había bloqueado la ley optando por la abstención.

El considerando que había enfrentado a Berlín con Roma reza ahora: "Las operaciones de ayuda humanitaria no deben considerarse instrumentalización de los emigrantes cuando no haya objetivo de desestabilizar la Unión o un Estado miembro".

En su versión original, el Reglamento de Crisis también preveía la posibilidad de acelerar las solicitudes de asilo de personas que huyeran de una situación de peligro extraordinario, como un conflicto armado. El régimen especial habría concedido a los refugiados un acceso más rápido a la residencia, el empleo, la educación y la asistencia social.

Sin embargo, en el texto de compromiso aprobado el miércoles y visto por Euronews, ese artículo está muy retocado y no se encuentra ninguna referencia a la "protección inmediata".

Una reforma integral

La posición del Consejo sobre el Reglamento de Crisis era la única que faltaba en el rompecabezas conocido como Nuevo Pacto sobre Migración y Asilo.

PUBLICIDAD

El Nuevo Pacto fue presentado por la Comisión Europea en septiembre de 2020 para sustituir la gestión ad hoc de las crisis de la última década por un conjunto de normas claras aplicables a todos los Estados miembros.

La reforma, de cinco vertientes, se mueve en una delicada línea entre solidaridad y responsabilidad para garantizar que las naciones en primera línea, como Italia y Grecia, no queden abandonadas a su suerte.

Su pieza central es un sistema de "solidaridad obligatoria" que ofrece a los países tres opciones diferentes para gestionar los flujos migratorios: acoger en su territorio a un número determinado de solicitantes de asilo que hayan superado la prueba, realizar un pago de 20 000 euros por cada inmigrante que se nieguen a reubicar o financiar apoyo operativo, como infraestructuras y personal.

Se supone que este sistema, acordado de forma preliminar en un momento decisivo de junio, funcionará de forma regular, mientras que el Reglamento de Crisis solo se activaría en situaciones extraordinarias que supongan un riesgo para el sistema de asilo de la UE.

El Reglamento de Crisis también se aplicaría cuando un Gobierno extranjero "instrumentalizara" la inmigración para inmiscuirse en los asuntos internos del bloque, una lección aprendida durante la crisis fronteriza que instigó Bielorrusia en el verano de 2021.

PUBLICIDAD

El estancamiento del Reglamento de Crisis amenaza con socavar la reforma migratoria de la UE y frustra al Parlamento Europeo, que el mes pasado decidió interrumpir las negociaciones sobre dos elementos separados del Nuevo Pacto hasta que los Estados miembros desbloquearan la pieza restante.

Tras el acuerdo del miércoles, se espera que las conversaciones se reanuden en breve con el objetivo de cerrar los cinco elementos del Nuevo Pacto antes de las elecciones europeas de 2024.

"La Presidencia española es la oportunidad para concluir el Pacto sobre Migración: es ahora o nunca", dijo la semana pasada a Euronews Juan Fernando López Aguilar, eurodiputado socialista que actúa como ponente del Reglamento de Crisis.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El rifirrafe entre Alemania e Italia frustra el acuerdo de la UE sobre nuevas normas para hacer frente a las crisis migratorias

La historia de un rescate desde 'dentro' en la mortífera 'ruta del Mediterráneo central'

El presidente del Partido Popular Europeo abre la puerta al húngaro Tisza en la Eurocámara