EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La UE confirma elevados aranceles a los vehículos eléctricos chinos, con efecto inmediato

A la Comisión Europea le preocupa que, sin derechos de importación, las empresas de la UE sufran pérdidas irreparables debido a los BEV chinos de bajo coste.
A la Comisión Europea le preocupa que, sin derechos de importación, las empresas de la UE sufran pérdidas irreparables debido a los BEV chinos de bajo coste. Derechos de autor Mark Schiefelbein/Copyright 2019 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Mark Schiefelbein/Copyright 2019 The AP. All rights reserved.
Por Jorge Liboreiro
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Bruselas acusa a Pekín de prodigar a sus fabricantes de automóviles enormes subvenciones que conducen a precios artificialmente bajos y a una competencia desleal.

PUBLICIDAD

La Comisión Europea ha confirmado lo que parecía una conclusión predeterminada: a partir del 5 de julio se impondrán aranceles elevados a los vehículos eléctricos de batería (BEV) fabricados en China, una decisión trascendental que podría redefinir las relaciones con Pekín y provocar represalias contra los productores europeos.

La medida, anunciada a principios de junio, es el resultado de una investigación en profundidad que ha revelado la existencia de subvenciones a lo largo de toda la cadena de suministro de los BEV fabricados en China, tanto por empresas nacionales como extranjeras. Según los funcionarios, el dinero público se detectaba en todas partes, desde la extracción de las materias primas necesarias para fabricar las baterías hasta los servicios de transporte empleados para llevar los productos acabados a las costas europeas.

La magnitud de las subvenciones permite a los fabricantes chinos ofrecer sus BEV a precios notablemente más bajos que los ensamblados en el bloque, donde los costes de energía y mano de obra son mucho más elevados. La diferencia de precios ha provocado un rápido aumento de las importaciones de BEV fabricados en China: de una cuota de mercado del 3,9% de coches eléctricos chinos en 2020 al 25% a finales de 2023, según la Comisión.

Esta oleada de importaciones de bajo coste representa una "amenaza de perjuicio económico" para los competidores de la UE que podría provocar pérdidas insostenibles y poner en peligro más de 12 millones de empleos directos e indirectos, advierte el Ejecutivo.

Aranceles como contramedida a los coches eléctricos chinos

Por ello son necesarios aranceles para compensar la ventaja concedida por las subvenciones.

La decisión publicada el jueves prevé aranceles diferenciados, calculados en función de la empresa matriz, el volumen de negocios anual y la presunta cuantía de las subvenciones recibidas. Se añadirán al tipo actual del 10%.

  • BYD: 17,4%.
  • Geely: 19,9%.
  • SAIC: 37,6%.
  • Otros productores de BEV en China que cooperaron en la investigación pero no han sido objeto de muestreo individual: 20,8%.
  • Otros productores de BEV en China que no cooperaron: 37,6%.

La introducción de las medidas será, por el momento, provisional. Las autoridades aduaneras pedirán a los exportadores chinos garantías bancarias, en lugar de dinero en efectivo, lo que significa que los clientes finales podrían no notar inmediatamente un cambio en su bolsillo.

Los Estados miembros celebrarán una primera votación dentro de dos semanas, pero no será vinculante y servirá para tantear el terreno político. Los aranceles se mantendrán hasta que se tome una decisión final en noviembre, que los países podrían bloquear con una mayoría cualificada en contra.

Alemania y Hungría son algunos de los que probablemente se opongan, aunque podrían quedarse cortos en número para hacer descarrilar la iniciativa. (Al menos 15 Estados miembros).

Negociando con China en búsqueda de una solución óptima

Mientras tanto, Bruselas y Pekín discutirán posibles soluciones que puedan evitar la introducción permanente de aranceles.

"Seguimos trabajando intensamente con China para encontrar una solución mutuamente aceptable. Cualquier resultado negociado de nuestra investigación debe responder clara y plenamente a las preocupaciones de la UE y respetar las normas de la OMC", declaró Valdis Dombrovskis, Vicepresidente Ejecutivo de la Comisión responsable de Comercio.

Sin embargo, las esperanzas de un avance son escasas. Pekín ha impugnado la investigación en fondo y forma, calificándola de "acto proteccionista desnudo" que "construyó artificialmente y exageró las llamadas subvenciones", y ha prometido "tomar todas las medidas necesarias para defender con firmeza los derechos e intereses legítimos de las empresas chinas".

El mes pasado, el Ministerio de Comercio de China inició una investigación antidumping sobre las importaciones de carne de cerdo procedentes de la UE, una medida ampliamente considerada como preludio de represalias. La agricultura y la aviación se consideran los sectores más vulnerables a la ira de Pekín.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

China inicia una investigación 'antidumping' sobre los productos porcinos de la UE

Lo que Bruselas descubrió al investigar las subvenciones chinas y los coches eléctricos

Tres muertos tras el impacto en Ucrania de un misil ruso contra un edificio de viviendas en Mykolaiv