EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

Estado de la Unión: El cumpleaños de la OTAN y la corrupción en Europa

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, a la derecha, y la Ministra de Asuntos Exteriores de Bélgica, Hadja Lahbib, en la sede de la OTAN en Bruselas, el jueves 4 de abril de 2024.
El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, a la derecha, y la Ministra de Asuntos Exteriores de Bélgica, Hadja Lahbib, en la sede de la OTAN en Bruselas, el jueves 4 de abril de 2024. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Stefan Grobe
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

En esta edición del Estado de la Unión, analizamos la celebración del 75 aniversario de la OTAN con el telón de fondo de la creciente guerra híbrida rusa. Otro tema es la corrupción en Europa: ¿aprendieron la lección los políticos?

PUBLICIDAD

Esta semana hemos tenido una gran fiesta de cumpleaños en la ciudad: La OTAN celebró su 75 aniversario. ¡Felicidades! 

Habrá una celebración real en Washington en verano, pero el acontecimiento se consideró tan importante que altos funcionarios vinieron a Bruselas para la ocasión, y para una pequeña fiesta.

Y hubo un invitado especial que viajó desde los archivos del Gobierno estadounidense hasta la sede de la OTAN: el Tratado del Atlántico Norte original. Un documento histórico que solidificó 75 años de defensa colectiva en Europa y Norteamérica.

El aniversario se celebró mientras la Alianza debatía planes para proporcionar a Ucrania un apoyo militar a largo plazo más predecible. "Tenemos que cambiar la dinámica de nuestro apoyo", declaró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

"Debemos garantizar una ayuda de seguridad fiable y predecible para Ucrania a largo plazo. Para que dependamos menos de las contribuciones voluntarias y más de los compromisos de la OTAN. Menos en ofertas a corto plazo y más en compromisos plurianuales", dijo Stoltenberg.

En la reunión de la OTAN, los participantes también debatieron el comportamiento agresivo de Rusia en términos de guerra híbrida, dirigida no solo contra Ucrania, sino contra el orden de paz europeo en general.

La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, dijo que Vladímir Putin pretende socavar y erosionar nuestras democracias en Europa desde dentro: "Tampoco ahí debemos ser ingenuos. Lo que hemos visto en los últimos años no ha sido una coincidencia, sino una desestabilización selectiva en varios países europeos, con desinformación y ciberataques", dijo Baerbock.

La razón por la que fue a por Putin es un escándalo en ciernes conocido en las primeras informaciones como 'Rusiagate'.

Se acusa a políticos de varios países de la UE de haber sido sobornados por Moscú para que repitan como loros los argumentos del Kremlin.

La idea es influir en la opinión pública de la UE antes de las elecciones europeas de junio. Un legislador alemán de derechas habría aceptado presuntamente 25.000 euros para hacerlo. Si esto no es corrupción de manual...

Hablamos con Nicholas Aiossa, director de Transparencia Internacional UE.

Euronews: Si nos fijamos en la última legislatura del Parlamento Europeo, especialmente con el escándalo del 'Qatargate', ¿se ha convertido la corrupción en la UE en un problema mayor de lo que era antes?

Aiossa: No creo que haya aumentado. Creo que se ha vuelto más descarada. Es decir, el hecho de que haya eurodiputados, exeurodiputados y miembros del personal de la UE que se pasean con maletas llenas de dinero, como si pudieran actuar sin temor a las consecuencias, es un verdadero problema. Y creo que se ha convertido en un problema porque las instituciones no han emprendido las reformas necesarias en sus marcos éticos y anticorrupción.

Las instituciones, en particular el Consejo, no han adoptado la directiva anticorrupción. Y la Comisión tiene que utilizar con más rigor las herramientas preventivas y punitivas que tiene a su disposición para luchar contra la corrupción. Y mientras eso no ocurra, creo que la situación no hará más que empeorar.

Euronews: En ese sentido, sigue sin haber una supervisión y un control independientes de la conducta de los miembros del Parlamento. ¿Por qué la institución no se ha tomado más en serio la reforma?

Aiossa: Porque me temo que ha habido una cultura de impunidad que se ha dejado enconar durante décadas, que ha impedido las reformas necesarias tras el escándalo. Sigue sin haber, como usted dice, una supervisión independiente de su comportamiento ético. Y cuando hay violaciones de las normas, no hay sanciones que se pongan en marcha, y no son lo suficientemente fuertes como para servir de disuasión. Y esa cultura seguirá existiendo, por desgracia, hasta que se pongan en marcha algunas de esas reformas.

Euronews: Obviamente, hay grandes diferencias en lo que respecta a la corrupción en los Estados miembros. ¿Cómo ha evolucionado en los últimos cinco años? ¿Se ha convertido en una amenaza real para la democracia?

Aiossa: Sí, la corrupción y la erosión del Estado de derecho son siempre una amenaza para la democracia. Desgraciadamente, en los últimos diez años hemos asistido a un declive constante del Estado de derecho y de la capacidad para luchar contra la corrupción en algunos Estados miembros. Creo que uno de los principales problemas, a pesar de algunas mejoras recientes, en la capacidad de la Comisión para hacer frente a este problema, es que ha sido demasiado aprensiva y demasiado tímida a la hora de utilizar estas herramientas para hacer frente a situaciones en los Estados miembros.

Euronews: Me gustaría terminar con una nota positiva. ¿Está seguro de que la clase política europea ha aprendido la lección?

PUBLICIDAD

Aiossa: Desgraciadamente, no estoy seguro de poder dar esa nota positiva. No estoy tan seguro, sobre todo en el último año, como me gustaría a estas alturas. Simplemente no creo que el Parlamento, al menos, comprendiera la gravedad del escándalo, y la respuesta que se le dio fue, en última instancia, débil y escasa. Y cuando llegó el momento de la votación, se acordaron unos ajustes muy débiles y escasos de las normas.

No abordaron los problemas estructurales en lo que respecta a la supervisión independiente o las sanciones. Es decir, todavía tenemos eurodiputados que se pasean por ahí con trabajos paralelos muy lucrativos en empresas que presionan a las mismas instituciones, y lo encuentran totalmente normal. Y creo que se están perjudicando a sí mismos y a la reputación del Parlamento. Y, desgraciadamente, en un año de elecciones, tal vez todavía haya tiempo para cambiar esta situación. Y espero que aprovechen estas próximas ocho semanas para hacerlo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El escándalo del 'Rusiagate' llega a la Eurocámara ante su expansión por Europa

Semana Europea: proteger la naturaleza y controlar a las grandes tecnológicas

Zelenski: La ausencia de Biden en la cumbre de paz sería una "ovación" para Putin