Análisis: El centro-derecha europeo abre la puerta a los populistas en pleno auge de la ultraderecha

Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea, es confirmada como candidata principal del PPE en Bucarest, Rumanía, 7 de marzo de 2024.
Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea, es confirmada como candidata principal del PPE en Bucarest, Rumanía, 7 de marzo de 2024. Derechos de autor Andreea Alexandru/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Andreea Alexandru/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Por Mared Gwyn Jones and Sandor Zsiros in Bucharest
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Durante años, el Grupo del PPE, de centro-derecha, ha trazado una línea roja con las fuerzas euroescépticas de extrema derecha del Parlamento Europeo. Esa línea podría cambiar tras las elecciones europeas de junio.

PUBLICIDAD

La campaña preelectoral del Partido Popular Europeo comenzó el jueves en Bucarest con un ambiente de confianza. Se prevé que el grupo consiga casi una cuarta parte de los votos para ganar las elecciones de junio y seguir siendo la mayor facción del Parlamento Europeo.

Sin embargo, con el estancamiento de su voto ante el auge de la extrema derecha y el declive de los partidos mayoritarios, se plantea la cuestión de si el PPE coqueteará con socios populistas que antes consideraba prohibidos.

Sobre todo porque sus partidos miembros ya lo han hecho en algunas capitales de la UE.

Su principal candidata, Ursula von der Leyen, se ha comprometido a tender puentes únicamente con partidos proeuropeos, pro OTAN y pro Ucrania después de la votación. Durante décadas, el grupo ha formado una "gran coalición" con el centro y el centro-izquierda.

Sin embargo, a medida que los votantes se inclinan hacia la derecha, el PPE no descarta nuevas alianzas con miembros de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), lo que daría un punto de apoyo a las fuerzas euroescépticas en Bruselas.

La presidenta del partido ECR, Giorgia Meloni, se ha retractado de la retórica antieuropea que la llevó a ser elegida Primera Ministra de Italia a finales de 2022, y ha forjado una estrecha relación con Von der Leyen. Se especula con que los miembros de su partido Fratelli d'Italia en el Parlamento Europeo podrían llegar a un acuerdo informal para cooperar con el PPE en la próxima legislatura.

Varios delegados del PPE declararon a Euronews que la delegación checa del ECR también se considera un socio moderado compatible con el centro-derecha.

"Los partidos de derechas son muy diferentes en los distintos Estados miembros de la UE. No podemos poner a Alternativa para Alemania (AfD) en el mismo saco que, por ejemplo, ODS en la República Checa, que antes eran euroescépticos, pero ahora claramente no lo son", dijo a Euronews el eurodiputado alemán Peter Liese.

Sin embargo, grupos como el Partido Finlandés, el español Vox o el francés Reconquête!, también pertenecen al ECR, por lo que los grupos de la oposición a la izquierda del espectro político critican la disposición de sus homólogos de centro-derecha a jugar a las cartas con los conservadores de extrema derecha.

En respuesta a una pregunta de Euronews, el ministro italiano de Asuntos Exteriores y vicepresidente del PPE, Antonio Tajani -cuyo partido de centro-derecha Forza Italia está en el Gobierno con grupos de extrema derecha- expresó claramente la voluntad del PPE de formar nuevas alianzas que sustituyan a la gran coalición.

"Espero que podamos trabajar con ECR, que podamos trabajar con los liberales. Desde luego, no podemos pensar que solamente hay socialistas en las instituciones de la UE", dijo Tajani.

"Hay otras fuerzas, otras realidades, entre ellas los conservadores y los liberales, así que veremos cuáles son los resultados electorales", prosiguió. "Si los conservadores, como han demostrado recientemente, se ponen del lado del europeísmo, se ponen del lado del atlantismo, estamos dispuestos a dialogar y discutir (estas opciones) con ellos".

En las capitales, la extrema derecha entra en la corriente dominante

Los indicios de que la extrema derecha está entrando en la corriente política europea no son nuevos. Pero, aunque en anteriores elecciones europeas se han demostrado exageradas, en 2024 la amenaza parece real.

En Holanda, Geert Wilders está en conversaciones para formar una coalición tras su sorprendente victoria en las elecciones nacionales del año pasado. En Francia, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen encabeza cómodamente las encuestas. En Portugal, un nuevo partido de extrema derecha pone en jaque al bipartidismo. Alternativa para Alemania ocupa un cómodo segundo puesto en las encuestas alemanas, a pesar de que facciones del partido han sido consideradas extremistas por los tribunales.

Se prevé que los partidos de extrema derecha o antieuropeos queden primeros en nueve Estados miembros -incluidos Francia e Italia- y segundos en otros nueve, en las elecciones de junio.

En varios Estados miembros, la corriente conservadora ya ha traspasado el "cordón sanitario" diseñado para mantener a raya a los grupos marginales.

Los partidos miembros del PPE gobiernan en coalición o con el apoyo de partidos de extrema derecha o euroescépticos en la República Checa, Finlandia, Italia y Suecia. En otros países, como Austria, Portugal y España, los acuerdos de coalición entre el centro y la extrema derecha se han convertido en algo habitual a nivel regional.

Entretanto, el PPE afirma que Europa también debe estar alerta ante las fuerzas de derechas y de izquierdas que se sitúan en los márgenes.

PUBLICIDAD

"Nuestra Europa pacífica y unida está siendo desafiada como nunca antes por populistas, nacionalistas y demagogos, ya sean de extrema derecha o de extrema izquierda", dijo Ursula von der Leyen en el congreso de Bucarest.

Muchas de las prioridades políticas del PPE, esbozadas en su manifiesto electoral, sugieren que el grupo está abrazando ideologías de extrema derecha para evitar un éxodo de votantes hacia aspirantes de extrema derecha.

Incluye una propuesta para externalizar las solicitudes de asilo de quienes buscan refugio en la UE a los llamados terceros países "seguros", basándose en el modelo de Ruanda ideado por el Reino Unido.

Preguntada por la legalidad de la idea, Von der Leyen aseguró a los periodistas: "Está absolutamente claro que hagamos lo que hagamos respetaremos plenamente nuestras obligaciones en virtud del Derecho de la UE y del Derecho internacional", y añadió que el concepto de terceros países seguros ya está consagrado en la legislación de la UE.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Análisis: Los socialistas advierten en Roma de un "peligro real" ante las elecciones europeas

Imposible trabajar con los "amigos de Putin" tras las elecciones europeas, según von der Leyen

Protestas en Alemania contra el aumento de la xenofobia y la ultraderecha